Don't panic, it's time for emotions

Sábado, 25 Abril 2020 21:31

La palabra cuarentena hoy en día produce cientos de sentimientos entre las personas, entre ellos se encuentra la alegría, tristeza, emoción y ansiedad. Por lo anterior, quise retratar cada una de las emociones que por 10 días yo sentía al estar dentro de mi casa cumpliendo unas obligaciones y dejando de lado el contacto humano, al que estaba acostumbrado anteriormente.

 

Emociones de cuarentena en un solo mural||| Emociones de cuarentena en un solo mural||| Santiago Mayorga Colmenares|||
3110

El primer día pude sentirme abrumado por la situación de mi país, ya que amo con mi corazón a Colombia y como politólogo y periodista en formación he decidido entregarle todo a él; por ello, realicé la primer fotografía denominada “Don’t Panic” para darle a la ciudadanía colombiana un poco de tranquilidad frente a esta coyuntura. Igualmente, el viernes, al segundo día de esta fotogalería, quise retratar el amor y la relación existente entre el ser humano y su mascota en un momento como este, reafirmando que los compañeros de cuatro patas que están junto a nosotros día a día son parte de nuestra familia; dado ello, Martín Elías, un pug de cuatro años, me acompañó en la fotografía para dar a conocer nuestra relación de amigos, confidentes y hermanos.

Al tercer día, mientras me encontraba analizando las actividades que se pueden realizar en casa, descubrí una forma de tomar fotografías con imágenes neón, lo cual me llamó la atención y me pareció el perfecto escenario para mostrar la alegría que sentía aquel instante por estar en mi casa junto con mi familia. Asimismo, para el cuarto día mi cuerpo pedía tranquilidad y deseaba descansar después de haber llevado a cabo distintas actividades académicas, por lo que me senté junto a la chimenea y con el calor de esta empecé a leer un libro que hablaba sobre la paz de Colombia.

Al continuar los días encontré el gusto por la comodidad y la lectura, pasando momentos fríos en donde la pijama era la mejor compañía y los libros que tenía guardados se volvían los protagonistas. De esta forma, llegué al octavo día, en el que recordé ocasiones del año pasado cuando asistí a la sede oficial de las Naciones Unidas en Nueva York, por lo que quise hacerle un honor a esta organización que lucha por mantener a las sociedades de todo el mundo en paz y con salud en momentos de cuarentena.

En los dos días siguientes surgieron en mí dudas frente a qué vestimenta utilizar, ya que descubrí muchas prendas que no sabía que estaban en mi closet; como también, sentí en mí una alegría interior por tener la vida y encontrarme bien de salud junto a mi familia, mostrando ello por medio de una fotografía con bastantes colores neón. Finalmente, pude conocer actividades dentro de mi hogar que llaman en mí la atención y que anteriormente no creía poder realizar; a su vez, entendí las múltiples emociones que se pueden sentir con el paso de los días esperando que toda la situación sanitaria se solucione.

 

¡FUERZA COLOMBIA!