No es por actuar, es por arriesgar

Jueves, 28 Mayo 2015 15:45
Escrito por

Alexander Torres maestro en artes escénicas, enseña como ser un actor doble en Colombia en medio de la baja producción de películas en el país.

||| ||| Foto tomada de la http://academiacharlot.net/|||
1780

Alexander Torres es maestro en artes escénicas con énfasis en actuación, egresado de la Academia Superior de Artes de Bogotá A.S.A.B., con formación en diferentes áreas con maestros en clown y en combate escénico y doblaje para televisión y cine como: Antón Valen, Ana María Sánchez Mario Escobar y Rodrigo obregón, entre otros.

Desde hace cinco años es profesor en una academia de actuación de Bogotá donde tiene alumnos de diferentes edades. Ha acompañado el proceso de jóvenes, niños y adultos con la fortuna, como dice él de “mantenerse cuerdo y feliz” con la carrera como actor, profesor y director.

Actualmente da clases de improvisación y en ocasiones enseña escenas peligrosas donde los golpes y las caídas son la manifestación de un buen espectáculo. Para el profesor no hay un interés natural por ser el actor doble de alguien más. Además, cree que “lo mejor para un actor después de hacer clown es demostrar peligro” y que un actor doble puede llegar a ser, tal vez, el personaje “más importante en medio de cámaras y cortes de escena”.

El sueño de ser actor para Alexander Torres empezó viendo películas de comedia, las más recordadas son las de Charles Chaplin y con las cuales quiere demostrar que las risas son fuertes, y los golpes deben ser determinantes.

Las clases del profesor se divide en dos partes, en la primera parte el profesor se enfoca en demostrar la fuerza de los puños, de las patadas, de los uppercut y de los rodillazos en los ojos de cada actor en escena. En un breve descanso una de las frases que Torres lanza a sus alumnos es: “aprendan que hay que entender que tienen el papel que muchos actores principales no quiere hacer”.

Los estudiantes que ingresan a las clases del Torres mantienen un complejo manejo de risas y gritos durante dos horas. Sin embargo, las caídas aparatosas y los accidentes automovilísticos son en la segunda parte, repetir las caídas en colchonetas una y otra vez aturde a Marcos uno de sus estudiantes. El profesor le pasa a Marcos una toalla mojada y una botella de agua, y se sienta junto a él mientras mejora.

Al final de la clase de pie en la tarima del salón anuncia el trabajo de la próxima clase, las  escenas íntimas serán la próxima emoción.

Torres a pesar de no ser actor doble, el desempeño en escenas peligrosas y sus escasas escenas íntimas es buena según varios de sus estudiantes, que están contentos con la labor que llevan tres veces a la semana en la academia con el profesor.

Para el profesor las escenas íntimas son las más difíciles, dice que “los dos actores se deben volver uno y permitir tocar sus cuerpos, aunque pueden conocerse y ser los mejores amigos fuera de cámaras, no cualquiera puede estar tan cerca de otro”. Una joven de 21 años llamada María González añade que “es incomparable vivir ese momento porque estás en ese momento de que no se sabe que puede pasar, sobre todo siendo un actor de desnudos”.

Torres hoy en día no actúa en producciones de televisión o de películas, ni en obras de teatro,  se dedica a la dirección de la Corporación Coarte y del stunt (doble de riesgo) de calibre 557, además de conducir a los estudiantes en el proceso de aprendizaje.

A pesar de enseñar actuación para dobles no está de acuerdo con el sueldo que puede recibir un actor de estos, dice que un actor doble “puede ganar tan solo un millón quinientos mil pesos si es doble de un actor famoso, y eso puede pasar si también es reconocido dentro del mundo del doblaje”, refiriéndose a que podría ganar ese dinero pocas veces al año por la baja producción de películas en Colombia que asciende a 29 películas al año, 71 menos que Argentina, México y Brasil en el 2014 según el Observatorio Audiovisual Europeo.

Para el actor y actual director de la Corporación Coarte “un doble no es igual de valorado que un actor normal por no haber podido ser un buen actor”.