Carros eléctricos: solución a la crisis del aire en Bogotá

Martes, 30 Abril 2019 09:16

Los vehículos eléctricos, cuya venta aumentó un 375,5% en 2018, se perfilan como una opción menos contaminante frente a la crisis ambiental que ha vivido la ciudad.

Carros tipo Renault Twizy. Bogotá||| Carros tipo Renault Twizy. Bogotá||| Foto: @Twizero Bogotá|||
392

En lo que va de este año las autoridades distritales han decretado la alerta amarilla en Bogotá dos veces, debido al aumento en el índice de material particulado "MP 2.5", desencadenando una crisis ambiental sin precedentes en la ciudad. A pesar de ello, hay un grupo de ciudadanos que le apuestan a la movilidad sostenible por medio del uso del carro eléctrico. Este grupo de personas se conocen como “Twizeros Bogotá” y son una comunidad digital con 1.100 miembros en Facebook y 4.703 suscriptores en YouTube. 

El bogotano Humberto Pasos es el principal administrador de la comunidad y pionero de los vídeos en internet sobre movilidad sostenible y el modelo eléctrico de Renault, el Twizy. “El primer video que subí fue para dar a conocer mis conclusiones sobre el carro, pero no lo hice por alcanzar un número de visualizaciones. Después de eso, me fueron llegando correos de la gente para pedirme más información sobre el Twizy. En ese momento me di cuenta de que en Colombia no hay una cultura de la movilidad sostenible”, indica Pasos.  

Pese a esa falta de conocimiento sobre la movilidad sostenible que denuncia el administrador de “Twizeros Bogotá”, el panorama es positivo para este mercado. De acuerdo con el informe de vehículos híbridos y eléctricos de diciembre 2018 de la Asociación Colombiana de Movilidad Sostenible (Andemos), se evidencia un aumento en el número de registros para el período 2017-2018. La cifra pasó de 196 carros en 2017 a 932 en 2018, es decir, se produjo un aumento del 375,5% o unas cinco veces más que el período anterior.

Si bien estas cifras son positivas para el sector automotor, no son suficientes para el medio ambiente de Bogotá, ya que la ciudad ha tenido problemas en la calidad del aire gracias al incremento en el índice de material particulado (MP 2.5). Este aumento resulta sumamente perjudicial para la salud y en especial el sistema respiratorio, según advierte la guía de calidad de aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Hay asociaciones estrechas entre la exposición prolongada al MP 2.5 y la mortalidad”, indica la guía.  

Infografía por Daniel Ayazo. Hecho con Canvas, en base a datos de la OMS 

El MP 2.5 proviene principalmente de fuentes de combustión como el humo de los automotores o los residuos de las fábricas. Durante la última alerta amarilla, el índice de material particulado en las localidades de Kennedy, Puente Aranda, Bosa, Ciudad Bolívar y Tunjuelito fue de 79 PM 2.5, es decir, 16.5 PM 2.5 más de lo recomendado por la OMS y prácticamente el triple de lo establecido por la Unión Europea.  

Frente a ello, Humberto Pasos muestra su preocupación por la calidad del aire de la ciudad y reitera los beneficios del vehículo eléctrico. “El tema de cero emisiones es muy importante en Bogotá y lo vemos materializarse a cada día. Además, estoy tranquilo porque no le estoy aportando al planeta gases y contaminación, hice la cuenta y he dejado de contaminar en dos años más de ocho toneladas de dióxido de carbono (CO2)”, afirma.  

Los beneficios en la movilidad y el bajo costo de la energía en comparación con la gasolina son otras razones por cuáles se presenta el creciente entusiasmo de los colombianos por este medio de transporte, tanto en el mercado como en internet. 

El primer beneficio se trata del pico y placa, ya que en Bogotá los eléctricos no tienen esta restricción, ya que son emisiones cero.  

El segundo beneficio es para el bolsillo. El coste de recargar un vehículo eléctrico al 100% es bastante inferior al de llenar el tanque de gasolina de un vehículo a gasolina, según relata Humberto Pasos: “Para que usted ande 100 kilómetros en carro a gasolina necesita aproximadamente $22.000 pesos en combustible, mientras que en un eléctrico, como puede ser el Renault Zoe, sólo necesita unos $3.000 o $4.000. Entonces, haga cuentas”.  

Otro propietario de Reanult Twizy es Nelson García de 37 años, quien cuenta cómo el uso de este tipo de vehículos le cambió la vida. “Cuando se tiene carro eléctrico suele suceder que uno intenta ayudar mucho más, es decir, ya lo piensas mejor al momento de lavar el carro y buscas otras alternativas para limpiarlo o simplemente no hacerlo tan seguido. Eso es como una bola de nieve, una acción lleva a otra y el aporte al medio ambiente va aumentando”, dice.  

Sumado a los beneficios mencionados por los dos propietarios de Twizy, Oliverio García, presidente de la Asociación Colombiana de Movilidad Sostenible (Andemos), propone dos incentivos adicionales para estos vehículos: la posibilidad de circular por los carriles exclusivos de Transmilenio y los espacios de aparcamiento especiales.  

A pesar de ello, no todo lo que brilla es oro o beneficio al usar auto eléctrico, pues se debe pensar de dónde viene la energía y si el origen no es también una fuente contaminante. “En Colombia, alrededor del 65% de la energía proviene de hidroeléctricas y el 35% de centrales térmicas. Esto significa que en algunos casos el origen de la energía no es de una fuente limpia, entonces, el impacto ambiental sigue estando presente, sin embargo, la contribución de estos vehículos a la calidad del aire es grande”, concluye Paola Torres, administradora ambiental con siete años de experiencia en la implementación de sistemas de gestión ambiental.

El mercado y la burocracia 

Colombia está ubicada como el primer mercado para vehículos eléctricos de baterías en Latinoamérica y la situación de los carros eléctricos en el país cada vez es más positiva, puesto que hay una tendencia de crecimiento para este producto. “La disponibilidad de modelos y marcas que ofrecen este tipo de automóviles siguen aumentado en el país, ya que pasamos de cinco marcas en 2017 a más de 12 para 2018, entonces, estamos viendo como la oferta está aumentando y va a seguir haciéndolo”, afirma Oliverio García.  

La cifra que pone al país en primer lugar en registro de vehículos eléctricos puros en la región es de 390 unidades vendidas al año y si se compara con Brasil, el mercado más grande en Latinoamérica, encontramos que sólo se vendieron 69 unidades. Esto quiere decir que entre el período 2017 a 2018, Colombia registró el 41% del total de todas las unidades vendidas en la región. 

Infografía por Daniel Ayazo. Hecho con Canvas, en base a datos de Andemos 

El éxito no solo es económico, Humberto Pasos indica que el canal de YouTube de “Twizeros Bogotá” ha puesto al país y a la ciudad como punto de referencia en este tema. “Las personas que nos siguen no son solamente de Bogotá, sino que nos ven desde otras partes de Latinoamérica, la ciudad se ha convertido en punto de referencia para carros eléctricos, incluso nos escriben desde España”, cuenta Pasos.  

Es un hecho que el mercado está creciendo y la comunidad también, sin embargo, aún existen barreras para impulsar mucho más este tipo de alternativas de movilidad. Entre las principales dificultades se encuentran la excesiva burocracia y la falta de infraestructura.  

La denuncia que hace Oliverio García es clara, hay contradicciones por parte del Gobierno al promover el crecimiento de este mercado e incentivar a los consumidores a comprar más carros eléctricos. “Tenemos un arancel, el impuesto que se paga por importar productos, del 0% para eléctricos, pero hay un problema y es el decreto 1116 del 2017, que pone un límite para este beneficio”, denuncia.  

El obstáculo mencionado por García indica que solo las primeras 1.500 ventas de estos vehículos reciben el 0% de arancel, mientras la 1501 ya no se favorecía de ello. “Esas son contrariedades porque si se va a estimular el mercado, pues ¡qué lo estimulen!”, declara.

Otra inconformidad es el marco regulatorio que se está tramitando en Congreso de la República, el cual propone unos puntos mínimos de recarga en las ciudades, sin embargo, la propuesta se encuentra en tercer debate, como lo cuenta Oliverio García: “La infraestructura de carga rápida en Colombia es muy escasa. El caso de Bogotá ha sido una falta de decisión política y por eso es importante tener un marco regulatorio como el del proyecto de ley 075 de 2017 que va en tercer debate y ahí sigue, no ha pasado nada”.

Pese a todas las complicaciones que aún hay en el país, la comunidad de vehículos eléctricos en Bogotá sigue visibilizando las ventajas de esta alternativa en movilidad, que podría ser una parte de la solución para la crisis de la calidad del aire que afronta la ciudad. “Poco a poco la gente ha venido conociendo las bondades y beneficios de los carros eléctricos y han optado por comprarlos”, afirma Pasos.

Asimismo, el país parece estar avanzando en fuentes de energía renovables como lo demuestra la inauguración de la planta solar más grande del país en El Paso, Cesar. Dicha planta se inauguró el pasado 5 de abril y podría suplir las necesidades energéticas de 40.000 personas, sin embargo, aún queda mucho para consolidar la movilidad sostenible y las energías renovables en Colombia.