Campesinos del Sumapaz aíslan su territorio del coronavirus

Lunes, 30 Marzo 2020 17:43

La comunidad se organizó para suspender el paso de los foráneos por las vías que comunican con Bogotá y con el sur del país. Existen dos puestos de control durante las 24 horas.

Campesinos de Sumapaz bloquearon las vías.||| Campesinos de Sumapaz bloquearon las vías.||| Cortesía: Carlos Macana|||
312

Tras la rapidez con la que ha avanzado el covid-19 desde hace unas tres semanas, los habitantes de la localidad de Sumapaz, en el sur de Bogotá, se organizaron para hacerle frente a la pandemia y tomaron medidas adicionales a las que han dictaminado los Gobiernos Nacional y Distrital.

Esto, principalmente, por la sensación de abandono que percibe la comunidad en las áreas de salud y seguridad. Pues, pese a que la localidad de Sumapaz pertenece a Bogotá, tan solo cuenta con el hospital de primer nivel CAMI Nazaret y la Unidad Primaria de Atención (UPA), San Juan, que atienden los servicios básicos. 

Ver: Memorias y mitos de trastes viejos: calle de los anticuarios

La localidad de Sumapaz se ubica en el extremo sur del Distrito Capital. Es la única localidad completamente rural y se caracteriza por el cultivo de tubérculos, granos y hortalizas, además, de la producción de lácteos y derivados, cuyo transporte requiere de una alta circulación de vehículos.

Es por esto que, dentro de las medidas acordadas por la comunidad, figura el cierre de las dos principales entradas al sector. Los pobladores, además, delegaron a un único transportador para el ingreso de cualquier alimento o insumo de primera necesidad.

En el momento hay dos puntos de cierre de vías: el primero está ubicado en la entrada del casco urbano del corregimiento de San Juan e impide la entrada de algunos vehículos provenientes de Bogotá urbana y del municipio de Fusagasugá. El segundo punto está localizado en la entrada del casco urbano de la vereda de la Unión y pretende interrumpir el acceso de los vehículos procedentes, en su mayor parte, de los municipios de Melgar, Pandi, Chinauta, Cabrera, Girardot.

Estos puntos cumplen horarios de 24 horas, están localizados en la parte alta del páramo y se han servido de elementos como carpas y fogatas para salvaguardar del frío a los voluntarios. Según Carlos Macana, habitante del sector y voluntario en los puestos de control, “La experiencia es demasiado dura. La localización del punto es en lo más alto del páramo, y el frío es terrible. Hay que contar con una fogata para poder sobrevivir la noche. Solo se cuenta con una carpa que cubre el sereno de la noche y la comida se improvisa con una olla comunitaria”.

Ver: Macondo en cuarentena: alternativa para los días de aislamiento social

En cuanto a la restricción vehicular señala: “En estos momentos se está devolviendo a todos los que no cumplan con lo siguiente: que sean personas trasladadas en ambulancia o que conduzcan carros que permitan a la comunidad sacar los alimentos producidos. Incluso si son personas nacidas en el territorio no se les está dejando ingresar por temas de contagio. Los vehículos que ingresan se desinfectan y las personas a las que se les da paso deben lavarse las manos y utilizar tapabocas de manera obligatoria”.

El Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Sumapaz (Sintrapaz), entre otras organizaciones, se ha encargado de dirigir a la comunidad, de difundir información de protección y de hacer conciencia en los hogares. Misael Baquero, vocero del sindicato, comenta que el desconocimiento de la comunidad sobre el virus y las medidas para reducir el contagio fueron una de las razones que los impulsaron a actuar: “Aquí en la ruralidad seguían saliendo y entrando como si nada, sin tomar ninguna medida. Entonces, vimos que era necesario saber qué información tenía la comunidad y fue una gran sorpresa encontrar que muchas de las personas no conocían las medidas adoptadas por el gobierno y la alcaldesa.”

Es por esto que el 23 de marzo se dio a conocer un comunicado público, por parte de las organizaciones campesinas de esa localidad. En este, se especifican las medidas que se están tomando en el territorio y la importancia que tiene cumplirlas para preservar la salud de la comunidad del Sumapaz.

 

Hasta el momento la comunidad ha acogido las normas e, incluso, se han organizado por veredas, a través de las juntas de acción comunal, para hacer parte de los puestos de control. Como señala Misael Baquero: “Vemos que estamos haciendo las cosas bien, que estamos cuidándonos, porque tenemos una responsabilidad muy grande que es la de producir alimentos para quienes están en las ciudades. Por eso pedimos a la gente de la ciudad quedarse en sus territorios, para que nosotros podamos seguir brindando este servicio y ellos puedan obtener estos alimentos”.