Bogotá se vistió de alegría por su cumpleaños

Domingo, 12 Agosto 2018 20:19

La capital celebró sus 480 años con un desfile de comparsas de diferentes localidades en el centro de la ciudad

Comparsas|||||||||| Comparsas|||||||||| Daniel Chalela||||||||||
160

La naturaleza, la tradición indígena y la cultura ciudadana fueron alguno de los temas del desfile de comparsas de este domingo, 12 de agosto. El recorrido, que empezó en la Universidad Jorge Tadeo Lozano con destino a la Plaza de Bolívar, contó con música, baile y actuación para celebrar el cumpleaños de Bogotá. Participaron 13 localidades que mostraron su arte y algunas de las problemáticas de sus barrios.

 

Aunque ya no es por la religión sino por el cumpleaños de Bogotá, el desfile de comparsas es un acontecimiento que aglutina una gran cantidad de bogotanos, extranjeros y visitantes. De hecho, este año se conmemoró el aniversario número 25 de esta celebración. Si bien hubo un tinte de felicidad, también hubo un espacio para las críticas de parte de los bailarines hacia las problemáticas del país y de la ciudad. San Cristóbal de la Cuarta marchó con hombres y mujeres que vestían trajes de obreros y traían pancartas que iban en contra del Gobierno. “¡Qué viva el derecho a la Protesta!”, “¡No al fracking!”, “¡Fuera los que contaminan el Río Fucha!” y por último “¡Abajo los urbanizadores de los Cerros!”, fueron las exigencias del grupo de actores de la localidad.

 

Además de las peticiones y sátiras hubo espacio para exponer la ciudad incluyente y diversa que profesa ser Bogotá. Personas de todas las edades, razas, orientación sexual y estrato socioeconómico se unieron para homenajear y pedir por el respeto a las diferencias y por la aceptación del otro sin importar las disimilitudes que puedan existir. Igualmente, con la participación en simultáneo de localidades tan lejanas entre sí como Usaquén y Ciudad Bolívar se evidenció que la capital de Colombia es una sola a pesar de las distancias y las desigualdades.  

 

Por otra parte, la localidad de Bosa, una de las zonas que hoy por hoy se encuentra en alerta roja y que es reconocida por su inseguridad, demostró ser una de las más alegres y coloridas durante la marcha. Los bailarines de este grupo invitaron a los espectadores a bailar con ellos en el trayecto hacia la Plaza. Al ritmo de cumbia, los habitantes de Bosa representaron la parte amable y más cultural de su localidad.

 

Pese a que las comparsas fueron el centro de atención del día, el ambiente que había alrededor no podía ser dejado de lado. Cientos de vendedores de algunos productos como mazorca, arepas, pinchos, comidas rápidas, bebidas, mazamorra, entre otros acompañaron la tarde para aprovechar la alta demanda. Por más que se veía más gente y más comerciantes, la Séptima no dejó de ser la misma carrera que es usualmente. Los venezolanos que vendían artículos de su país natal eran recurrentes, así como los músicos de esa misma nación que sonreían a los asistentes en busca de su sustento diario.

 

Información adicional

  • Coautor 1: Sofía Hernández Toro