“Hay que democratizar la formación en emprendimiento para ayudar a la gente en medio de esta crisis económica”, Andrea Ávila, directora de UR Emprende

Lunes, 28 Junio 2021 10:01
Escrito por @KarenPintoGa

Andrea Ávila Tinoco es la directora del Centro de Emprendimiento de la Universidad del Rosario. Con más de 15 años de experiencia en la dirección y diseño de iniciativas enfocadas en la implementación de programas de emprendimiento e innovación, desarrollo empresarial y fomento de la competitividad, la experta cree que para salir de la crisis económica actual, agudizada por la pandemia de la Covid-19, es necesario democratizar el acceso al conocimiento sobre emprendimiento. 

Andrea Ávila Tinoco||| Andrea Ávila Tinoco||| @UREmprende-CentrodeEmprendimiento|||
685

Para Ávila la formación es útil para los estudiantes y trabajadores independientes, pero también para las empresas y empleados en medio de cambios acelerados tanto en la producción y la oferta de servicios, como en las demandas de los consumidores, con el fin de frenar el cierre de empresas

¿Cómo puede ayudar la formación en emprendimiento en estos momentos de crisis económica en el país?

La reactivación de nuestro país demandará más emprendedores. No solo tenemos desafíos económicos, sino también sociales. Hasta ahora, el emprendimiento se ha visto como un proceso empírico y eso hace que las nuevas ideas de negocio no tengan sostenibilidad en el tiempo. Por eso, es necesario un proceso de formación y acompañamiento. El éxito dependerá del acceso a ese conocimiento y ahí es donde actuamos las Universidades, con el proceso de formación y acompañamiento durante el desarrollo de las ideas, negocios innovadores y emprendimientos sociales. Y es importante trabajar en todo el sistema educativo.

¿Cuáles son esos desafíos sociales y cómo puede ayudar el emprendimiento a solucionarlos?

La pandemia nos ha generado varios problemas. Nos enfrentamos a un aumento del desempleo, la pobreza y, por lo tanto, de la desigualdad. Además, han aumentado los desafíos en temas de salud, las problemáticas ambientales, y la violencia contra la mujer.

Por ese motivo, ahora están más presentes los objetivos de desarrollo sostenible y los emprendimientos con sentido social, que tratan de resolver todas esas expectativas comunes.  Así, el emprendimiento social tiene que ser sostenible y también enfocarse en lo digital. Hay que crear emprendimientos que sean autosostenibles, focalizados a generar su propuesta de valor sin perder el sentido social. El impacto negativo de la crisis permite la adopción de nuevas e innovadoras formas de trabajo.

¿Y qué proyectos de formación tiene en marcha el Centro de Emprendimiento?

Dentro de la Universidad hemos creado todo un ecosistema que impacta a la comunidad en general. Intentamos crear una cultura hacia el emprendimiento para que la gente le dé valor a emprender. Contamos con un proceso de formación desde el pregrado, una maestría, cursos sobre temas de emprendimiento, y para el público en general un proyecto llamado Emprendimiento sin Rodeos.

¿De qué se trata ese programa? 

Mediante Emprendimiento sin Rodeos generamos un espacio de aprendizaje para la comunidad. Impartimos conocimientos sobre emprendimiento en un formato digital, innovador y ágil, de acceso completamente gratuito para todos. Es una serie de 24 vídeos, ya con dos temporadas de existencia. En la segunda temporada, que hicimos en alianza con Compensar y que estamos difundiendo justo en este momento, presentamos videos con expertos en emprendimiento convencional y digital que enseñan los tips y las herramientas necesarias para desarrollar ideas innovadoras. Además, también ofrecemos vídeos en que participan emprendedores exitosos que cuentan su historia y experiencia para inspirar a nuevos emprendedores.

¿Cuál es el vínculo entre las dos temporadas? 

En la primera temporada quisimos tener un formato más informal, queríamos resolver preguntas sencillas y comunes que todos nos hacemos cuando iniciamos una idea o negocio, entonces trajimos a emprendedores y a expertos en diferentes áreas, y respondíamos esas preguntas con las personas que emprenden.

En la segunda temporada, que se está desarrollando actualmente, quisimos traer a expertos que den el conocimiento sobre el proceso de crear nuevos proyectos y, sobre todo, del emprendimiento digital, que se ha acelerado con la pandemia y que hoy es una necesidad. Y también contamos con emprendedores que nos cuentan cuáles son las competencias que se requieren para sacar adelante sus proyectos, esto tiene que ver con el “Arte de Emprender” que es un modelo pedagógico que muestra que el emprendimiento es un desarrollo económico y social, pero también personal, en el que se desarrollan las competencias personales como la sensibilidad al mundo o la capacidad de perseverar.

¿Y cómo aporta ese proyecto a los colombianos?

Aportamos con la democratización del conocimiento. Eso es muy importante y lo estamos haciendo de una manera ágil y con contenidos fáciles de digerir. Está llevando a que las personas busquen conocimiento a través de lo virtual, no solo a la comunidad rosarista, sino a los usuarios en general. Ha permitido democratizar el conocimiento para emprender y para llegar de una manera atractiva y novedosa.

¿Ese conocimiento solo es útil para los estudiantes o trabajadores independientes?

No. Es útil para todos, también para las empresas y para los empleados. Se trata del intraemprendimiento, de cómo generar el emprendimiento dentro de las organizaciones o empresas, porque la pandemia ha cambiado en gran medida los hábitos y los problemas de los consumidores. Las organizaciones requieren adaptarse y los empleados con conocimiento en emprendimiento dentro de las organizaciones permiten ese desarrollo: innovar para mejorar esas organizaciones. Para ello, es necesario desarrollar esa capacidad emprendedora y tener los conocimientos necesarios, porque son quienes frenan el cierre de las empresas.

¿Habrá alguna otra temporada de Emprendimiento sin Rodeos?

Sí, vendrá una tercera temporada porque visualizamos que es muy importante continuar con la democratización del conocimiento. Vemos que estos tipos de formatos digitales nos ha llevado a innovar en la manera de enseñanza. La segunda temporada nos demuestra que mejoramos.

¿Su centro cuenta con ayudas a los jóvenes universitarios que quieren emprender?

Sí, tenemos nuestra “incubadora”, que es un Start Factory, un programa de acompañamiento en el desarrollo de las ideas o proyectos en el proceso de innovación, cuando ya es una empresa o cuando está arrancando y, una vez está consolidada, cuando necesita acelerar su crecimiento. Ayudamos a través de formación con expertos que enseñan las herramientas necesarias para todo el proceso. Impulsamos el “emprendizaje”; es decir, aprender a emprender y el emprendimiento para emprender. Asimismo, en la Universidad y en el Centro de Emprendimiento somos conscientes de la importancia que tiene este tema, por ello, estamos ad portas de sacar un pregrado sobre emprendimiento que contará con un aprendizaje innovador, práctico y pedagógico

Ahora se habla mucho sobre la creación de nuevos negocios e ideas debido al alto desempleo, ¿qué le aconsejaría a la gente que hoy se encuentra sin trabajo?

Definitivamente la pandemia nos ha dejado una situación crítica de desempleo y ha traído cambios en la forma de trabajar. En medio de esta difícil situación, obligados al confinamiento, creo que es necesario aprovechar los servicios digitales, la educación remota y los emprendimientos sociales, que son áreas que comienzan a tomar fuerza  y que representan una gran oportunidad para reactivar la economía.

Para conocer más sobre el proyecto #EmprendimientosinRodeos se puede acceder a este enlace: https://www.urosario.edu.co/UR-Emprender/Emprendimiento-sin-Rodeos/Inicio/