El dilema de los desaparecidos y de los cuerpos no identificados en Colombia

Martes, 23 Marzo 2021 09:51
Escrito por

La violencia, provocada por el conflicto armado colombiano, a lo que se le suma migración de cerca de dos millones de venezolanos en los últimos años, se han cobrado la vida de miles de personas en Colombia, tanto de colombianos como de venezolanos, expuestos al reclutamiento forzado y a la violencia armada en la frontera entre Colombia y Venezuela. Existen muchos cadáveres sin identificar,  cuyas familias ignoran el paradero de sus familiares muertos que fueron asesinados o desaparecidos.

Retratos de personas asesinadas en Colombia, cartel en la calle 19 de Bogotá al conmemorarse un año de la muerte de Dilan Cruz, el 23 de noviembre de 2020||| Retratos de personas asesinadas en Colombia, cartel en la calle 19 de Bogotá al conmemorarse un año de la muerte de Dilan Cruz, el 23 de noviembre de 2020||| Fátima Martínez Gutiérrez|||
186

Los cadáveres sin identificar o en condición de identificación hacen referencia a aquellos cuerpos que por sus circunstancias de muerte impiden la identificación del mismo. También conocido como N.N. (no name) un término incorrecto según el exdirector del Instituto de Medicina Legal entre los años 2011 y 2018, Carlos Eduardo Valdés. “Durante muchos años en Colombia se ha denominado a los cadáveres no identificados “N.N.” pero esa denominación resultó ser peyorativa. Desfigura lo que significa el cadáver en condición de no identificado. Es peyorativa porque el manejo de los cadáveres N.N. es un manejo totalmente inadecuado” afirmó Carlos Eduardo Valdés.

Hasta el momento en Colombia se han presentado 423 cadáveres en condición de identificación entre el cuatro de enero y el primero de marzo del 2021 según reportes de Medicina Legal (conozca los boletines de Medicina Legal sobre las personas fallecidas sin reclamar). 

La principal causa según Valdés de estos cadáveres no identificados es el conflicto armado. A pesar de la firma del Acuerdo de Paz en el año 2016  las muertes por el conflicto armado no han cesado. Según reportes de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, hasta el año 2020 se han documentado un total de 8.553.416 víctimas como consecuencia del conflicto armado en Colombia (mire aquí la base de datos), entre las cuales 11.829 tienen un paradero desconocido, es decir sus familiares desconocen si la persona está viva o fallecida. De estar fallecida, sus restos están sin reconocer y se considera un cadáver en condición de no identificación.

Una de las causas de cadáveres sin identificar se debe a la criminalidad común

Otra causa es la criminalidad común, que en los registros de la Policía Nacional para el 2020 representó un estimado de 12.018 homicidios por parte de bandas criminales o la delincuencia común a lo largo del país (conozca el reporte oficial). Para Valdés, esto se produce por la falta de eficacia en el proceso penal que permite determinar los autores, los hechos y por ende, el poder identificar a las víctimas. “La criminalidad en temas de homicidio es altísima, con una impunidad que supera un poco del 80%, de tal manera que el esclarecimiento de los hechos no se da”, reitera el exdirector.

Más la crisis migratoria de miles de venezolanos en Colombia 

La reciente crisis migratoria de venezolanos en el país es otro factor. Según Migración Colombia, hasta diciembre del 2020 estaban radicados más de 1.721.537 venezolanos en el país. El 56% equivalente a 966.000 de ellos presentan un estatus migratorio irregular. Muchos venezolanos arriban al país por diferentes pasos fronterizos legales o ilegales. Los venezolanos que están sin documentación reglada en Colombia atraviesan impedimentos como el terreno, los problemas de salud y la presencia de actores del conflicto armado que se convierten en un obstáculo que pone en riesgo su vida, que muchas veces se ha visto confrontado por la violencia de grupos armados en la frontera entre Colombia y Venezuela, así como por el reclutamiento forzoso de grupos ilegales en Colombia. Muchos venezolanos, al atravesar las trochas, no logran sobrevivir por las condiciones climáticas o son víctimas de un grupo armado que les detienen en el camino.

Tener un estatus migratorio irregular brinda mayor dificultad para lograr su identificación, y el reclamo del mismo se ve imposibilitado por la lejanía para contactar a los familiares. Finalmente, cuando estos cadáveres llegan a las diferentes sedes de Medicina Legal, la entidad se encarga de realizar la necropsia para determinar la causa de muerte del individuo, y de ser posible encontrar una identificación. Después, la institución a través de su página web u otros medios, realiza publicaciones con la lista de los cadáveres para así identificar un familiar. De lo contrario, las universidades tienen el derecho a solicitarlos para su estudio en medicina. Los restantes son inhumados por las alcaldías locales.