¿A qué se enfrenta una persona que no quiere vacunarse contra el Covid en Colombia?

Miércoles, 24 Noviembre 2021 23:57
Escrito por

Con Código Penal en mano el abogado Gabriel Sarmiento no deja de catalogar como “ilegal” la medida que tomó el Gobierno para exigir el carné de vacunación para poder ingresar a espacios y establecimientos públicos. El jurista, quien es renuente en vacunarse contra el coronavirus, ha visto cómo su posición lo ha afectado en su vida profesional puesto que ya no puede ingresar de manera libre a los juzgados y despachos de fiscales. 

Foto referencial de personas que se oponen a la vacunación.||| Foto referencial de personas que se oponen a la vacunación.||| Shutterstock|||
42

Información adicional

  • Coautor 1: María Fernanda Pico Fajardo

El presidente Iván Duque decretó que a partir del 16 de noviembre toda persona mayor de 18 años en Colombia que desee ingresar a eventos presenciales como bares, conciertos, cines, discotecas, casinos, escenarios deportivos, iglesias, parques de diversiones y museos, sin importar que sean públicos o privados deberán presentar su carné de vacunación. Esto plantea un panorama poco alentador para quienes aún se niegan a aplicarse alguna de las vacunas contra el Covid-19.

Desde febrero Colombia ha ido avanzando en el proceso de vacunación, actualmente 42,6%de su población se encuentra completamente vacunada. Sin embargo, el proceso de avanzar hacia la “inmunidad de rebaño” se ha ido estancando a causa de las personas que persisten en no vacunarse. La principal razón, según la Encuesta de Pulso Social, es que los escépticos creen que la vacuna puede ser insegura debido a los potenciales efectos adversos.

Tal es el caso de Gabriel Sarmiento, un abogado penalista de 60 años quien se ha convertido en un fuerte opositor a las vacunas contra el Covid-19. Él asegura no ser un antivacunas pues en su carné de vacunación la única que falta es la vacuna contra el coronavirus y , evidentemente, es esa la que ha traído consecuencias desfavorables a su vida. Él mismo se considera un escéptico a la efectividad y seguridad de las vacunas: “los efectos secundarios que las vacunas van a tener en el cuerpo a largo plazo van a ser terribles”. Sarmiento le tiene miedo a aplicarse la vacuna, cualquiera de ellas, no importa el laboratorio que la haya hecho. Sin embargo, para poder trabajar va a tener que ceder, “el Gobierno quiere que exponga mi salud ante la vacuna por el bien de la salud pública”.

Por medio de un decreto el Consejo Superior de la Judicatura determinó que desde el mes de septiembre la Rama Judicial retomaría de forma gradual la presencialidad. Sin embargo, esto se da bajo ciertas condiciones. Los servidores judiciales, los usuarios, los abogados y la ciudadanía en general deberán cumplir con los protocolos de bioseguridad y presentar el carné de vacunación para asegurar su ingreso y permanencia en las sedes judiciales.

Por esta razón Gabriel no ha podido trabajar al ritmo que pretendía volver a hacerlo. En los juzgados y fiscalías no lo dejan pasar de la puerta; los círculos de abogados a los que pertenece le niegan la entrada por permanecer sin la vacuna. Pese esto él se mantiene firme en su postura. “La vacunación obligatoria es un atropello, el Gobierno sabe que crear una ley en la que la ciudadanía esté obligada a vacunarse es inconstitucional. Por eso ejercen presión por medio de las instituciones oficiales y por decretos reglamentarios como esto de los bares, conciertos y partidos; es una jugada sucia para quienes no creemos en estas vacunas”.

Según el abogado su decisión de no vacunarse no afecta a nadie más que a él mismo, pues al encontrarse la vacunación en la quinta etapa de la primera fase ya es muy fácil que el que quiera tener la vacuna vaya a su punto de vacunación más cercano y sea inmunizado. En su caso, Gabriel no se vacuna porque no cree en la eficiencia de estos biológicos y le genera “pánico pensar en los estragos que causan en el cuerpo”.

Sin embargo, la comunidad de profesionales de la salud considera que el argumento de los escépticos a vacunarse contra el Covid-19 es falaz. Álvaro Arenas, médico epidemiólogo de la Universidad Javeriana, resalta que “la decisión de no vacunarse es algo que sí perjudica a la sociedad en general, ya que al haber personas que no se vacunan existe una mayor replicación viral”. Además, menciona que “el no vacunarse dificulta la obtención de la inmunidad colectiva”. 

Es importante tener presente que las restricciones a las que se enfrentarán los individuos que persisten en no vacunarse contra el Covid- 19 no son solo a nivel nacional. Desde el mes de noviembre, uno de los países más atractivos para el turismo como lo es Estados Unidos, puso como requisito obligatorio presentar la prueba de vacunación contra el Covid-19 para el ingreso a su país a los pasajeros que no sean ciudadanos estadounidenses. Cada vez el mundo va volviendo a la normalidad, pero con reglas de juego claras como lo es estar vacunado para disfrutar de una movilidad tranquila y el acceso a lugares cotidianos como lo son los restaurantes, bares, festivales, etc.