Robótica, una alternativa en las prácticas de medicina

Miércoles, 21 Mayo 2014 08:02

En Colombia es cada vez más frecuente el uso de robots dentro de las facultades de medicina. Aunque varios expertos señalan ventajas de esta tecnología, otros consideran que los estudiantes pierden el contacto con los pacientes

Estudiante de medicina practicando con un robot.||| Estudiante de medicina practicando con un robot.||| Foto: Daniel Morales Mendoza|||
677

Desde hace cinco años las universidades han implementado en los procesos de enseñanza la metodología APB, Aprendizaje Basado en Problemas, el cual consiste en un moderno centro que cuenta con robots, escenarios para prácticas y simuladores, lo que facilita los procesos de aprendizaje, así como el desarrollo de habilidades y aptitudes de los estudiantes.

El APB ofrece un entorno similar al que proporciona el ser humano y les da una visión a los estudiantes de lo que puede ser el problema a tratar o la enfermedad. Lo complicado desde la robótica y la tecnología es lograr integrar los conceptos de la medicina, ya que son exactos y en ocasiones los ingenieros no los asimilan fácil o de la manera correcta. “Es difícil lograr precisión en los simuladores cuando la medicina cambia continuamente, además los robots y la programación de estos limita a los estudiantes”, aseguró William Roa, ingeniero y docente de mecatrónica en la Universidad Nacional.

Al utilizar esta metodología los estudiantes adquieren en su formación un pensamiento crítico y analítico. “En la actualidad se manejan las dos metodologías, la tradicional y la robótica, de primero a quinto semestre los estudiantes aprenden por medio del contacto con robots y a partir de sexto semestre interactúan con pacientes, pero nunca se deja de lado el aprendizaje con los simuladores”, dijo Claudia Parrado, médica y docente de la Universidad Militar.

Actualmente algunas universidades no han implementado el modelo por el costo tan alto de esta tecnología y porque los docentes de las escuelas tradicionales consideran que se pierden conocimientos fundamentales que hay que tener sobre un paciente. Según el doctor Vladimir Muñoz, es totalmente diferente un robot que está programado, que está ya predestinado a comportarse de determinada forma, a un humano que se manifiesta siempre de manera distinta.

Después de haber practicado con un robot, cuando el estudiante enfrenta a un paciente se crea una confusión, porque las enfermedades en los humanos se manifiestan de manera distinta. Los robots lo que hacen es cuadricular la mente de los practicantes, ya que están aprendiendo bajo unos parámetros establecidos. Es importante el contacto con las personas porque varía el trabajo, además de que enseñan algo que se llama improvisación. Un modelo biológico como es el humano no puede ser predecible o programado.

“Programar un robot es muy simple, pero con el ser humano es imposible. El robot no se aproxima totalmente a la realidad, pues se paramétriza, mientras que en la vida real hay muchas variables, como el entorno social, su historia clínica, enfermedades y toda la carga previa lo cual interviene en el diagnóstico y tratamiento del paciente”, aseguró Vladimir Muñoz, jefe pediatra en el Hospital de Kennedy.

Según el doctor Muñoz, hay una ventaja al utilizar robots, ya que existe disponibilidad para estudiar. A pesar de que hay personas dispuestas a ser estudiadas, muchas veces no se encuentran disponibles, entonces en ese momento se puede acudir al estudio con robots. Pero también considera que, para la medicina que vivimos en Colombia, la metodología con simuladores no debería ser la principal