“Creo que el ajedrez se fortaleció en medio de la crisis”: Alder Escobar, presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez

Viernes, 10 Septiembre 2021 15:47
Escrito por

El Gran Maestro risaraldense habló de su carrera deportiva, su labor al frente de Fecodaz y el panorama del ajedrez colombiano de cara a las Olimpiadas Moscú 2022. 

Alder Escobar (negras) durante la FIDE World Cup 2019, contra el cubano Leinier Domínguez (blancas).|“Empiezas a jugar y descubres que es un universo de ideas, de creatividad y estrategia.”  —Alder Escobar.||| Alder Escobar (negras) durante la FIDE World Cup 2019, contra el cubano Leinier Domínguez (blancas).|“Empiezas a jugar y descubres que es un universo de ideas, de creatividad y estrategia.” —Alder Escobar.||| Cortesía|Suministrada|||
1180

Alder Escobar Forero, de 44 años, es profesional en Ciencias del Deporte y la Recreación, instructor de ajedrez y actual presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez. Además, ostenta el título de Gran Maestro Internacional, el reconocimiento más importante entre los jugadores después del “Campeón Mundial”.  Dicho título se adquiere al alcanzar cierto nivel de destreza sobre el tablero y solo lo tienen alrededor de 1700 personas en el mundo. 

A los cinco años aprendió a jugar observando las partidas de su padre y, gracias a este deporte, ha logrado criar a sus hijos y convertirse en un ejemplo a seguir para los jóvenes risaraldenses. Aparte del ajedrez, practica tenis de mesa y disfruta jugar fútbol, baloncesto y vóleibol. "No estoy encasillado en el ajedrez, pero sí es mi pasión y a lo que más le dedico tiempo”, afirmó. 

En cinco meses como presidente de la Federación, el maestro Escobar ha debido afrontar el retorno a la presencialidad y los desafíos que implica asistir a las reuniones y cumplir con su entrenamiento al mismo tiempo. Por cuestiones de incompatibilidad, ya no puede participar en algunos campeonatos, pero aún tiene la intención de competir en torneos abiertos.

A pocos meses de las Olimpiadas de Moscú 2022, Alder Escobar analizó la situación actual del ajedrez en Colombia en entrevista con Plaza Capital. 

¿A qué edad empezó a jugar ajedrez y por qué se interesó en este deporte?

Entre los 4 y 5 años tuve el contacto inicial. Mi padre tenía un ajedrez en la casa y fue allí, al observarlo jugar con los amigos, donde me enganché. No recuerdo que alguien me haya explicado los movimientos. Yo creo que aprendí observando. Luego empecé a jugar con mi papá y con sus amigos, y a los diez años fue mi llegada a la liga de ajedrez risaraldense. 

¿Qué dificultades ha debido afrontar para jugar a nivel profesional en Colombia?

La falta de recursos siempre ha sido un gran obstáculo porque no es fácil garantizar los eventos a los que necesitamos ir, para obtener nuestros títulos y para mejorar. Eso me impidió viajar con entrenador a muchos eventos. 

¿Cuál ha sido el mejor momento de su carrera deportiva?

Muchos. Un momento importante, cuando me convertí en Maestro Internacional porque vi posible llegar a ser Gran Maestro. Otro momento importante fue mi primera Olimpiada en 2006. Y un momento cumbre de mi carrera fue cuando jugué la Copa Mundo 2019. 

¿Y los momentos más difíciles?

Difíciles han sido tantos. Hubo muchos torneos que quise jugar y me quedé con la maleta empacada porque no había recursos. Casi se volvió una costumbre. Me dolió mucho perder un mundial infantil en el año ‘90 por un problema de visado que me impidió viajar. De esas frustraciones te planteas dejarlo todo, pero afortunadamente seguimos ahí, resilientes. 

¿Se puede vivir de jugar ajedrez en Colombia?

Como en todas las profesiones, si te lo tomas en serio de manera profesional, puedes vivir de ello. La vida de los artistas siempre va a ser muy difícil porque dependemos de muchas apreciaciones, pero yo lo he logrado. Considero que he sido muy profesional con las clases que doy y afortunadamente, siempre me sobran clases para dar. También tuve premios muy buenos en torneos. Yo puedo decir que sí y se lo cuento a mis alumnos. Yo he criado a mis hijos gracias al ajedrez. 

¿Qué dificultades enfrentó el ajedrez en Colombia durante la pandemia?

Yo creo que, en el ajedrez, todo fue positivo y ganancia, exceptuando el tema de las trampas, que fue algo negativo. En la venta de libros, de tableros, de clases y en torneos, dimos un avance importante. Suena paradójico, pero yo creo que el ajedrez se fortaleció en medio de la crisis. 

¿Cuáles son sus retos como presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez?

Son muchos. Inicialmente, queremos acercar la Federación a los jugadores, los jueces y las familias para que se vinculen. Tenemos retos deportivos como recuperar espacio a nivel panamericano y empezar a figurar en los mundiales con buenos resultados. Tenemos el reto de captar a la empresa privada para que se empiecen a fijar en el ajedrez como una alternativa. También queremos impulsar proyectos educativos para afianzar el ajedrez en las escuelas. 

¿Cómo logra organizarse entre ser el presidente de la Federación y competir?

Este inicio ha sido muy complejo porque las reuniones y los eventos te absorben bastante, pero el tema de entrenarme sigue intacto. En estos momentos no estoy compitiendo. Algunos torneos como el Campeonato Nacional o donde se saque un equipo olímpico, ya no los puedo jugar por temas de diligencias. Aunque pienso jugar en algunos torneos abiertos. 

¿De dónde provienen los recursos de la FECODAZ y cómo se destinan?

Tenemos un convenio con el Ministerio del Deporte para apoyar el trabajo con los talentos, con la selección de mayores y financiar los viajes al exterior de los campeones nacionales. Es un recurso específico que solamente se puede invertir en esos programas. Si quitamos ese convenio, la Federación quedaría bastante aporreada porque vivimos del cobro de carnés, de un porcentaje sobre las inscripciones de los sorteos y de algunas ventas que se hacen. Esto es para pagar la nómina que se tiene: el gerente, la secretaria y el sostenimiento de la Federación en sí [...] El próximo año tenemos olimpiadas y debemos gestionar los recursos para garantizar la participación de diez jugadores, dos entrenadores y de dos delegados. 

¿Cómo ha sido el proceso de volver a los torneos presenciales en la Federación?

Estábamos con muchas expectativas, sobre todo por la semifinal (Preselectivo a la Olimpiada) en Santa Rosa de Cabal, donde hubo 150 jugadores. Creo que elegimos un sitio muy bueno y recibimos todo el apoyo de la Alcaldía y de la Secretaría de Salud. Logramos sacarlo adelante sin ningún problema. Yo creo que si seguimos los protocolos y la gente sigue cuidándose, podemos salir de esta compleja situación. 

¿Cuántos torneos se planean organizar en lo que queda del año?

En octubre tenemos tres torneos: el “Internacional de la Raza” del 6 al 10 en Medellín, el “Centroamericano y del Caribe” del 14 al 18 en  Manizales, el “Rango ELO” en La Dorada del 28 al 1 de noviembre y el “Internacional de Ibagué” del 20 al 24. Noviembre también viene con torneos todo el mes: el “Nacional Activo y Blitz” y el “Sub-Zonal” que da títulos directos. Esto va a ser un festival de ajedrez. No se pueden quejar de que no hay partidas. 

¿Cuántas personas están afiliadas a la Federación Colombiana de Ajedrez?

Alrededor de 17000 jugadores registrados en el ELO de la clasificación nacional, según el plan estratégico anterior. Sin embargo, tenemos que actualizar esos datos. 

¿Qué planes tiene la FECODAZ para apoyar a los jugadores que representarán al país en las próximas Olimpiadas?

Estamos iniciando el ciclo con bastante antelación y la idea es hacer una preparación adecuada. Ya tenemos al Gran Maestro Christian Ríos preparando esos grupos. Ya está garantizada la final del “Selectivo a la Olimpiada” del 14 al 19 de septiembre en el hotel Dann Carlton Cali, con sala de análisis, ruedas de prensa y los mejores jueces. Vienen los torneos de preparación como el abierto de Soacha, el Centroamericano y el Internacional de Ibagué. 

¿Qué iniciativas lleva la Federación para difundir el ajedrez y formar nuevos talentos?

Por medio de los eventos que se están haciendo. Los eventos son importantes porque mantienen la ilusión de competir, y esto motiva. Yo creo que desde el ajedrez se pueden cambiar los temas de convivencia [...] Nuestro trabajo sigue siendo social. Cada vez que atraemos un niño que estaba en ciertas actividades, es todo un éxito. Recuerdo la frase de una película que dice “quien salva una vida, salva al mundo entero”. Esa es la satisfacción que nos queda. 

En la República de Armenia, el ajedrez es una materia obligatoria en los colegios. ¿Considera posible impulsar esta iniciativa en Colombia durante su gestión?

Totalmente. De hecho, hay algunas iniciativas. Yo quiero hacer un congreso y ver si logramos impulsar un solo proyecto unificado. Martha Liliana, la secretaria general, tiene avanzado el tema del ajedrez en los colegios de Bogotá. El ajedrez se aplica básicamente en todo: en matemáticas, en geometría, en razonamiento espacial, abstracto, en la memoria y autocontrol. 

¿Cómo se encuentra el ajedrez femenino en Colombia?

Es uno de nuestros programas bandera. Ahora mismo logramos igualar la premiación para hombres y mujeres durante la semifinal del preselectivo a las olimpiadas. Queremos trabajar fuerte en eso. Yo creo que es importante la equidad de oportunidades y ese es un compromiso de esta federación. 

Según usted, ¿Quiénes son las promesas del ajedrez colombiano actualmente?

Es bastante arriesgado lanzarse con nombres, pero te puedo hablar de la realidad en este momento. En categoría sub-20, tenemos a Gabriel Cardoso y a Santiago Ávila. En femenino, he visto a Sara Moncada y a Manuela Hernández. Entre los niños, veo a Andrés Garzón de Cundinamarca y a Negrón Lizarazo de Norte de Santander. 

¿Quién es el mejor jugador de la historia para usted?

[Bobby] Fischer, por su temperamento, trabajo y ambición. 

Finalmente, ¿Qué invitación les hace a las personas que aún no conocen el ajedrez?

El ajedrez tiene una barrera que es aprender los movimientos. Pero empiezas a jugar y descubres que es un universo de ideas, de creatividad y estrategia. Esa es la oportunidad que el ajedrez le ofrece a la gente. Si no das ese paso de acercarte, siempre vas a ver a dos personas sentadas de frente y no vas a comprender nada. Es importante abrirle la puerta al maravilloso mundo del ajedrez.