¡Alza la voz!: la intervención del Museo de Bogotá que reconoce el Paro Nacional

Miércoles, 12 Octubre 2022 16:29
Escrito por Santiago Torres

El Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) y la Alcaldía le apuestan a reconocer el derecho a la ciudad a través de esta muestra artística.

El grafiti y el muralismo es la nueva y más importante apuesta artística en ¡Alza la voz!||| El grafiti y el muralismo es la nueva y más importante apuesta artística en ¡Alza la voz!||| Santiago Torres|||
671

El pasado mes de septiembre, cuando se celebra el mes del Patrimonio Cultural, una de las iniciativas que más llamó la atención en Bogotá fue “Historias Latentes”. El proyecto se concentró en cuatro locaciones diferentes por semana: Hospital San Juan de Dios, Cementerio de Pobres, Área Arqueológica Protegida de Hacienda El Carmen y El Museo de Bogotá. Este último dio el cierre con el evento cultural “30S: El paro no para, el paro se organiza”, el cual buscaba reconocer las memorias del estallido social a través de la inauguración de la sala “¡Alza la voz!”.

Se trata de un proyecto creado por el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) junto con la Alcaldía Mayor de Bogotá, que busca reconocer el derecho a la ciudad a través de los testimonios, las memorias y las muestras artísticas recolectadas en el Paro Nacional de 2020 y 2021.

(Lea también: Así funciona El Diván, el espacio de 'open mic' para hablar sin tapujos en Bogotá)

La sala museográfica funciona desde 2019 y, en el marco del mes patrimonial, se actualizó exponiendo memorias y practicas artísticas creadas en el Paro Nacional de 2020 y 2021.

Este trabajo se concretó entre la mesa de garantías de la protesta social, la Secretaría de Gobierno, el IDPC y el Museo de Bogotá. Luis Carlos Manjarrés, gerente general del Museo, le dijo a Plaza Capital que este “es un ejercicio para cambiar la estigmatización de la protesta social y las personas que manifiestan y salen a las calles a reclamar y ejercer el derecho a la protesta”.

La sala cuenta con exposiciones de grafiti, telares creados como símbolos de resistencia, implementos de protección que utilizaron las primeras líneas y material audiovisual. Esta recopilación fue seleccionada en aproximadamente seis meses a través del voz a voz en las ollas comunitarias locales y la mesa de garantías de la protesta social.

Para esto, el primer reto fue el acercamiento y la confianza con las personas que hicieron parte de la protesta, ya que, en muchas ocasiones, fueron agredidas y perseguidas en el Paro Nacional. Luego a esto, se pudieron recopilar y escoger las muestras artísticas proporcionadas para la exposición. Y, una vez abierta la sala, se generó un puente de dialogo con las personas que no comparten estas memorias.

Juan Pablo, conocido como “Monkie”, quien es miembro de las zonas humanitarias de Bosa y de la escuela popular de Barrios Unidos, se concentraba en el punto de resistencia del Monumento a los Héroes. Dentro del montaje, ha sido veedor y vocero entre las instituciones públicas y los colectivos junto con las ollas comunitarias. Así se ha conciliado la recuperación de un fragmento del monumento, que fue intervenido artísticamente por los manifestantes, para su exposición en la sala.

(Puede interesarle: Crónica | La santa en el centro de Bogotá a la que los feligreses le piden un hogar)

Con esta iniciativa, el Museo de Bogotá busca la identificación del derecho a la ciudad. En palabras de Manjarrés, se busca entender que “todas las personas que hicieron parte del Paro y las primeras líneas son ciudadanos y por ende merecen tener derecho a la ciudad”. El gerente del museo agrega que la sala es una concesión entre los diferentes colectivos artístico y culturales para la difusión de la protesta social como un derecho legítimo.

Cristian Cely, miembro del Museo de la Ciudad Autoconstruida de Ciudad Bolívar, y quien fue uno de los conciliadores dentro del montaje y la mediación, enfatiza que “la expresión cultural puede convertirse en patrimonio artístico de la ciudad”. A través de su colectivo, Red Activa Solidaria de Artistas (R.A.S.A.) de Ciudad Bolívar, es participe en la intervención cultural y artística plasmada en la sala.

En la misma línea, Sagara, artista gráfico, muralista y grafitero miembro del colectivo Diversidad Cultural de Bosa y participante del paro en el Portal Resistencia, comenta: “lo que hicimos fue traer todas esas muestras graficas que se dieron en el paro para un tema de resignificación sobre el estallido social y también mostrar como trataron a las personas que fueron participes”.

Es así como el Museo de Bogotá abre sus puertas a esta nueva apuesta museográfica de intervención cultural y artística por parte de diferentes colectivos y participantes del Paro Nacional. Esta nueva actualización busca recoger los hechos de la protesta, el descontento colectivo y el estallido social que hubo por parte de la ciudadanía. Igualmente, promueve a los visitantes a reconocer el derecho a la ciudad. La exposición permanente se encontrará abierta toda la semana, a excepción de los martes, en horario de 9 a.m. a 5 p.m. de manera totalmente gratuita.