¡Ya tenemos campeonas!

Domingo, 06 Octubre 2019 16:12

Después de disputar una serie de ida y vuelta, el América femenino se coronó campeón de la tercera liga femenina de la historia de Colombia. 

||| ||| Cortesía cuenta oficial América de Cali femenino en Twitter (@AmericaCaliFem)|||
127

Sin importar las inusuales fechas en las que se jugaron ambos partidos de la final del fútbol femenino en Colombia, la asistencia de los aficionados de ambas finalistas fue ejemplar. Por ejemplo: cerca de 28.263 hinchas llegaron al estadio Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín para disfrutar del encuentro definitivo entre “diablas” y  poderosas”. La última cita fue a las 8:00 de la noche del lunes 30 de septiembre, la balanza estaba inclinada a favor de las caleñas desde el martes anterior y esta vez, el asunto ya era el definitivo, esa noche habría un triunfo más para el fútbol femenino profesional colombiano. 

El camino para las nuevas campeonas no ha sido fácil, pues la liga colombiana aún no está a la altura de nuestras futbolistas. No podemos olvidar que esta nueva edición fue programada por la Dimayor como un asunto sin importancia, pese a que el fútbol femenino es imperativo para la existencia del masculino, por orden de la FIFA. Sin embargo, o quizás por esto, se le vio como algo menor.  Sea como sea, la final fue una fiesta. América y Medellín llegaron con méritos a disputarla. Ambas escuadras demostraron un buen fútbol y buen balance dentro de la cancha. Y eso que su camino no fue fácil ya que lograron dejar atrás a equipos como el Deportivo Huila y a Santa Fe que ya habían sido campeonas del torneo y el primero, de la Copa Libertadores.

Esta vez el turno fue para las del América de Cali, con el marcador global señalando un 3-2 al término del tiempo reglamentario, las diablas se coronaron como las nuevas campeonas del fútbol profesional colombiano. Después de un partido y un rival complicado, al fin Colombia tenía campeonas. Después de llegar a Medellín con dos goles de ventaja, el conjunto americano se vio en una situación complicada, las poderosas no daban el brazo a torcer, incluso cuando perdían la serie 3-0. Lograron descontar dos goles del marcador final e ilusionar a los casi 30.000 espectadores que llegaron al estadio principal de Medellín, pero no fue suficiente.

Catalina Usme, la estrella de las diablas, y Linda Caicedo fueron las destacadas de la serie final de la improvisada liga femenina 2019. Esta última, es una jugadora de tan solo  14 años de edad que desborda talento en cada jugada, sin embargo no podrá disputar la Copa Libertadores a la que accedió el América de Cali como campeón vigente del torneo colombiano, pues la edad mínima de participación en el torneo continental es de 16 años. Las chicas americanas son las terceras en coronarse campeonas de un torneo profesional en Colombia y ahora son también las abanderadas para continuar con la lucha de todas sus compañeras. Son la cabeza de las quejas que buscan la construcción de un deporte justo y equitativo, el reconocimiento de su profesión y la dignificación de su práctica en Colombia.

 

La lucha  

El torneo femenino ha estado rodeado de varias polémicas desde su origen. Las desigualdades con su equivalente masculino son escandalosas por donde se le mire; desde la enorme brecha salarial, los premios y bonificaciones, hasta la organización de la misma liga. Si bien ningún equipo campeón de la liga águila recibe un incentivo económico directo por parte de la Dimayor, el incentivo por parte de la CONMEBOL es de USD 7.500 para los equipos femeninos que participen en alguna instancia de la Copa Libertadores, como las clasificadas por campeonato, y de USD 300.000 para los equipos masculinos que clasifiquen en primera ronda, más un agregado de USD 250.000 por cada partido en condición de local. 

Los únicos dos torneos en los que la Dimayor ofrece un premio son la Copa Águila (550 Millones de pesos al campeón) y la Superliga Águila (500 Millones de pesos al campeón y 250 millones para el subcampeón). No obstante, no hay un equivalente de estos torneos para la rama femenina. Como respaldo a las diversas manifestaciones de inconformismo, especialmente por parte de las jugadoras profesionales, la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (ACOLFUTPRO) ha desplegado un listado de peticiones dirigidas a la Dimayor y a la Asociación Colombiana de Fútbol (FCF) que incluye, entre otros asuntos, la formalización y organización de un torneo femenino en condiciones dignas y comparables a las del torneo masculino, el manejo eficaz en las denuncias de acoso laboral que se presenten en el marco de lo deportivo y los asuntos referentes a discriminación. 

Esta disputa entre ACOLFUTPRO y la Dimayor no es una situación novedosa, en el 2005 los futbolistas profesionales emprendieron la lucha por la profesionalización y reglamentación laboral del fútbol en Colombia, y ahora buscan mejorar esas condiciones. Ante la falta de respuesta de la Dimayor, dicha asociación presentó una carta dirigida al viceministro de Relaciones Laborales Carlos Alberto Baena con el fin de mostrar su interés de diálogo y negociación de los puntos solicitados previamente, y de encontrar una solución por las vías legales que estén disponibles. De no encontrar una solución por vías del diálogo existe la posibilidad de llegar a un paro futbolístico que afectaría las competiciones a nivel nacional.