Vanito Brown, la voz de una generación a punta de RockaSon y TimbaConRock

Viernes, 06 Mayo 2022 21:10
Escrito por

Brown, en su música refleja los sentimientos vividos en una de las épocas más duras de la represión en Cuba, a pesar de que su lírica no es contestataria ni directa. En esta entrevista, el artista habla de su trayectoria con la agrupación Habana Abierta y su vida dentro y fuera de la isla. 

Valla publicitaria de Vanito Brown.||| Valla publicitaria de Vanito Brown.||| Foto brindada por el artista.|||
216

Habana Abierta fue una agrupación que le dio voz a una generación de cubanos que crecieron y se educaron bajo la dictadura de los Castro. 

Vanito Brown define a la agrupación diciendo: “Habana Abierta es una navecita en la que nos montamos” Ya que este grupo fue el medio de todos para darse a conocer y realizar sus proyectos personales. Pues esta no era una banda de Rock o una orquesta de Son. Todos tocaban la guitarra y hacían magia con ella. Las canciones fueron escritas y compuestas individualmente, pero a la hora de tocar y grabar un disco, lo hacían en conjunto. 

Desde que se habla por primera vez con Vanito Brown se siente su acento, un cubano marcado, parecido al de los legendarios cantantes de Salsa y Son, como Celia Cruz, Ibrahim Ferrer, Omara Portuondo o Compay Segundo. La diferencia de estos con Vanito es que él no hace salsa, hace RockaSon y TimbaConRock. Estas son mezclas entre el rock americano y la música tradicional cubana.

El RockaSon

Durante la década de 1970, la dictadura de los Castro persiguió mucho a todo lo que medio se viera o sonara “imperialista”, entre las cosas que persiguieron estaba el rock. A pesar de esto, entre risas, Vanito recuerda como unas radios rusas eran las únicas que lograban recibir las ondas de FM del estado de Florida.

 

Así, Vanito cuenta que fue como conoció a los Red Hot Chili Peppers, a Led Zeppelin y al rey del pop Michael Jackson. Pues los cubanos desde hace muchos años han sabido cómo esquivar el bloqueo y la represión, siempre estando a la vanguardia de lo que sucede en el mundo. Vanito Brown, recuerda nostálgico, cómo junto con sus amigos se sentaban en la playa a escuchar a estas bandas de rock, siendo golpeados por la brisa que les traía las ondas de radio americana. 

Vanito también rescata que por la represión, estaban agradecidos de todo lo que llegara a la isla. Así que ni él ni ninguno de sus amigos tenían favoritismos sobre lo que escuchaban. Les daba lo mismo escuchar a The Jackson 5 al igual que a Bob Dylan (quien cuenta Vanito influyó mucho en su forma de escribir canciones). Pues, los integrantes de Habana Abierta a pesar de haber nacido bajo un gobierno de espaldas al mundo, lograron encontrar la manera de ellos vivir de frente a este.

Además, Vanito cuenta que a él le metían hasta por los ojos la música cubana. Dice que incluso llegó a sentirse abrumado por la repetición exhaustiva de estas canciones tradicionales. A pesar de esto, como su nombre lo indica, el RockaSon, es una mezcla entre ese rock transmitido por las radios de la Florida y la música tradicional de la isla. Pues, a pesar de cansarlos, fueron permeados por esa cultura musical tan potente. 

La generación de Habana Abierta

En la 13 con 8, una esquina de la vieja Habana, se reunían a tocar música los que serían los integrantes de Habana Abierta. Allá compartían conocimientos y tocaban todos la guitarra. Lo hacían para divertirse, para escapar de su rutina de ser estudiantes.

 

Por esos años Vanito estudiaba teatro. Recuerda que él no tenía pensado dedicarse a la música y solo quería pasar un buen rato con sus amigos. Hasta que escuchó Construcción, de Chico Buarque, un compositor, escritor y dramaturgo brasileño. La canción, además de ser una obra maestra en términos de métrica, muestra una faceta muy dolorosa del trabajo y de la adquisición de dinero. 

Él, relata que en ese momento descubrió la magia de escribir canciones. Pues, entendió el poder que tiene contar una historia. Como las que cuenta con Habana Abierta. Canciones como Corazón Boomerang, que aparentemente solo es de amor y de actitud, pero vista bajo los ojos de una dictadura que promueve el odio y la desconfianza, es una canción subversiva. 

Es por esto que ningún disco de Habana Abierta jamás se pudo comercializar en Cuba. A pesar de esto, Vanito cuenta que no sabe cómo pero hay una cantidad enorme de cubanos de su generación que se saben todas las canciones de la agrupación. Esta es la generación que creció siendo versada en los asuntos del Marxismo-Leninismo y no del corazón, que creció bailando la conga sin sentirla y que gracias a Habana Abierta, encontró quien le cantara su forma de sentir y ver el mundo. 

Vanito sabe que las cosas en Cuba están cambiando. Ya la generación de sus papás está quedando atrás y los músicos del Movimiento San Isidro y la nueva ola de música contra el régimen, están mostrando los crímenes del actual presidente Miguel Diaz-Canel. Brown cuenta con indignación cómo la dictadura condena a jóvenes a “cadenas perpetuas” porque “si condenas a un joven de 20 años a 30 años de cárcel le acabas la vida”. 

Vanito fue condenado a vivir fuera de su amada Cuba. Lejos de su Habana querida, a la que le dedica todas sus canciones. Ahora vive en Miami con su familia. Todavía se encuentra con algunos miembros de Habana Abierta para tocar en ocasiones especiales. También, planea un concierto en Colombia, donde con su lírica, quiere transmitir lo de siempre: actitud.