Julieth González Therán, de Colombia a Alemania buscando una carrera soñada

Domingo, 02 Mayo 2021 17:20
Escrito por

A lo largo de casi cinco años en tierras alemanas, entre Berlín y Colonia, esta periodista colombiana logró ganarse un lugar en la Deustche Welle exitosamente. Habló con Plaza Capital y contó valiosas experiencias de su trayectoria profesional. Nacida en Barranquilla el 19 de agosto de 1991, Julieth González Therán es una periodista de 29 años. Hija de Gabriel González, un ingeniero electrónico y Jasmina Therán, directiva de un banco, es la mayor de cuatro hermanos. Desde muy pequeña se interesó en los deportes, principalmente por la Fórmula 1 en la época de Juan Pablo Montoya y por el fútbol, deporte que también practicó y soñó con jugar a nivel profesional. Pero, como nunca vio una futbolista profesional en Colombia, el mundo de la televisión le llamaba más la atención.

|Julieth junto a su familia.|Julieth en su etapa universitaria.|Julieth cubriendo la Maratón de Berllín en 2016 .|Julieth cubriendo la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019||En la DW.||| |Julieth junto a su familia.|Julieth en su etapa universitaria.|Julieth cubriendo la Maratón de Berllín en 2016 .|Julieth cubriendo la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019||En la DW.||| Foto: Instagram (@juliethgonzaleztheran)|Foto: Archivo Julieth González Therán|Foto: Archivo Julieth González Therán|Foto: Instagram (@juliethgonzaleztheran)|Foto: Instagram (@juliethgonzaleztheran)|Foto: Instagram (@juliethgonzaleztheran)|Foto: Instagram
522

Transcurrió su infancia y parte de su adolescencia en su ciudad natal, ya que tiempo después su familia y ella se trasladaron a Cartagena, donde terminó el colegio y empezó sus estudios universitarios en la Universidad Tecnológica de Bolívar.

De las matemáticas a su gran pasión

Julieth empezó a estudiar Ingeniería Mecatrónica, debido a que su papá tenía la ilusión de que su empresa fuera manejada por la hija mayor. Sin embargo, Julieth tenía otros planes. A pesar de que llegó casi hasta quinto semestre, y completó un tiempo considerable estudiando esta carrera, ya que también le iba bien con las matemáticas, decidió dejarla y buscar ser feliz con su verdadera pasión, el periodismo.

“Desde antes de ingresar a la Universidad, ya tenía la vocación para estudiar Comunicación Social y Periodismo. Cuando estudiaba Ingeniería frecuentaba con los de Comunicación. Todo bien con las matemáticas pero quiero llevar a cabo mi pasión”, recordó. También, recuerda la impresión que tuvieron sus padres ante el cambio de carrera dijo: “Para mi papá fue el fin del mundo y decía que el periodismo no me iba a dar nada económicamente. Al ser la mayor, él tenía la ilusión de que la empresa la manejara yo y por eso me preguntó la razón por la cual quería hacerlo, y le dije: “porque quiero ser la mejor”. Por otro lado, mi mamá me apoyó pero también le surgieron muchas incógnitas con respeto a qué funciones podría realizar para llegar a trabajar en televisión u otra cosa”:

Empezando en su nueva carrera, Julieth entró a un semillero de radio, que poco tiempo después se transformó en una de sus primeras experiencias profesionales, dando sus primeros pasos como estudiante en Colmundo Radio, realizando el programa diario “Tiempo de Juego” junto a varios compañeros.

Hacia 2013, González empezó a hacer parte de algunas transmisiones radiales de fútbol como comentarista del Real Cartagena. En el equipo de la Ciudad Amurallada, conoció a algunas personas del club y empezó a asistir a entrenamientos. Todo esto, la llevó a ser contratada por una empresa, para hacer la parte de marketing del club, desarrolló la página web e incluso, una estrategia de comunicación para el conjunto heroico, que era sumamente innovadora para la época. Duró allí hasta que finalizó sus estudios universitarios.

Un único sueño y objetivo, desempeñarse en “Deustchland”

Después de graduarse, Julieth se fue a Bogotá para realizar un curso vacacional en la Universidad de La Sabana con Ricardo Alfonso, sobre televisión. Gracias a una de sus compañeras, consiguió el contacto para presentarse y trabajar con Rafael Poveda como freelancer en la parte de deportes de su agencia, realizando algunas cosas para NBC y también, para el programa Testigo Directo.

Su gusto por el fútbol, y en especial la Bundesliga y el fútbol alemán, la llevó a buscar la oportunidad de realizar prácticas en territorio germano. Se presentó a varios clubes como practicante, envió un sinfín de solicitudes, incluida la de DW que tanto quería. No solo fue el fútbol, también lo que averiguó sobre las oportunidades laborales y de vida en Alemania, la cautivó aún más para que esa fuera su primera y única opción fuera de Colombia. Empezó a estudiar el idioma y a familiarizarse con muchas cosas germanas sin haber pisado su territorio alguna vez.

A principios de 2016, Julieth había conseguido la práctica de sus sueños en la DW, pero, ¿por qué Alemania y no otro país? Para Julieth la respuesta siempre fue muy simple, “el fútbol y la cantidad de oportunidades. Alemania es un país donde uno puede estudiar, hay trabajo y todo es diferente”. La decisión de irse no fue complicada para Julieth: “No lo pensé, yo me quería ir y no me dolió, lo tomé como una super experiencia que disfruté. Obvio me quise devolver al llegar, estaba en un apartamento compartido con universitarios, super fríos y que no te reciben bien como en Colombia”, comentó.

Empezó sus pasantías en Alemania en septiembre de 2016, las cuales duraron tres meses y fueron en alemán, lo que Julieth afirma que le ayudó enormemente con su adaptación y con entender cómo funciona todo allí. Por ejemplo, los trámites dentro de un medio para realizar alguna entrevista o reportaje, la organización anticipada y el desarrollo de diferentes proyectos informativos.

“Al principio me pagaron como a una periodista normal, podía llegar a la hora que quisiera, pero esta oportunidad era para hacerlo bien. Estaba trabajando desde las 7:00 a.m. hasta las 11:00 p.m., aprendiendo alemán, siendo autodidacta con el idioma, viendo cómo redactaban, leyendo, escribiendo y concentrándome en aprender el lenguaje con agilidad”, recuerda sobre sus inicios en la DW.

El ritmo de trabajo era distinto cuenta, a veces debía estar ayudando en el noticiero, viendo cómo se manejaba todo, “es bastante distinto a lo que se hace todo en Colombia, la organización, la estructura, incluso escribir un mensaje para un magazine, algo más trabajado, masticado, todo era un mundo nuevo para mí, ver como procedían los colegas para pedir una entrevista y eso”.

En 2017, tras finalizar sus pasantías en la DW, regresó a Colombia. Hizo un casting en RED+ Noticias, mientras que cubrió la Cumbre de Las Américas con RTVC, y esperaba una nueva oportunidad en Alemania. Regresó al viejo continente, y empezó a combinar viajes de cubrimientos de su bolsillo y algunas notas como freelancer que le sirvieron para sumar aún más experiencia. Desde que ingresó nuevamente a la DW, también fue freelancer de ESPN, lo que le ayudó a cumplir otro de sus sueños: viajar por el mundo ejerciendo su pasión.

Experiencias mundiales

Julieth tuvo la oportunidad de asistir a dos Copa Mundiales de la FIFA, la primera en Rusia 2018, cuando además de acumular experiencias, demostró que podía realizar transmisiones con el celular y otras herramientas de forma independiente, que se incorporaron recientemente debido a la pandemia. También, estuvo presente en el Mundial Femenino de Francia 2019, como enviada especial de la DW, con acceso a entrevistas exclusivas con jugadoras teutonas, a quienes entrevistó en alemán, dando un enorme paso en su carrera dentro del periodismo deportivo.

Hoy, a pesar de todos los obstáculos que se pueden presentar durante el camino, Julieth cumple sueño más allá del fútbol. En la DW todos los días no hay cosas de su deporte favorito, pero sí hay muchas otras culturales, políticas, de salud, ecológicos y hasta más, que considera la han enriquecido como una periodista integral. “Soy locutora, traductora y productora de todo el contenido que hacemos, más que todo en las redes sociales. En la DW toda la gente debe hacer un montón de cosas y ser multitarea”, afirmó con orgullo. De todo hay algo para rescatar, y lo positivo de esta situación de la pandemia para Julieth ha sido descubrir otras facetas que le faltaban por explorar.

Últimamente, además de su trabajo, está aprendiendo a narrar, estudia para ser entrenadora de fútbol, se mudó de Berlín a Colonia, se dedica a algunos negocios digitales y también ayuda a que jóvenes soñadores como lo fue ella en su momento, encuentren una oportunidad en Alemania o puedan mejorar su trabajo a través de las redes sociales. También recalcó lo agradecida que está con la Deustche Welle por haber confiado en ella para ser el rostro de los deportes, en un país donde las personas que salen en televisión son en su mayoría más viejas que jóvenes. Esta es la historia de Julieth, una soñadora que salió del Caribe para el mundo.