GratiFeria: Algo más que un cambio

Martes, 17 Septiembre 2013 15:41
Escrito por

La grati-feria es un evento de trueque donde se intercambia todo tipo de elementos que ya no son funcionales para el donante, pero que pueden ser de valor para el qué los recibe. En Bogotá, se organizará la cuarta feria que tendrá lugar en la Plaza Ché de la Universidad Nacional tan pronto se restablezcan las actividades en la misma.

Alejandro, Germán y Juan Pablo, gestores del evento en Bogotá.||| Alejandro, Germán y Juan Pablo, gestores del evento en Bogotá.||| Foto: Laura Muñoz / plazacapital.co".|||
2342

El evento llegó en el 2012 a la capital y se gestó inicialmente hace tres años en Argentina. La mecánica consiste en, como dice su lema: “Trae lo que quieras (o nada), y llévate lo que quieras (o nada)”. El evento llegó en el 2012 a la capital y se gestó inicialmente hace tres años en Argentina. Esta actividad se realiza con el interés de cambiar la mentalidad de los ciudadanos acerca de la reciprocidad y el regalar.

La idea original fue de Ariel Rodríguez, argentino y técnico ambiental, que promueve cambios culturales y actividades sociales. De acuerdo a German Mendoza, coordinador de la cuarta GratiFeria esta idea se genera a raíz de la necesidad de “…romper ese imaginario de que los elementos son difíciles de conseguir y convencer a las personas que compartir puede ser una buena alternativa”.

Este tipo de eventos, aunque no son másivos, intentan generar una costumbre en las personas, que no sea sólo el día del evento, sino que “se genere una cultura que se le vaya metiendo a la gente en su diario vivir” Afirma Juan Carvajal, creador del movimiento en Bogotá. “No se necesita pensar qué regalar, pues hasta abrazos son sumamente valiosos”.

En las ciudades principales del país como Medellín o Calí el evento ha tenido acogida con más de 5 ediciones en cada ciudad. Carvajal, comenta que con este tipo de eventos culturales se pretende acostumbrar a las personas –jóvenes– para que cambien su mentalidad materialista de la vida. Óscar Montero, asistente a la segunda Gratiferia dice: “Me impresionan los objetos que parecen inservibles a primera vista, pero siempre se van, así que, me recuerda que es cuestión de llevar lo que puedas, que a alguien le puede ser muy útil, y por lo tanto, entiendo que a veces somos muy egoístas”.

A propósito, Alejandro Espinoza, organizador de la tercera feria comenta que “se gestionó con la Virgilio y el IDRD. Preguntaron cuántas personas eran organizadores, aclarando (nosotros) que el evento no era comercial y no hubo inconveniente”. Además, dice que los funcionarios de la biblioteca se acercaron ese día, participaron y les ayudaron en la feria.