Mauricio Puentes: tras los reflectores y el telón

Martes, 16 Mayo 2017 12:45

El actor de la novela Alias JJ habló para Plaza Capital acerca de su vida y sus proyectos 

 

||| ||| |||
967

La vida y el teatro traen comedia y tragedia, y no hay quien pueda expresar con mayor claridad la dulzura y amargura de cada momento que el actor Mauricio Puentes. Nacido en una familia emprendedora el 13 de mayo de 1973, donde aprendió sobre la fuerza de la unión, luego de que su madre abandonara a su familia, su padre Enrique Puentes encontró nuevamente el amor en Alma, quien para Mauricio es más que una madre, comenzó la historia del actor que es hoy en día.

 

Conocido como actor, productor de teatro y cine, director y profesor de dirección en la Escuela Nacional de Cine, con más de treinta años de experiencia en el campo, Mauricio se ha caracterizado por ser un actor diverso que busca por medio de sus experiencias contar una historia.

 

¿Qué significado ha tenido el arte para ti?

El arte es la manera de desenmascarar a la sociedad, es la herramienta que el ser humano utiliza para llevar lo más profundo de una emoción o pensamiento al público. Como actor mi arte es parte esencial no solo de mi vida como parte de lo que hago, pero simboliza quien soy en muchos aspectos y expresa todo aquello que con palabras no es suficiente expresar. Al interpretar un personaje logro conocer otra faceta no solo de a quien represento si no de mí mismo dentro de cada uno.

 

¿Cómo nació tu pasión por el teatro?

Siempre tuve sueños y pesadillas con cuerdas y telas que me perturbaban hasta que comprendí cuál era el camino de mi vida, la actuación. El escenario me llamaba desde muy pequeño y simbolizaba todo aquello que quería ser. Fue un amor que con el tiempo y la dedicación fue creciendo hasta ser mi carrera hoy en día

 

¿Qué buscas a la hora de interpretar un personaje?

Busco la libertad actoral y la profundidad humana en cada personaje. Mi objetivo es interpretar personajes polémicos, admito que tengo un gusto por aquellos que generan controversia. Pretendo capturar la esencia aquel a quien interpreto, no solo al representar un personaje sino convertirme en él, moldear quien soy hacia el y darle vida en la pantalla o el escenario.

 

¿Cómo tomo tu familia tu decisión de dedicarte a la actuación?

Con mi familia aprendí el oficio que hasta hoy día me ha dado trabajo en los momentos más difíciles, la mecánica de motocicletas ya que para mi padre “ser artista es no saber hacer nada”, por lo que para él fue una decepción en un principio que decidiera no seguir sus pasos. Así que para demostrarle que mi conocimiento iba más haya del teatro estudie ingeniería mecánica hasta darle el cartón que tanto necesitaba para probar ante sus ojos que no era un vago, ni hacia esto por no tener conocimientos en ningún otra área.

 

¿Qué opina tu familia con respecto a tus proyectos hoy en día?

Cuando obtengo un papel o comienzo un nuevo proyecto mi señora madre es la más emocionada, es feliz contándole a las personas los logros de su niño, como me ha dicho toda la vida, mi padre no es mi mayor fanático aun en cuanto a esto, pero no existe ninguno de mis proyectos que no haya visto completo. En el caso de mi hermano, él fue mi motivación durante años para trabajar duro y conseguir lo que deseaba, con el fin de mostrarle que todo es posible. 

 

¿Cuál ha sido el momento más duro en tu carrera?

Mi vida siempre fue encaminada a encontrar una razón de ser y en ella estaba la búsqueda de mí mismo a través del teatro. Viví durante años con una inquietud espiritual que me hizo pensar que había hecho para que Dios me castigase. Cuando tenía 20 años y me sentía en el mejor momento de mí vida y mi carrera estaba despegando, fue una caída en picada cuando unos meses antes de cumplir 21 fui desahuciado debido a un problema respiratorio severo.

 

¿Qué lección te ha brindado esta experiencia para la vida?

Esto me enseño a disfrutar cada segundo y aunque suene como un cliché a vivir la vida como si fuera el último día, hoy es que cualquiera puede ser mi ultimo día pues hace poco fui desahuciado por segunda vez, en este momento estoy a la espera de que Dios diga cuando mi camino en este mundo ha acabado. Por eso es que decidí tomar cada oportunidad actoral que me fuera ofrecida, aprovechar cada momento en familia y permitir a alguien entrar a mi corazón, pues me enamore de una gran mujer que sabe que el tiempo puede ser corto o eterno pero que la amaré con toda mi alma.