Toque de queda y noche de suspenso en Bogotá

Sábado, 23 Noviembre 2019 20:01

Ante los disturbios en la ciudad, se decretó toque de queda para salvaguardar el orden público el 22 de noviembre en Bogotá. El pasado viernes, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa decretó, en primera oportunidad, toque queda en las localidades de Kennedy, Ciudad Bolívar y Bosa.

Jóvenes se manifiestan en la Plaza Simón Bolívar el 22N|Un joven entre gases lacrimógenos el 22N|Jóvenes huyen de gases lacrimógenos en la Plaza Simón Bolívar el 22N||| Jóvenes se manifiestan en la Plaza Simón Bolívar el 22N|Un joven entre gases lacrimógenos el 22N|Jóvenes huyen de gases lacrimógenos en la Plaza Simón Bolívar el 22N||| Paola López|Paola López|Paola López|||
1389

Seguidamente a la alocución presidencial, se comunicó la decisión de aplicar el toque de queda para toda la capital del país a partir de las nueve de la noche. Entendiéndose toque de queda como una medida de protección tomada por el estado que restringe la libre circulación de sus ciudadanos para salvaguardar controlar el orden público. 

Horas antes de la medida, el segundo día de paro nacional transcurría con normalidad en Bogotá, manifestantes se concentraron en la Plaza Bolívar con pancartas, cantos y bailes para ser escuchados. Caso distinto ocurrió en las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, en donde desde tempranas horas de la mañana, se presentaron enfrentamientos entre el ESMAD y los manifestantes. En el centro de la ciudad, los enfrentamientos empezaron en horas de la tarde cuando la marcha ya estaba por culminar. El ESMAD, en intentos de disipar la marcha, lanzaron bombas lacrimógenas y aturdidoras para despejar los alrededores del Congreso de la República. Partiendo de esto, el servicio de Transmilenio decidió suspender las operaciones desde las 7:00 pm en aras de salvaguardar los buses y la prevención del incremento de las estaciones vandalizadas, que hasta ahora alcanza el 50% de sus estaciones. Esta medida afectó, en mayor parte, a las personas que aún se encontraban saliendo de sus trabajos, lo que los llevó a utilizar camiones que no están autorizados para la movilidad de las personas y otras optaron por caminar. 

Durante la noche, se presentaron disturbios en distintas zonas de la ciudad en donde grupos irregulares intentaban entrar a las casa y residencias para saquear y generar temo. Sin embargo, Enrique Peñalosa manifestó que mediante redes sociales se generaba miedo por supuestos saqueos en la ciudad: “Las redes comenzaron a generar terror (...) Los ciudadanos decían que se habían entrado a su conjunto. Hicimos cientos de llamadas, cientos de visitas con nuestra policía, y ni un solo caso fue cierto". A lo largo de la noche se distribuyeron 20.000 miembros de la policía y 4.000 hombres del ejército para reforzar la seguridad. Con respecto a la línea de emergencia 123, la localidad con mayor número de denuncias fue Kennedy con 509, seguida de Suba con 498 y Teusaquillo con 279 entre las 7:00 y las 11:40 pm. Finalmente, la medida de precaución por el alcalde Enrique Peñalosa, se cumplió a cabalidad dentro de las horas estipuladas.