“He logrado hacer lo que amo y voy a continuar con mi vida artística”, vocalista y guitarrista de Tr3s de Corazón

Sábado, 29 Mayo 2021 11:59
Escrito por

El artista antioqueño en una entrevista para Plaza Capital cuenta cómo llegó la música a su vida, sus logros más destacados, sus mayores pasiones, y la evolución de su banda de rock Tr3s de Corazón, con la cual afirma estar en uno de sus mejores momentos.

Banda de rock Tr3s de Corazón||| Banda de rock Tr3s de Corazón||| Prensa Tr3s de Corazón|||
163

Sebastián Mejía es el vocalista y guitarrista de la banda de rock Tr3s de Corazón desde hace 19 años, con la cual ha grabado siete discos de estudio y dos DVD en vivo. Este comunicador organizacional de profesión se declara como un futbolero y ferviente hincha del Deportivo Independiente Medellín.

El antioqueño, inició su vida artística tocando en bandas emergentes de Medellín en los años 90 como ‘Los insectos’ y ‘La prole’. Además, fue guitarrista en el colegio Calasanz de Medellín que fue el lugar en el que inició su vida musical, mientras cursaba el bachillerato. A sus 42 años, Mejía, asegura no estar cerca del final de su carrera musical y menos después de su último disco: ‘Cantos de amor y libertad’, el cual es el que más representa la identidad de Tr3s de Corazón.

¿Cómo inició su gusto por la música?

Mi papá no era músico, pero sí melómano, y muy amante de la música colombiana. Tenía una extensa colección de discos, en mi casa siempre se escuchaba música cuando estaba mi papá, y desde entonces siempre estuvo presente. Pero de niño no era tan amante de la música, era más del fútbol, todo cambió cuando vi el video de ‘One’, la canción de ‘Metallica’. Desde ahí en adelante yo quise ser así y hacer eso.

¿Por qué le gustaba más el futbol que la música?

Mi papá me llevaba a ver futbol, a Nacional específicamente, pero a mí no me importaban los equipos, yo era hincha de los arqueros, y en esa época el América tenía de arquero a quien fue mi ídolo de infancia, Julio César Falcioni. Yo solo quería saber de Falcioni.

¿Y por qué es hincha del DIM, si su papá lo llevaba a ver a Nacional?

Curiosamente toda mi familia es de Nacional, pero cuando crezco, en San Javier, tenía un amigo que era mayor que nosotros, entrenador y muy hincha del Medellín. Ahí empezó el gusto, después de verlo en la cancha me gustó la hinchada, el ambiente y todo ese folclore que envuelve al equipo fue lo que lo atrapó.

Me identifiqué con esa ideología de ser el equipo del pueblo que, a pesar de no ser el un equipo tan ganador históricamente, creo que es más lo que ha perdido que lo que ha ganado, pero el Medellín tiene una mística espacial más allá del ganar o perder. Porque si fuera por títulos o logros evidentemente no sería hincha de este equipo.

Volviendo a la música, ¿Cuáles fueron sus primeras bandas y dónde inició tocando?

Primero toqué en el colegio Calasanz de Medellín, donde conocí a ‘Pipe’, el baterista de Tr3s de Corazón, y con él hubo esa química desde el inicio. Después estuve en algunas bandas emergentes de la ciudad como ‘La prole’ y ‘Los insectos’ y ya en el 2001, formamos Tr3s de Corazón.

¿Para usted qué es lo más valioso de ser artista?

Ser artista es un privilegio, no por el redito económico, los beneficios que trae ser reconocido o famoso, sino porque he podido realizar lo que me gusta hacer. He tocado la música que me gusta, con las personas que quiero, mientras conozco lugares y construyo experiencias importantes.

¿Considera que su carrera artística ha sido exitosa?

Saber qué es lo que uno quiere hacer en la vida es la base para saber si se ha sido exitoso. Cuando uno es artista, médico, futbolista, o lo que fuese, el éxito no se va a medir por el dinero que se obtiene sino por la retribución emocional que uno recibe al hacer esto.

El dinero, al final es algo externo, que va y viene en las personas, en cambio el bienestar y la felicidad son algo fundamental en la vida humana y realizar diariamente algo que me permite ser feliz es algo para agradecer.

¿Cree que ha cumplido sus sueños como músico?

Creo que sí, o sea yo de joven tenía el sueño de tener una banda y tocar en Wembley, y no lo hemos hecho. Pero creo que sí he tenido una trayectoria musical importante. He tocado en Europa, México, Argentina, Uruguay, Brasil, Estados Unidos entre otros lugares. Creo que sí he cumplido muchos sueños, pero también creo que faltan muchos más.

¿Para usted qué es Tr3s de Corazón?

Somos una familia, llevamos muchísimos años juntos. Con Pipe, el baterista, somos amigos desde el 85, estudiamos todo el colegio y más que amigos somos familia. A Jorge, que es mayor que nosotros, lo conocimos cuando estábamos en el colegio, Julio entró cuando la banda ya existía.

Hemos logrado mantener la banda unida como una familia. Una identidad, un lenguaje que a la gente le gusta. Lo más valioso se la amistad y el cariño más allá de la banda. No es sencillo tener una banda de rock, y con el tipo de música que nosotros hacemos es doblemente difícil (…) Con ellos he aprendido mucho y conocido de la vida, me encuentro agradecido con la vida por hacer lo que me gusta.

¿Cómo ve a la banda hoy en día, después de casi 20 años?

Después de 20 años no pienso en si valió la pena o no. Claramente creo que lo valió. Pero más allá de que hay sueños gigantes como que nunca hemos ganado un Grammy, pero no por eso creo que no hayamos triunfado. El año pasado cuando sacamos nuestro más reciente disco, en plena pandemia, yo sentí que nuestra carrera recién inició. En ese disco pudimos hacer nuestro mejor Tr3s de Corazón. Todos los discos tienen una búsqueda y un momento, pero creo que en este pudimos redondear una identidad, además por el momento tan difícil que estamos viviendo aún, hace que sea un disco especial.

 

¿De qué manera ha afectado la pandemia a Tr3s de Corazón?

Estamos a la expectativa de lo que va a pasar con los conciertos, es difícil para la música ya que ha sido uno de los sectores más golpeados debido a que los artistas vivimos es del público, de los conciertos y de las presentaciones. Pero las aglomeraciones son impensables en este momento. El último disco ha tenido buena acogida en la gente, pero no pudimos ir a tocar todavía entonces es difícil saber que tan bueno es el producto, o si gustó como nosotros queríamos porque no hay festivales y por ende tampoco formas de llevar nuestra música a nueva gente.

¿Cuál cree que es el mejor momento que vivió con Tr3s de corazón?

Nosotros hemos podido ‘Telonearles’ a grandes bandas como ‘Ataque77’, ‘Dos minutos’, ‘Cadena perpetua’, ‘Jauría’ en diferentes países. Pero en Sao Paulo, Brasil, hicimos un concierto con ‘88 Não’ y fue muy especial porque era un país en donde no nos conocían. Nosotros llegamos con cero expectativas y cuando iniciamos a gente tenía mucha energía, y fue espectacular. A pesar de no saberse las canciones ellos se aprendían los coros, y los gritaban. Ese concierto siempre lo recordamos como la mejor experiencia con la banda.