Freestyle: la batalla del micrófono

Jueves, 14 Marzo 2019 09:04

Para las formas de hacer rap nace el freestyle. Palabras improvisadas, acompañadas por un beat, son el instrumento que usa, sin importar de dónde venga, todo aquel que se enfrente en las 'Batallas de Gallos'.

||| ||| Foto: Camilo Moreno|||
486

En la Nueva York de los años 60, las comunidades pobres, vulnerables y olvidadas empezaron a protestar por la desigualdad social con un micrófono, letras y un beat (música base). La nueva forma de luchar fue llamada Rap. 20 años después, a través del cine y el arte, llegó esta forma de hacer música al barrio Las Cruces, en el centro de Bogotá, donde varios grupos musicales empezaron a crear canciones en las que protestaban contra el gobierno, el olvido y la indiferencia, contando lo que ocurría en su barrio. Esta manifestación artística salió a las calles por medio de la improvisación, del freestyleo. Aunque empezó siendo un género que representaba solo a los más vulnerables, el rap empezó a tomar fuerza en la escena musical.

Se crearon las ‘Batallas de Gallos’, como las nombró Red Bull, y empezaron a oficializarse las competencias que antes se limitaban a la calle. Más comercializado, el género empezó a convocar a otras personas, de diferentes clases, géneros y lugares. Empezó la tensión entre la manifestación, esencia del rap y la simple expresión que otros pudiesen realizar. Muchos jóvenes de otros entornos empezaron a participar de las ‘Batallas de Gallos’, a ‘freestylear’ en sus tiempos libres, al salir de la universidad o antes de irse de fiesta. Los temas, las letras y hasta los insultos cambiaron. La escena en sí misma lo hizo.

En esta ocasión, nos convoca 'La Jaula', una cúpula en donde batallan varios exponentes de Bogotá. Al aire libre, con calor, lluvia, frío o ruido se enfrentan los participantes. No tienen miedo de nada. La tarima es la calle. Decenas de personas llegan al parque para gritar, animar, abuchear a quienes improvisan.

 

Información adicional

  • Coautor 1: Camilo Moreno