Rafael López y su comedia, para reflexionar además de reír

Jueves, 20 Mayo 2021 07:56
Escrito por

Siempre buscando dejar algo más que una sonrisa, Rafael López es uno de los comediantes más reconocidos de la capital. Junto a él y a personas cercanas de su entorno, pudimos conocer más acerca de quién es desde nuestro medio digital, Plaza Capital. Cuentero, comediante, filósofo, profesor, y sobretodo, humano. Parece que en la vida se pueden hacer muchas cosas y no morir en el intento, así como lo ha hecho `Rafa`, un tipo múltiple, como él mismo se define.

||||||| ||||||| Foto: Instagram (@rafadedospatas)|Foto: Instagram (@rafadedospatas)|Foto: Instagram (@rafadedospatas)|Foto: Instagram (@rafadedospatas)|Foto: Instagram (@rafadedospatas)|||
372

Nacido el 22 de marzo de 1980 en Bogotá, Rafael Ernesto López Ruíz es un comediante, que también se considera como un rolo sin cultura cachaca, pues Carlos, su papá, es de Sasaima, y Margarita, su mamá, de Medellín. El hermano de en medio, entre Pilar (cuatro años mayor) y Lina (dos años menor), es una persona con el alma pura, siempre dispuesta a brindarle ayuda y enseñanzas a los demás, con mucha vocación por transmitir sus conocimientos. Así lo relataron sus amigos Ana Dávila, cuentera, y Jorge Sánchez ´Cúcuta´, cuentero y comediante, que conocen a ´Rafa´ hace muchos años y tienen experiencia de sobra para describirlo.

Tener un impacto en la voz, poder manejar el escenario a placer y ser el centro de atención allí, siempre han sido sus virtudes a la hora de encarar el show. Rafael relató cómo siente que siempre tuvo el “bichito” por entretener a los demás. Hasta inconscientemente, pues recuerda cuando su profesora de preescolar le contó que cuando tenía cinco años, le pedía permiso para pasar al frente del salón y contarles chistes a sus compañeros. Tiempo después, la vida de ´Rafa´ tomó un giro inesperado, pues en 5º, unas situaciones ajenas a su voluntad lo hicieron dejar el Colegio de La Salle, para pasar al Colegio de la Universidad Nacional, un hecho que él considera como un punto de quiebre en su vida.

Siempre cree que fue el destino, el que lo llevó a vivir todas estas situaciones, que se desencadenaron una tras otra, que le permitieron formarse, vivir y descubrir cosas que lo ayudaron a ser quien es actualmente. Volviendo a su etapa en el colegio, rememoró cuando en 8º llevaron a un cuentero a su institución, y quedó maravillado con este arte. “Me encantó lo que él hacía, me pareció sorprendente. Óscar Corredor se llama, un excelente cuentero”, recordó sonriente. Asimismo, comentó acerca de sus comienzos como cuentero en el colegio: “Cuando estaba en 11º, ese año a la profesora de Español se le ocurrió hacer un Centro Literario. Esto incluía diversos personajes, como el que tenía que contar un chiste o un cuento, entonces yo conté un cuento del autor colombiano Marco Tulio Aguilera, sobre un rinoceronte que se enamoraba de un helicóptero y que terminaba intimando con él. Me gustó mucho a mí, le gustó tanto a los demás, que yo fui el único del curso que pasó dos veces. Después estuve en todos los eventos que se organizaban ese año haciendo algo, en el Día del Profesor, el Día de la Madre, entre otros”:

Cuando se graduó,´Rafa´ tenía claro que quería hacer algo diferente, que lo suyo era el mundo artístico. Inició estudiando Ingeniería Mecánica, pero de entrada supo que lo hacía por tener un paracaídas, por si la comedia no funcionaba. Pero, no recuerda si fue en un sueño o consumiendo algún tipo de sustancia, tuvo una visión donde el paracaídas no se abría y tampoco le dejaba extender sus alas. Por eso, decidió cambiarse a Filosofía, todo en la Universidad Nacional. Allí se graduó y especializó, incluso fue durante mucho tiempo el director del grupo de cuentería. Antes, también tuvo la experiencia de ejercer una de sus vocaciones, fue profesor. Dictando algunas clases afines a las Ciencias Humanas en un par de instituciones educativas, ´Rafa´ recordó que dejó una huella en sus estudiantes, y que además, se desligó rápidamente de esta profesión ya que considera que es muy malagradecida.

Transformó sus cuentos en comedia, ya que siempre le ha gustado hacer reír a los demás. Recuerda también, que la primera vez que hizo stand-up, fue al show después de haber fumado con un amigo, y sin estar en sus cinco sentidos, explotó a carcajadas el lugar. Sintió una adrenalina tal, que desde ese momento, ocurrido hace más de una década, decidió dedicarse de lleno a ser comediante. Todos estos años, su humor se ha basado en hacerle pensar a los espectadores, que si está bien reírse o no, generar esa polémica entre si se están divirtiendo o se están burlando del humor negro. Incluso, como una forma amable de decir verdades que duelen, pues entre los muchos temas que ´Rafa´ utiliza para sus rutinas, destacan la política, la religión, el sexo, entre otras cosas, que lo hacen ser un fuerte centro de atención para personas entre los 20 y 40 años, que son su público estelar.

Hoy, después de cientos de shows, un sinfín de experiencias nuevas e importantes para su carrera, como salir en Comedy Central o realizar muchas funciones junto a colegas y amigos, incluso los lunes disfruta de un nuevo formato hecho por él, llamado “Toma tu tomate”, disponible en vivo a través de YouTube, y un espacio que no solo es para reír, sino para ver que la pasión de Rafa continúa intacta. ´Rafa' sigue siendo la misma persona tranquila, optimista, desordenada y desaplicada que él dice ser. Pero también, es ese mentor, como en el caso de su amigo ´Cúcuta´, o ese flaco, alto, "barbudo", que brinda un apoyo incondicional, como con Ana. A pesar de las dificultades que se le pueden presentar en la vida, siempre afrontará estas adversidades buscando reírse de ellas, porque para ´Rafa´, en los momentos malos, siempre hay alguien que estará peor…