TransMilenio por la Carrera Séptima, impactos adicionales a la movilidad

Jueves, 13 Diciembre 2018 12:08

El proyecto impulsado por la Alcaldía de Enrique Peñalosa ha sido demandado por los ciudadanos de la zona.

 

 

 

Protestas en contra del proyecto de TransMilenio por la Séptima||| Protestas en contra del proyecto de TransMilenio por la Séptima||| Twitter: NoTM7a|||
750

Aumento en el presupuesto, riesgos ambientales, cambio en la arquitectura y falta de participación ciudadana, hacen parte de las denuncias del colectivo 'Defendamos Nuestra Séptima' para evitar la construcción de una troncal por la avenida.

En esta segunda entrega del especial 'Razones para oponerse a la troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima', Plaza Capital le trae cuatro nuevas razones para evidenciar por qué la construcción de una troncal de TransMilenio por la Séptima es inviable.

Las tres grandes problemáticas de TransMilenio

Aumento presupuestal de las obras

La Alcaldía y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) sostienen que la troncal costará $2,4 billones. Según Sebastián Rojas, miembro del colectivo 'Defendamos nuestra Séptima',  es un costo muy alto para lo que ofrece. Al día, se movilizan 18.000 pasajeros hora/sentido en tan solo 300 buses de Sistema Integrado de Transporte (SITP). El proyecto plantea reemplazar esos buses con 250 biarticulados para movilizar una tercera parte más de los pasajeros que se mueven actualmente, ese es el ese potencial que proyecta la troncal.

El argumento más fuerte de la oposición es que, a diferencia de las demás troncales de TransMilenio, que fueron financiadas en un 70% por la Nación, lo cual también sucedería en caso de realizarse un metro elevado. La troncal de la Séptima será totalmente financiada por los bogotanos. Con ese presupuesto se podría construir un metro subterráneo que podría solucionar el problema de movilidad de los cerros orientales, agregó el activista.

Ver: Las tres grandes problemáticas de TransMilenio

A su vez, es probable que se generen sobrecostos, puesto que, a pesar de que el precio de los predios que se requieren para la construcción de la obra se encuentra dentro del presupuesto, las ofertas por parte de la Alcaldía son muy bajas. Y, aun si los habitantes de la Séptima aceptan estos precios, existe la posibilidad de que surjan demandas posteriores a la negociación por expropiación administrativa por la compra y esos pleitos los debe costear Bogotá, aseguró Rojas.

Este problema no solo lo plantea el colectivo 'Defendamos nuestra Séptima'. La Personería de Bogotá, en un documento de 2012, había declarado que el aumento de los costos iba a suceder: "Algunos de los tramos de la Carrera Séptima, no cumplen con el ancho mínimo determinado por el IDU para la implementación de la Troncal de TransMilenio, lo cual refleja la necesidad de adquisición de predios para la ejecución del proyecto, factor que puede llegar a elevar considerablemente los costos por kilómetro de la Troncal", especificó el personero delegado Juan Pablo Contreras.

A esto se suma el anuncio de la Alcaldía sobre el proyecto, que incluye la construcción de un total de cinco puentes (cuatro vehiculares y tres peatonales) y tres pasos subterráneos, los cuales generarían otro aumento en los costos.

El costo ambiental

El aspecto ambiental es uno de los más ignorados en la planeación del proyecto. En la troncal de la Séptima, correrán buses diesel biarticulados, mejor conocidos como Euro V, que son altamente contaminantes. Sin embargo, durante la última sesión del Concejo de Bogotá en la que se presentó el proyecto, la Alcaldía distrital aclaró que la Troncal de la Séptima será la primera en tener buses eléctricos que son amigables con el medio ambiente.

No obstante, Rojas denuncia que "en una vía tan estrecha, que funciona como un cañón urbano, que tiene edificios altos, se generan remolinos de aire y las partículas de gas se concentran, entonces hay una preocupación especial en términos de salud y medio ambiente y, conectado además, que el proyecto, como está planteado, significa matar durante la construcción el 80% de los árboles de la Séptima".

Ver: Estas son las modalidades de robo más comunes en TransMilenio

Además, entre los árboles de los que habla Rojas se incluyen los del  Parque Nacional, pues para que se pueda construir la troncal se tendrán que talar alrededor de 150 árboles de más de 70 años de edad, dijo Carlos Augusto Lozano,veedor ciudadano del movimiento Veer Ciudad en entrevista con La FM.

Cambios en arquitectura e infraestructura

El colectivo denuncia que la troncal de la Caracas y la AutoNorte generan un impacto en la imagen del espacio urbano y las dinámicas sociales y comerciales que se dan en las zonas donde se instala TransMilenio.

“Las troncales dividen las calles, el espacio físico, esto porque hay estaciones que pueden tener más de 100 metros de largo. Son una barrera visual, que genera mayor tráfico de peatones”, comentó Rojas. Debido a que las troncales también generan un daño estético y visual al paisaje y la arquitectura, agregó.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) establece que es una troncal complementaria, es decir que estará conectada con el metro elevado para aliviar la cantidad de pasajeros. Y, al ser un proyecto complementario, la construcción de este será desde la superficie de las vías para la instalación de pilotes y columnas, por lo cual será necesario hacer cierres parciales y totales desde la Séptima hasta la Caracas. Esto, además de generar cambios estructurales y arquitectónicos, aumentarán el tráfico de manera significativa durante las obras, que durarán de 3 a 5 años, aproximadamente.

Según el informe ‘Construyendo nuestra Séptima’ del colectivo ciudadano, Bogotá cómo vamos "las taquillas estarán ubicadas en el espacio público y tendrá barreras disuasivas en las estaciones para evitar los colados. El ancho del carril de TransMilenio sería de 3.50 metros. mientras que el del carril de tráfico mixto sería de 6.25 metros".

Asimismo, según el portal web de la Alcaldía Mayor, el proyecto comprende la reconstrucción de 400 mil metros cuadrados de aceras y espacio público acompañados por una cicloruta de 11 kilómetros entre las calles 100 y 200.

De acuerdo con lo anterior, es necesario ampliar los andenes para no afectar el espacio peatonal. Sin embargo, el proyecto no incluye la ampliación que, según el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), sería necesaria. Pues cuando se realiza un proyecto en vías arteriales, estás deberían de tener 3.5 metros de andén a cada lado y una barrera ambiental adicional , denunció Rojas.

No obstante, el proyecto ha sido respaldado por la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SIC), al ser considerado una idea renovadora para ciudad. Dado que, “permite reordenar el espacio urbano y valorizar los predios que van a quedar a su alrededor o en los sectores aledaños”, aseguró el presidente de esta Sociedad, Angelino Durán. 

Participación ciudadana

Pese a las declaraciones de la directora del IDU, Yaneth Mantilla sobre las mejoras en la calidad de vida de más de 3 millones de personas que habitan la zona con la implementación de Transmilenio; Rojas niega tal información al afirmar que la comunidad ha exigido mayor cantidad de buses del SITP en la zona y no han obtenido respuesta por parte del Distrito.

Ver: El nuevo rostro de la glorieta de la estación de TransMilenio Escuela Militar

Además, denuncia la falta de espacios de participación que los gestores del proyecto, como el IDU, la Alcaldía Mayor de Bogotá y TransMilenio han dado a la ciudadanía para expresar sus opiniones respecto a la construcción de la troncal. Los representantes de la iniciativa 'Defendamos Nuestra Séptima' y habitantes del sector, aseguran que la única participación que se le ha permitido a la ciudadanía en el proyecto ha sido elegir los nombres y colores de las estaciones de la Troncal.

"La gente esperaba participación, pero qué pasó, el Distrito expuso el proyecto, y no tuvimos la posibilidad de participar, de decidir sobre el hábitat en el que vivimos, que visitamos y por el que nos movemos sobre la Séptima a lo largo de 20 kilómetros", comentó Rojas.

Las razones que hacen referencia al presupuesto, los efectos sobre el medio ambiente, el espacio urbano y la participación ciudadana en este proyecto reflejan que hay que analizar profundamente las decisiones que el Distrito está tomando sobre una de las vías arteriales más importantes, pues podrían generarse sobrecostos que impactarán el bolsillo de los bogotanos y cambios en la forma en la que funciona la movilidad en la ciudad.

Información adicional

  • Coautor 1: María Paula Sierra