Callar frente al acoso para no perder tu carrera deportiva en el voleibol playa

Domingo, 30 Agosto 2020 23:00

La Liga de Voleibol Playa de Bogotá está ubicada en la cima del podio nacional; pero lo que está detrás de estos triunfos no es solo entrenamiento, es el abuso y el machismo por parte de los entrenadores de la liga capitalina. Publicamos esta información respetando la autoría de la persona que la ha redactado por temas de seguridad.

||| ||| Plaza Capital|||
372

Las jugadoras de voleibol playa entrenan a diario en las instalaciones de la Unidad Deportiva El Salitre y el Complejo Acuático Simón Bolívar. Las deportistas, quienes deben pasar mucho tiempo con sus entrenadores, han sido víctimas de acoso verbal y tratos machistas. Para ellas, es preferible quedarse calladas, ya que, si se defienden sobre estos comportamientos, su carrera deportiva se vería perjudicada.

Las jugadoras de la liga, quienes prefieren que su nombre no sea publicado por miedo a ser juzgadas o retiradas del equipo afirma lo siguiente: “Muchas veces en el voleibol arena, si no jugábamos en tanga y top, no nos dejaban participar, haciéndonos sentir como exhibicionistas, viendo que a nivel internacional muchas veces si es permitido jugar en licra.” Aunque no es obligatorio que se deba jugar en traje de baño en Colombia, en algunos torneos se exige para su participación.

Bogotá está categorizada como la tercera ciudad más fría de Colombia, y a la vez, es de las ciudades donde más torneos se realizan y, aun así, no permiten otro uniforme de juego que no sea el traje de baño. Los reglamentos oficiales de la FIVB (Federación Internacional de Voleibol Playa) enuncian “las duplas pueden jugar como quieran mientras estén uniformadas”, aun así, en Bogotá, en torneos amistosos sí se exige el uso del bikini.

Las jugadoras que han llegado a representar al país, fueron víctimas de acoso por parte del entrenador Carlos Yepes, que hizo parte del cuerpo técnico de la liga de Bogotá desde el 2017 hasta el 2019. Este entrenador sacaba provecho de su poder para intimidarlas y así, lograr sus inapropiadas intenciones. Una de las deportistas nos cuenta su testimonio: “Empezó a morbosearme y a hacerme propuestas raras fuera y dentro de los entrenamientos. Al comienzo pensaba que era molestando, pero luego cuando los mensajes y las conversaciones eran mas insinuantes, me di cuenta que el respeto que yo tenía hacia él, no era mutuo.” 

Aunque las jugadoras afectadas manifestaron su inconformismo con los técnicos, los dirigentes no tomaron cartas en el asunto, omitieron la verdad en los medios con el fin de proteger la imagen de la liga y de todos sus miembros. Es decepcionante saber que los deportistas de alto rendimiento tengan que enfrentarse a estas situaciones por el abuso de los técnicos que provoca muchas más víctimas de abusos que decidieron callar para que su carrera deportiva no se viera afectada.