Los cambios que traerá el nuevo Código Electoral para las encuestas 

Martes, 12 Abril 2022 12:14
Escrito por

El nuevo Código Nacional Electoral, que actualmente está en revisión en la Corte Constitucional, cambiaría la manera de hacer encuestas en el país dándole más poder al Consejo Nacional Electoral (CNE).

 

Antiguo Código electoral en la biblioteca de la Universidad del Rosario||| Antiguo Código electoral en la biblioteca de la Universidad del Rosario||| Felipe Carrerá|||
232

Información adicional

  • Coautor 1: Diego Bazzani

Desde 1986 rige el Código Electoral Colombiano por medio de la ley 2241. Según su primer artículo, este texto tiene como objetivo que “los escrutinios sean reflejo exacto de los resultados de la voluntad del elector expresada en las urnas”. No obstante, en el año 2020 el Congreso de la República decidió legislar una nueva norma, en aras de modernizar y mejorar la política electoral colombiana. En caso de ser aprobada por la Corte Constitucional, esta traerá cambios en la organización de los comicios, la conformación de listas, la reglamentación de las candidaturas, la propaganda electoral, encuestas, sondeos, entre muchos otros.

Este nuevo Código fue promulgado en el legislativo por senadores y representantes a la Cámara de distintos sectores políticos como el Partido Liberal, Cambio Radical y el Partido de la U. Por ejemplo, uno de los ponentes del proyecto en el Senado de la República fue Armando Benedetti, quien en su momento le dijo al diario El Tiempo que el texto “no es perfecto, pero es un Código Electoral moderno”.

A su vez, esta nueva reglamentación contó con el apoyo del actual registrador Nacional, Alexander Vega, que dio el discurso de cierre en el debate del Congreso en el que se aprobó el Proyecto de Ley Estatutaria número 409 de 2020 Cámara – 234 de 2020 Senado (el nuevo Código Nacional Electoral). 

Así pues, como está consagrado en la constitución con las leyes estatutarias, esta norma queda en manos de la sala plena de la Corte Constitucional, quien debe votar a favor o en contra de que este nuevo Código Nacional Electoral cumpla con los parámetros establecidos en la Constitución de 1991. En consecuencia, si el código es aprobado, este cambiaría las reglas del juego para todas las futuras elecciones que se hagan en Colombia, empezando por la elección de alcaldes y gobernadores en 2023.

Los cambios de la nueva ley

Para el politólogo y director del Grupo de Estudios de la Democracia (DEMOS UR) de la Universidad del Rosario, Yann Basset “este Código regula todos los aspectos de cómo se realizan en la práctica unas elecciones. Era necesario cambiar el texto, debido a que fue hecho en una época en donde ni siquiera había internet”. 

Una de las reformas que implica esta ley es la forma de votar. Si se llegase a aprobar por parte de la Corte Constitucional, el nuevo código legalizaría los votos electrónicos y por correspondencia. “El tema del voto electrónico trae también ciertas dudas pues, si con el escrutinio en papeles, como lo hemos hecho por ya un par de siglos, tenemos en todas las elecciones gritos en el cielo sobre fraude, si este fuese electrónico, tendríamos una situación posiblemente peor”, explicó el académico. 

La polémica con los sondeos

Desde hace unas semanas las redes sociales han estado incendiadas con comentarios sobre las encuestas y su fiabilidad. Principalmente, porque varios políticos han puesto en duda los resultados de las firmas Guarumo y Centro Nacional de Consultoría (CNC). Por ejemplo, el senador Gustavo Bolívar puso en duda la confiabilidad de una encuesta para las elecciones presidenciales de Guarumo, que según él, está ligada al director del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (DAPRE), Víctor Muñoz. 

Actualmente, según la resolución No. 23 del Consejo Nacional Electoral, que es la norma regula las encuestas en Colombia, estas pueden ser publicadas libremente siempre y cuando cumplan con los principios constitucionales. Es decir, que hoy en día estos sondeos no están vigilados ni auditados por ninguna entidad gubernamental.  Por su parte el analista de datos, Julián Gómez considera que las encuestas actualmente “no son tan transparentes porque podrían generar un sesgo a propósito, enfocándose más en una muestra que pueda favorecer algo o a alguien”. 

Los cambios para las encuestas

El nuevo Código dictamina que las encuestas sean reguladas por el Consejo Nacional Electoral. Este es conformado por magistrados electos por el Congreso en pleno, en un proceso que inicia con que los partidos que tienen personería jurídica envíen solos o en coalición a posibles magistrados, luego, son votados con la modalidad Cifra Repartidora, así se eligen proporcionalmente a los integrantes de este organo colegiado con referencia a la cantidad de votos de cada candidato. 

A su vez, Yann Basset duda que el CNE tenga la capacidad técnica para medir la fiabilidad de las encuestas, pues para esto se necesita de un complejo aparato técnico y una planta capacitada que actualmente no existe. Pues, el Consejo Nacional Electoral solo cuenta con los nueve magistrados, sus asistentes y poco más. 

Así pues, si la Corte Constitucional decide darle luz verde a la nueva normativa, las encuestadoras en Colombia van a tener que certificar y rendir cuentas ante los magistrados del Consejo Nacional Electoral. Según el nuevo texto “solo se podrán publicar las encuestas de aquellas firmas que estén debidamente inscritas ante el CNE, las cuales deberán demostrar, al momento de su registro, la experiencia mínima de un año, representación legal y tres constancias de empresas o usuarios que certifiquen la idoneidad de su trabajo”.

“Hoy en día, es posible que la muestra a la que vayan a encuestar tenga mayor inclinación hacia un candidato para inflar el porcentaje. A parte de favorecer de manera directa, lo anterior también podría favorecer un candidato de manera indirecta, haciéndole creer a la población que ese candidato ha ganado fuerza y termine convenciendo a más personas a votar por él”, explica Gómez.

Hasta el momento los magistrados Diana Fajardo, Antonio José Lizarazo y Alejandro Linares se han declarado impedidos para participar en el debate. Diana Fajardo, porque su esposo, Jorge Medellín es el presidente de la junta directiva del Colegio Claustro Moderno, que es utilizado como puesto de votación. Antonio Lizarazo, porque fue asesor en la negociación del proceso de paz y el Código cambia aspectos de la participación política negociados en La Habana (Cuba). Por último, Alejandro Linares, porque considera que ellos mismos serán relevados de un poder ciudadano si se aprueba la ley, por lo que esta dice que los jueces y magistrados no serán jurados de votación. 

Este nuevo Código estaba pensado para ser aplicado en las pasadas elecciones de marzo del Nuevo Congreso. Yann Basset menciona que es muy probable que se tenga que cambiar o incluso se caiga ante la poca discusión que ha tenido en el ámbito público, manteniendo así el mismo aparato electoral de 1986.