Argonautas peripatéticos y locos a las aulas

Lunes, 02 Noviembre 2015 06:57
Escrito por

Argonautas Peripatéticos y Locos, pretende sacar la educación de las aulas y acercar a los estudiantes al lugar en el que viven a través de la investigación y el conocimiento de su entorno, desarrollando la participación e interacción con el medio ambiente y la comunicación sobre los problemas a los que se enfrenta su territorio.

||| ||| |||
1908

La búsqueda de nuevas alternativas de aprendizaje para estudiantes ubicados en zonas marginadas de la ciudad llevó a John James Cardona Martínez a crear un proyecto educativo no tradicional.

Argonautas Peripatéticos y Locos, proyecto que recibe su nombre por la mítica embarcación griega “El Argos” en la que viajaba un grupo de guerreros, pretende sacar la educación de las aulas y acercar a los estudiantes al lugar en el que viven a través de la investigación y el conocimiento de su entorno, desarrollando la participación e interacción con el medio ambiente y la comunicación sobre los problemas a los que se enfrenta su territorio.

“El proyecto surgió como una alternativa con la que intentábamos crear una conexión entre alumnos y profesores, algo que nos gustara a todos”, indica Cardona. La necesidad de abrir nuevos espacios para el aprendizaje se convirtió en uno de los retos del docente al notar que el ambiente escolar resultaba monótono para los estudiantes y los resultados académicos obtenidos no eran los mejores.

A partir de sondeos realizados entre maestros y estudiantes se recopiló la información que permitiría poner en marcha esta iniciativa: todos disfrutaban de salir y viajar. Fue así como los estudiantes, ahora Argonautas de Cardona, empezaron a reunirse para planear qué viajes haría este grupo de guerreros que en su inicio contaba con solo 10 integrantes.

“De la base teórica a la aplicación del proyecto pasó un buen tiempo”, dice el docente en referencia a los dos años que pasaron mientras se hacia el análisis de la propuesta y se concretaba su aplicación dentro de la institución educativa. Hasta el momento, más de 150 alumnos se han unido a esta opción educativa que se enfatiza en ciencias sociales, biología y cuidado del medio ambiente aplicado al entorno.

La primera salida de campo realizada por el grupo de docentes y alumnos fue para rescatar un espejo de agua en las cercanías. Después de trasmitir la experiencia al resto de la institución el grupo fue creciendo y actualmente realizan diferentes salidas de campo, de forma constante, con el acompañamiento de sus profesores y expresan su inconformidad con la situación actual de la localidad generando alternativas para su mejora.

“Se sienten orgullosos de estar en ciudad bolívar, les gusta la ecología y el proyecto se articula muy bien con el ingenio ambiental, que es uno de los campos académicos que creemos que debe tener mayor interés actualmente”, indica el docente refiriéndose al perfil de los estudiantes que hacen parte del proyecto.

Los integrantes del grupo no solo comunican sus propuestas con compañeros y docentes, además buscan darlas a conocer a la comunidad para que todos terminen involucrados en la implementación de las soluciones.

Actualmente la propuesta se aplica en el colegio Nicolás Gómez Dávila, ubicado también en la localidad Ciudad Bolívar, aceptando estudiantes interesados en continuar con la propuesta y la mejora en los resultados académicos a partir del aprendizaje didáctico sobre el medio ambiente.

Laura Guayacan