Así es trabajar en Walt Disney World

Martes, 17 Mayo 2016 12:23

¿Alguna vez se ha preguntado cómo es trabajar en Disney? Le contamos cuáles son las opiniones de tres jóvenes que han vivido en carne propia cómo es trabajar  en el lugar “donde los sueños se hacen realidad”.

Disney World|||| Disney World|||| Por: Creative Commons||||
1785

¿Alguna vez se ha preguntado cómo es trabajar en Disney? Si lo ha hecho, seguramente querrá saber qué se siente hacer parte de la magia que habita en este reconocido complejo de entretenimiento. Por eso, le contamos cuáles son las opiniones de tres jóvenes que han vivido en carne propia cómo es trabajar  en el lugar “donde los sueños se hacen realidad”.

Una cara detrás del disfraz de Pluto

Brayan Ruzicka es un estadounidense de 26 años que hace parte del grupo de performers de los personajes de Disney. Consiguió el empleo luego de ganar una audición para interpretar a Pluto, uno de los mejores amigos de Mickey Mouse. Fue así como en el verano del 2015 empezó a caracterizar a este personaje en el pabellón Americano de EPCOT, el parque dedicado a la cultura internacional y a la tecnología. Actualmente, es miembro de tiempo completo del reparto de actores, y es una las caras detrás del perro más amable de Disney en otros parques como Magic Kingdom.

Al hablar de su empleo, no se refiere a sí mismo como un performer sino como “un amigo de Pluto”, pues en Disney no se les permite a los intérpretes de los personajes revelar directamente  que son ellos quienes usan los disfraces. Para Ruzicka, ser un amigo de Pluto es asombroso porque le ha permitido conocer personas de todo el mundo y de todas las edades “sin importar si tienes 6 o 60 años”. Él considera que “lo mejor de pasear con Pluto es poder hacer felices a las personas, hacerlas sonreír y permitirles olvidar todas las preocupaciones que tenían antes de sus vacaciones, pues a veces todo lo que alguien necesita es un abrazo de su personaje preferido”.

Este intérprete disfruta especialmente de las historias que escucha de los turistas, y cree que solo con hacer sonreír a una persona durante el día, su trabajo es valioso. A él nada le disgusta de ser un amigo de este personaje, por el contrario ama “hacer magia para la gente con Pluto, ya que todos los días son generalmente muy buenos”.

¿Cómo es trabajar en un pabellón de EPCOT?

Sebastián García es un comunicólogo de México D.F. En 2013 trabajó durante un año en el pabellón de su país que está ubicado en el parque tecnológico y cultural de Disney, EPCOT. Este pabellón  es una reproducción de una pirámide azteca que en el interior escenifica una noche en el pueblo de Guanajuato. Luego de graduarse de la universidad envió su hoja de vida a Disney, ellos lo contactaron y un año después, cuando había pasado todos los filtros del reclutamiento, obtuvo el empleo. Su trabajo consistía en ser mesero, entregar comida, recibir a los clientes y limpiar las mesas. Durante un semestre trabajó en el área de las comidas rápidas y, en el semestre posterior, en el restaurante mexicano.

Para García los turnos fueron extensos, los climas a lo largo del año fueron extremos y la cantidad de clientes era bastante grande. En temporada alta, cuando el parque recibe entre noventa mil y cien mil personas diarias, trabajaba aproximadamente 12 horas, seis días a la semana. Recuerda que debía estar especialmente pendiente de los botes de basura que debía estar sacando constantemente porque se llenaban cada cinco minutos, eso con una buena actitud y cuidando su higiene. Por eso, expresa que “muchos no aguantan, la gente cree que va a trabajar a Disney y todo es ¡wow!, pero la realidad es otra”.

Sin embargo, la experiencia le encantó, por lo cual dice: “este es uno de los mejores trabajos que he tenido en mi vida porque aunque parezca gracioso, ser mesero me dejó mucho, aprendí muchísimo, aprendí a dejar de ser tan distraído”. A esto agrega que económicamente el trabajo significó un beneficio pues podía ganar propinas de 130 dólares diarios en turnos de 5 horas.

En el tiempo que estuvo vinculado a Disney, vivió en uno de los cuatro complejos de apartamentos o housing’s  de la empresa, a quien los empleados deben pagar una renta por residir una vez llegan a trabajar a Orlando. El apartamento le es asignado al empleado internacional aleatoriamente y en él viven de 2 a 6 personas. Las residencias cuentan con piscina, una cancha de basketball, una de tennis, una de fútbol, mesas de ping pon, auditorio para eventos, una lavandería y una sala de computación. Adicionalmente, Disney facilita el transporte para llevarlos a hacer mercado y realizar actividades como fiestas en la piscina o bingos, en los cuales es posible ganar alimentos para ahorrar en comida. De su experiencia, García destaca que las fiestas eran increíbles, especialmente la fiesta de fin de año, que la empresa usualmente realiza para sus trabajadores en uno de los hoteles, y la fiesta de verano, que tiene lugar en uno de los parques acuáticos.

Esta experiencia le permitió conocer a amigos de todo el mundo, a quienes pudo visitar luego de volver a su país. Sebastián comenta que esos lazos que se crean son muy fuertes porque “trabajas, vives, duermes, vas a las fiestas, vas en el camión, te enamoras, te desenamoras, todo con las mismas personas”, por lo cual son difíciles las despedidas, “una mezcla entre los mejores y los peores sentimientos”.

Prácticas en un hotel de Disneyland París

Juan David Higuera estaba estudiando hotelería en la universidad SHMS (Swiss Hotel Management School) en Suiza. Su universidad había organizado una feria para conseguir prácticas, y a esta asistieron diferentes hoteles del mundo. Fue ahí donde este colombiano encontró la oportunidad para irse a Disney París como empleado, aplicó al puesto de la compañía y lo aceptaron. En 2013 estuvo seis meses realizando sus prácticas en el  hotel Disneyland París, el único hotel de Disney con 5 estrellas en la capital francesa. Ahí lo asignaron como mesero al lounge VIP, llamado Castle Club, que el hotel ofrece a los clientes de las suites, en donde servía snacks y bebidas como cocteles, té y café.

Durante ese tiempo estuvo viviendo en una residencia de Disney junto con 5 personas más. Juan David cuenta que, aunque debía compartir habitación, la casa era muy cómoda. Además, por ser practicante tenía ciertos privilegios como entradas gratis para los parques y el subsidio de la acomodación y el transporte. Otro beneficio era la comida pues en los backstages de los hoteles y parques había cantinas para empleados. Adicionalmente, podía acceder a diferentes restaurantes por precios bajos, por lo cual “puedes conseguir un almuerzo bueno por máximo dos euros”.

“La experiencia de trabajo me encantó, todo es muy organizado, hay muchos beneficios, fuera de eso aprendí francés, y estuve en un lugar multicultural, y el ambiente de trabajo fue muy chévere porque hay mucha gente joven y animada de todo el mundo”

No obstante, Juan David afirma que los horarios eran pesados porque “es un parque que no duerme, entonces de toca desde muy temprano hasta media noche, y en los hoteles más porque son 24 horas”. De todas formas, para él, en esta esta experiencia “son muchas más las cosas buenas que las negativas”.

¿Cómo podría yo trabajar en Disney?

En Latinoamérica, los jóvenes que hablan inglés fluido y tienen al menos 18 años pueden optar por este tipo de empleos en la Florida a través de los programas internacionales de intercambio que Disney promueve. Entre ellos están: el Academic Exchange Program, el Cultural Exchange Program y el Representative Program, los cuales ofrecen puestos como performer de personajes Disney, salvavidas o conserje. Además de trabajos en áreas como vestuario, cocina, alimentación y bebidas, mercancía, operaciones, y planeación de vacaciones.

Para aplicar al Academic Exchange Program es necesario pertenecer a una universidad que tenga convenio con Disney. En Colombia estas universidades son: la Universidad del Norte, la Universidad Autónoma de Occidente, Uniminuto, la Universidad Autónoma de Manizales, el Politécnico Grancolombiano, la Universidad Autónoma de Bucaramanga, la Universidad Tecnológica de Bolívar y la Universidad de Ibagué. En este tipo de intercambios, los estudiantes toman clases la mitad del día, con el fin de aprobar créditos que su respectiva universidad valida, y la otra mitad de la jornada trabajan en los parques u hoteles de Walt Disney World Resort.

El Cultural Exchange Program brinda la posibilidad de trabajar en el complejo de Disney durante las vacaciones. Sin embargo, para aplicar es necesario estar inscrito en una universidad acreditada y volver al país de origen a cursar al menos un semestre académico. También es posible aplicar después de que el aspirante se haya graduado. Actualmente, la empresa solo está reclutando personas de Canadá, Brasil, Hong Kong, Francia, México, Perú, Singapur, Tailandia, Turquía e Inglaterra.

Por último está el Cultural Representative Program,  en el cual el empleado trabaja siendo un representante de su país de origen. Este programa tiene duración de un año y solo aplica para personas originarias de los países que tienen pabellones en el parque EPCOT (Experimental Prototype of Tomorrow). Este intercambio busca crear experiencias de inmersión en dicho pabellones, por lo cual sólo pueden aplicar jóvenes que hayan nacido en Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Italia, Japón, México, Marruecos, Noruega, el Sudeste de Asia, África subsahariana  o Reino Unido.