El machismo en la aviación: ¿cómo es ser una mujer piloto?

Domingo, 11 Noviembre 2018 19:59

Paula Valeria Cely, quien hace ocho meses inició la carrera de aviación reconoce que existe una diferencia muy marcada entre hombres y mujeres en esta profesión. 

||| ||| |||
145

El machismo ha penetrado y afectado a las distintas esferas en la vida de la mujer. A pesar de la lucha declarada contra esta vertiente sexista, las conductas y el pensamiento machista parecen no tener fecha de caducidad. Colombia ocupa el puesto 95 de 188 en el último índice de desigualdad de género elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En 1958, María Elena Orozco se convirtió en la primera mujer en volar un avión en Colombia y, desde entonces, la aviación inició un proceso de inclusión del género femenino en este oficio, el cual está lejos de terminar. Actualmente, la colombiana Diana Clavijo es la única mujer piloto de carga latinoamericana; también voló en Irak y Afganistán con la empresa de paquetería integrada DHL durante los tiempos del conflicto armado.

Clavijo reconoce que en Latinoamérica hay más pilotos mujeres –cuatro de 100- en vuelos comerciales de pasajeros, mientras que en el segmento de carga es un área que no cuenta con mujeres laborando. Frente a este panorama, una joven que se enfrenta a esta realidad social, habla de la lucha que debe librar todos los días en su contexto académico y profesional.

¿Una mujer debe enfrentar más dificultades para estudiar y ejercer la aviación que un hombre?

Es muy acertado decirlo. De hecho, las estadísticas dicen que el sólo 3% de pilotos que laboran son mujeres. Eso refleja no solo lo difícil que es lograr estudiar la carrera y graduarse, sino lo complicado que es para la mujer involucrarse en el campo laboral, que es usualmente a lo que apuntamos.

¿Por qué existe esta diferencia tan marcada?

La diferencia no está en la dificultad de poder desarrollar las competencias necesarias para el oficio, sino en que nosotras debemos luchar por ganar una posición con la que ellos ya cuentan por ser hombres en un medio de hombres. Por ejemplo, en mi escuela no hay una sola mujer socia.

¿Usted tenga clases con pilotos mujeres?

No. De hecho, en Bogotá es muy poco común tener clase con instructores mujeres; en mi escuela no hay, hasta ahora. Aunque, próximamente, van a contratar una porque hay escasez de instructores.

¿Ha sido víctima del machismo?

Es complicado porque son muy indirectos al momento de ser machistas. Todo lo dicen de una manera muy sutil y suavizada, pero es machismo: nos hacen sentir inferiores por las imposiciones que hay para nosotras o el trato que nos dan.

¿En qué tipo de escenarios se ha presentado este machismo?

Ejemplos puntuales: el pre solo es la fase en la que todavía no has volado sola en el avión y, en mi caso, este proceso fue muy complicado. Yo fui la primera estudiante mujer de mi instructor y mis compañeros hombres me comentaban que, a la hora cuatro de vuelo, ellos ya aterrizaban solos: a mí nunca me dejaron. Es muy evidente la desconfianza que nos tienen al momento de desempeñar nuestra labor. También, nos prohíben ciertas maneras de hablar y de caminar, pero no sucede lo mismo en el caso de mis compañeros

¿Cuál cree que es la principal razón de esta discriminación?

Yo creo que es una cuestión histórica. Quienes iniciaron la aviación fueron unos gemelos, hombres. Quienes han piloteado los aviones desde siempre han sido hombres. Quienes lograron entrar a la fuerza aérea, quienes lograron pilotear en la guerra, hombres. No es solo un transcurso histórico, así se ha mantenido; aún hoy en día seguimos siendo una sociedad machista. Aunque en campos como la política la participación de la mujer ha incrementado, en el de la aviación ese proceso hasta ahora va empezando.

¿Cómo está Colombia frente a otros países de América Latina?

La realidad no es muy distinta entre los países latinoamericanos. En España, sí se involucra mucho a la mujer en este ámbito. Hace poco leí que hay aerolíneas españolas que iniciaron campañas que promueven el ingreso de pilotos mujeres. En el caso de Latinoamérica no es así porque el machismo sigue aún muy arraigado en nuestra cultura, pero creo que es mucho más fuerte en Colombia porque estamos acostumbrados a que el hombre es la figura fuerte, encargada de trabajar, de mantener el hogar.

¿Cuáles son las principales diferentes entre el campo laboral de una mujer frente al de los hombres?

Yo creo que la mujer debe dar el 200%, si no más, no solo para poder incorporarse en el campo laboral, sino para mantenerse porque hay un alto grado de discriminación. Debemos ser perseverantes, pacientes y aguantar muchas situaciones que los hombres, en el mismo campo, no deben afrontar. Nosotras debemos rendir y sobresalir para demostrar. Yo no creo que esto deba ser así; tanto hombres como mujeres deberíamos ser medidos bajo las mismas condiciones.

¿Considera que el machismo es normalizado?

Es muy evidente en la reacción involuntaria de sorpresa o emoción de las personas al ver una piloto mujer. Detrás de ese "qué bueno ver a una mujer piloto", hay muchos asuntos detrás, como el reconocimiento que hay una diferencia en las condiciones y posibilidades que tiene un hombre respecto a una mujer para ejercer la aviación.

¿Es común que las ambiciones profesionales de una mujer se vean afectadas por el machismo?

Las mujeres que estudiamos y queremos ejercer la aviación podemos tener un objetivo claro, pero no sé hasta qué punto todas lo logremos. Creo que es una cuestión de carácter porque las situaciones machistas a las que nos vamos a enfrentar no hacen parte de una etapa que debemos superar como en todo proceso laboral; es una realidad. En ese sentido, nuestras ambiciones profesionales pueden ser mayores debido a todos los obstáculos que debemos afrontar, pero estos obstáculos también pueden afectar esas ambiciones.

¿Hay una apuesta para atacar o penalizar las conductas machistas?

No existen. Yo creo que si queremos un cambio, el proceso debe ser nuestro: liderado y sacado adelante por nosotras porque usualmente las escuelas de aviación no se caracterizan por interesarse en competencias culturales, por lo que no estàn involucradas en el proceso de aprendizaje. Entonces, va a ser muy difícil erradicar este maltrato que es indirecto y normalizado, pero debe cambiarse desde la educación.

¿Cómo puede estar relacionado el tema del machismo con el reconocimiento de los derechos de la mujer en Colombia?

Está muy relacionado porque hay un problema en el reconocimiento de los derechos de la mujer: se sobreentiende que son iguales que los de los hombres, a pesar de que a diario nos damos cuenta que no es así. Todos los derechos que nosotras como mujeres buscamos se van a ver reflejados en los distintos ámbitos de nuestras vidas. Entonces, cuando se logre el debido reconocimiento a nuestros derechos habrá una apertura del campo laboral para las mujeres piloto.