"Abramos el debate sin estigmatización y sin miedo a la dosis mínima"

Martes, 08 Mayo 2018 08:38

Cientos de personas participaron en la Marcha Mundial de la Marihuana en Bogotá para protestar contra el Nuevo Código de Policía que penaliza la dosis mínima.

|||||||||||||| |||||||||||||| ||||||||||||||
126

El pasado 5 de mayo, desde el Parque de los Hippies, ubicado en la Calle 59 con Carrera Séptima, inició el recorrido de la Marcha de la Marihuana hacia la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá. La multitud marchó para reivindicar el consumo del cannabis y expresar sus inconformidades con la legalización.

"Marchamos por varios motivos, principalmente por defender el uso libre del cannabis: el consumo libre y el uso recreativo; marchamos para reivindicar una negación muy clara y contundente frente al Código de Policía y a las políticas estatales sobre la legalización de la marihuana”, afirmó Juan Andrés Leguízamo, miembro del colectivo 'Sí a la dosis personal'.

“Queremos decir cosas y queremos ser escuchados, el problema es que el consumidor todavía no quiere ser reconocido como un actor fundamental de este debate. Enfermos o delincuentes son las categorizaciones con las que nos están nombrando el Estado y algunos sectores de la sociedad”, señaló el activista.

Samuel Barrera, quien es estudiante de Derecho y también consumidor, apunta que el principal problema es el entorno porque -según dice- está lleno de agresividad, estigmatización y centenares de ataques. "Buscamos hablar de circuitos cerrados de consumo y zonas de tolerancia frente a los consumidores, en donde haya una relación de respeto con las autoridades porque realmente hay un resentimiento con los consumidores, ese es el gran problema que tengo yo como consumidor".

Frente a la legalización de la marihuana que se fijó con el decreto 2467 de 2015, Barrera plantea que hablar de ese tema en Colombia "es algo ilógico", puesto que lo que hicieron fue regular el derecho a la dosis mínima para poder tener una población como objetivo para sus políticas".

Considera que no se quiere debatir a fondo el tema sino que se busca la prohibición y la estigmatización. "Abramos el debate. Abramos el debate en la Alcaldía, en las localidades, en los hogares y hagámoslo con evidencia científica, no con estigmas ni con el miedo a la aplicación de la dosis mínima", afirma Barrera en medio de la marcha.

A esta voz se suman las de otros consumidores como Lucas Savadía que afirma que la legalización no es la solución: "hay que hacer una política integral, estructural e inclusive para cada droga, para cada individuo, para cada contexto. Hay que trabajarle mucho".

Otro consumidor propone que se debe declarar el tema de la drogadicción como una enfermedad de salud pública y que se le debe mejorar la educación al pueblo. "Si continuamos solo fume y fume pero no se nos educa ni a los niños ni a los muchachos de que esto también nos está haciendo daño, pues realmente lo que estamos haciendo es un mal. La idea es que esto sea una protesta pero con conciencia ciudadana también".

Leguízamo dice que el principal problema del consumidor de marihuana es la confrontación con la sociedad porque es hipócrita y está manipulada por los diferentes poderes: político, religioso, económico. El activista apunta que se tiene que comenzar a distinguir los comportamientos de los consumidores de marihuana".

"Si una persona -añade- se roba un carro después de haberse fumado un 'porro' es porque es un ladrón, no por el 'porro' que se fumó. Cuando hablamos que hay consumidores en todas las esferas de la sociedad uno habla de los ricos, de los policías, pero también de los ladrones".