Festival del Viento y de las Cometas en Villa de Leyva, para ‘‘nunca perder esa alma de niño’’

Martes, 23 Agosto 2016 06:52

José Reina, una de las figuras más representativas del Festival del Viento y de las Cometas, habló sobre la versión 41 que se celebró del 13 al 15 de agosto en Villa de Leyva, Boyacá.

Plaza Mayor de Villa de Leyva en el 41 Festival del Viento y de las Cometas|||| Plaza Mayor de Villa de Leyva en el 41 Festival del Viento y de las Cometas|||| Fotografía de Juan Carlos Hernández Mozo||||
1010

El pasado fin de semana festivo, del 13 al 15 de agosto, se celebró el 41º Festival del Viento y de las Cometas en Villa de Leyva, Boyacá. Según Magda Ramírez, Secretaria de Turismo del municipio, entre 40.000 y 50.000 turistas nacionales y extranjeros disfrutaron en el ‘Cometódromo’, ubicado en la Plaza Mayor, las diferentes categorías del evento.

Desde 1975, en el mes de agosto, el cielo de Villa de Leyva ha relucido por el vuelo incesante de cometas de todos los colores, tamaños y estilos. Tanto aficionados como profesionales han participado en este festival. Entre ellos, José Reina ha sido uno de los personajes que lo ha acompañado desde sus inicios. De hecho, colaboró en la creación de la primera cometa artesanal del evento. Este topógrafo de 60 años, junto a su familia, ha presentado en la Plaza Mayor cometas artesanales, acrobáticas y nocturnas, entre otras. Además, cada año ha concursado en las diferentes categorías del festival y desde hace 20 años dirige el Club Delta Reina, uno de los grupos más representativos de la competencia. Reina le contó a Plaza Capital sobre los orígenes del festival y habló sobre su experiencia en él.

¿Cómo inició el festival?

El festival inició por idea de doña Pepita Gómez de Camacho, que en ese entonces era la Secretaria de Turismo. Nosotros hacíamos parte de un grupo de danzas de Villa de Leyva, que también era patrocinado por ella. A raíz de eso, decidimos apoyarla y creamos una cometa artesanal hecha con materiales como caña, guadua y plástico- no había más- y cabuya, porque ni siquiera habían fibras de poliéster. Entonces, iniciamos el primer festival, el primer evento porque era a menor escala, pero fue de tanta acogida que el siguiente año hicimos aunque sea un afiche. El primer año solo se puso un cartel de cartulina en la esquina de la plaza, fue más del pueblo. Ya el siguiente año se vincularon empresas como Ramo, Ronda y una distribuidora de Cheetoos y comenzaron a aportar premios para fomentar la competencia.

¿Qué cambios ha visto en los 41 años del festival?

La tecnología. Como le dije, en los primeros años las cometas se hacían con guadua, caña y plástico. Hoy en día se ven en diferentes materiales como en fibras de poliéster y grafito, además se ven cometas importadas. Ahora hay muchos más avances, por ejemplo las cometas acrobáticas no existían en ese tiempo, únicamente habían las que llamábamos panderos, las de figura hexagonal. Esas eran las cometas que había, no había más modelos, entonces nosotros las hacíamos con el plástico de la época o con las sábanas de la casa porque el plástico era algo restringido. Más que todo era con las sábanas de la casa, uno se las robaba y con eso hacíamos las cometas.

¿Qué importancia tiene el festival para usted?

Siempre ha sido un evento bonito porque también se ha congregado la familia. Acá hay más de tres generaciones y uno puede observar que otras familias vienen y participan conjuntamente, desde el niño hasta la persona adulta. Es el punto de encuentro familiar porque ya la familia crece y se dispersa. Pero para este festival siempre todos vienen y nos reunimos, hace que nos integremos más.

¿Qué es lo que más lo motiva a participar?

La unión de la familia. Como usted puede ver acá estamos todos entorno de las cometas. Hay veces que ni siquiera nos vemos en Navidad, pero es en esta época cuando más compartimos y así hay muchas otras familias. Lo bonito es ver a la familia, a los adultos y los niños, eso hace que haya mucha unión.

¿Cuál cree que es la clave para elevar una cometa?

Primero la constancia, segundo la pasión y tercero, siendo uno viejo, nunca perder esa alma de niño.

¿Cómo se prepara para cada festival?

Nosotros desde un mes antes las desempolvamos, las sacamos del zarzo. Luego verificamos que estén bien y si es necesario hacer cambios los hacemos. Además si está la motivación de hacer una cometa la elaboramos entre todos.

¿Qué le diría aquellos que no son de acá, para motivarlos a venir?

Este festival es muy bello. Como decía el señor alcalde este espacio es único, y Villa de Leyva es mágica, yo no sé por qué pero este lugar es asombroso realmente. Eso es lo que más motiva, si este evento lo hicieran en otro sector no tendría la misma acogida, no habría esa magia que tiene la Plaza de Villa de Leyva.