Occupy Central es la protesta más sonada en China, pero no la única

Domingo, 26 Octubre 2014 12:49
Escrito por

Las protestas del movimiento Occupy Central, que han tenido durante el último mes bloqueadas las principales calles del centro de Hong Kong buscando mayor democracia en esta región de China, son solo el último de un largo historial de protestas contra el gobierno liderado por Xi Jinping.

Manifestantes en una protesta en la Central Square de Hong Kong el pasado 18 de octubre.||| Manifestantes en una protesta en la Central Square de Hong Kong el pasado 18 de octubre.||| Imagen: http://twitter.com/OCLPHK|||
2101

 

Occupy Central with Love and Peace es el organizador de las protestas en Hong Kong, que desde el pasado 28 de septiembre tienen bloqueadas las calles del Central Square, centro gubernamental de esta Región Admininistrativa Especial de China. Los manifestantes, que piden una reforma al proceso de elección de sus líderes, implantado desde que el Reino Unido cediera en 1997 su colonia de Hong Kong a Beijing, han sido las protestas más visibles en uno de los últimos reductos del comunismo político desde la caída del Muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética.

Justamente el pasado 4 de junio se conmemoró 25 años de la brutal represión del gobierno chino a las protestas de la Plaza Tiananmen. Las imágenes de los tanques marchando sobre miles de manifestantes ante la imagen de Mao Zedong fue un frío recordatorio de la firmeza de Beijing en su ideología comunista, en momentos que la Cortina de Hierro se derrumbaba en medio de la apertura política.

Tiananamen y Occupy Central se basan en el mismo eje: la búsqueda de la democracia, afirma Germán Cabrejo, internacionalista de la Universidad Externado. “Hay que anotar que los manifestantes de Hong Kong buscan elegir por primera vez a sus líderes: antes de 1997, fecha en que el Reino Unido devolvió a China los territorios que le arrebató en el siglo XIX, el gobernador era designado en Londres y los hongkoneses sólo podían votar por una asamblea”, aclara.

Los movimientos pro democracia en China no son los únicos que protestan, advierte Cabrejo. “Hay más gente peleando por la expropiación de sus tierras agrícolas para construir industrias que por la libertad del Tíbet o en apoyo a Occupy Central”, asegura. La siguiente infografía muestra una serie de las protestas más visibles en los últimos 25 años en China.

Cabe anotar que muchas de estas protestas son locales y por temas puntuales, como la ocupación de zonas agrícolas. Más de 4 millones de personas son desplazadas del campo cada año, al ser sus tierras expropiadas y vendidas a constructores de residencias e industrias, según un estudio de la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad Rinmin.

Además, las presiones raciales y religiosas son muy fuertes en las remotas montañas occidentales de China. La represión a los tibetanos simbolizados por el Dalai Lama se repite ante la minoría uygur en la provincia de Xinyiang, de religión musulmana y más cercana a los pueblos turcos del centro asiático. Esta represión, al contrario de la ideología pacifista del budismo practicado en el Tíbet, es enfrentada con campañas de guerrillas por parte de grupos independentistas

A pesar de esto, se nota un cambio en la forma de manejar las manifestaciones de parte de Beijing. “Muchos temimos que Occupy Central se volviera otro Tiananmen”, confiesa Cabrejo, “pero Xi Jinping no puede cometer el error de alienar a Occidente, mucho menos con sus fuertes relaciones comerciales actuales”. Aunque Mao siga presente como eje ideológico de Jinping, el comercio puede ser una herramienta para llevar a los más de 1300 millones de habitantes chinos a la democracia.