Música experimental a partir de imágenes en Bogotá

Lunes, 07 Abril 2014 07:11

Con una propuesta musical innovadora, un grupo de músicos bogotanos está creando sonidos a partir de imágenes. Aunque no buscan reconocimiento en el ámbito comercial, adelantan un proyecto musical sin precedentes en el país.

Los aparatos electrónicos son fundamentales para esta música experimental.||| Los aparatos electrónicos son fundamentales para esta música experimental.||| Foto: Juan M. Rassa|||
341

Denominan lo que hacen como arte indisciplinar por la unión entre la música y el arte, haciendo ensambles en los que toman objetos sonoros y visuales logrando un proceso creativo audiovisual. Según el director del proyecto Diego Herrera, es posible hacer música a partir de imágenes según las experiencias estéticas que les genera lo que ven. "A través de dibujos o demás podemos reinterpretar lo que vemos de manera sonora" asegura.

Debido a que este tipo de música se encuentra en el género de lo experimental, las piezas que tocan no tienen la estructura normal de una canción, ya que utilizan la improvisación para crear piezas musicales únicas cada vez que se reúnen a tocar. Mucho de lo que se hace es con la ayuda de sonidos creados desde un computador, que se utiliza como un instrumento musical más.

Para Herrera, los instrumentos musicales pueden limitar al momento de hacer música. "Los instrumentos suelen estar encasillados por principios ya establecidos, con el computador comenzamos a entender nuevos ruidos que puedan funcionar en el arte sonoro", dice. Con el proyecto aún no tienen un objetivo claro, es un espacio para discutir la importancia de las artes indisciplinares en la escena musical local dándole la oportunidad a personas con ideas frescas para mostrarse.

Aunque la idea del proyecto no suena para nada común, afirman que probablemente exista otra gente con ideas parecidas, aunque por las distancias y la falta de difusión de la música experimental es difícil saberlo "como los límites son tan distantes a veces uno no sabe si alguien hace lo mismo que uno o no, la música es demasiado amplia" asegura Julián Moreno, tecladista del grupo.

Para Herrera, la mayor ventaja de la experimentación es que permite que no se encasillen en un solo género musical. "A veces hacemos cosas que suenen a rock o a pop y podemos llegar hasta a sonar como reggaetón", asegura.

Con sólo 7 meses desde su creación, el proyecto es relativamente nuevo y la cantidad de ensayos varía constantemente. Moreno cuenta que "hay meses que no nos reunimos o otros en que lo hacemos más de ocho veces, no hay nada más que tocar y tampoco queremos sonar en ningún lado". Sin duda, un espacio importante para las artes electrónicas y experimentales en Bogotá.