Cine independiente: ¿un acto de fe en Bogotá?

Domingo, 14 Septiembre 2014 15:17

Del 5 al 7 de septiembre se llevó a cabo una muestra de lo que será el primer Festival de Cine independiente,  IndieBo. A propósito de su lanzamiento, Plaza Capital habló con  Juan Carvajal, fundador y co-creador del IndieBo sobre el evento. Además de analizar cómo se encuentra el cine independiente en Bogotá en cuanto a salas y distribuidores.

La idea de Cine Tonalá nace en México D.F, en la Colonia Roma. Tonalá significa “lugar por donde el sol sale”.||| La idea de Cine Tonalá nace en México D.F, en la Colonia Roma. Tonalá significa “lugar por donde el sol sale”.||| Foto: Diana Aldana|||
480

Información adicional

  • Coautor 1: Diana Aldana

El pasado 5 de septiembre se llevó cabo una muestra durante tres días de lo que será la primera edición del Festival de Cine Independiente de Bogotá (IndieBo), proyectado para julio de 2015. La programación incluye una selección de películas que han sido premiadas en algunos de los festivales de cine independiente más importantes alrededor del mundo.

Las salas de Cinema Paraíso, Cinemanía y la sala de Cine Colombia en la Avenida Chile serán las sedes de IndieBo. Su programación, en esta primera edición, contará con no sólo con la proyección de películas de este corte, sino que tendrá encuentros y eventos académicos con artistas para establecer un diálogo entre el público y los realizadores de cine. De esta manera los asistentes podrán ver en exclusiva cintas aclamadas por la crítica a nivel mundial.

Así que en julio de 2015 serán diez días en los que la capital tendrá una importante selección de documentales y cine de ficción. El festival tiene como objetivo principal el encuentro en torno al arte cinematográfico, además de consolidar el evento como uno de los más importantes en Latinoamérica.

Algunas de las películas seleccionadas para este abrebocas son: “Closed Curtain” de Kambuzia Partovi y Jafar Panahi del Festival de Cine de Berlín, “Frank” de Lenny Abrahamson y “God Help the Girl” de Stuart Murdoch, hacen parte  de la sección oficial del Festival de Sundanc, entre otras. Para ver la programación completa la puede consultar aquí.

Para el cineasta y líder de este proyecto, Salomón Simhon,  la razón principal de abrir un lugar como  Cine Tonalá es la necesidad de revivir las salas de cine de barrio y sobre todo darle difusión al cine independiente  y de autor: “En el país se está  generando una gran cantidad de cine alternativo, películas de realizadores locales participan y se proyectan en importantes festivales en todo el mundo, pero en el país no encuentran salas que quieran exhibirlas.  Nosotros queremos darle espacio a esas producciones y apoyar lo que se produce en el país; por ejemplo la película colombiana  “Tierra en la lengua” solo estuvo dos semanas en las salas de Cine Colombia, mientras que  aquí lleva dos meses y hasta el momento ha sido la más taquillera”.

Cine Tonalá cuenta con dos salas de exhibición: Tonalá y Kubrick. Su programación cuenta con películas que han participado en grandes festivales del mundo como Cannes, Berlín y  Toronto, para que el público bogotano pueda  tener acceso a buenas narrativas. Además en tan solo dos meses y medio de apertura este lugar ha  sido sede de importantes muestras y ciclos de cine como la Muestra de Cine Español, Ambulante, Alta Fidelidad o Bogoshorts.

“Los festivales logran atraer mucha gente interesada en temáticas específicas, así mismo ven las otras películas que se están ofertando en la cartelera regular y se animan a regresar” afirmó Simhon.

Además de contar con esta nueva sala, en Usaquén desde el 2004 funciona Cinema Paraíso,  una casa de producción y distribución especializada en películas de vanguardia. Para su fundador, Federico Mejía, el cine independiente debe contar unas instalaciones especiales para su proyección. “La gente quiere vivir el cine como una experiencia, por eso se debe ofrecer un lugar acogedor y diferente para disfrutar del buen cine” aseguró Mejía quien también ofrece dentro sus salas una carta de vinos, licores y comida gourmet.

Al igual que estos espacios, el cineclub de la Universidad Central, la Cinemateca Distrital, Cinemanía y Cine Colombia (Avenida Chile, Andino e Iserra  100) cuentan con títulos de cine  independiente dentro de sus programaciones. Además de ser sedes de importantes festivales, ciclos y muestras de cine en la ciudad.

DISTRIBUIDORES DE CINE INDEPENDIENTE

Cineplex y Babilla Ciné son dos distribuidoras nacionales de cine independiente que le han apostado  a este tipo de películas durante varios años, sin embargo María Paula Lorgia, asistente de programación de la Cinemateca Distritral, afirma que si bien en el país existe un público interesado en ver este tipo de películas hay un problema en cuanto a su distribución porque el  cine independiente no tiene una taquilla asegurada como otras películas comerciales.

 “Comprar los derechos de distribución de una cinta puede ser demasiado costoso para una distribuidora y tampoco existen suficientes  salas de exhibición dedicadas al cine independiente que estén en capacidad de comprar una copia”,  comentó Lorgia quien además reconoce que las películas alternativas por lo general  tienen poca afluencia de público y los exhibidores de los grandes teatros prefieren no tomar riesgos.

No obstante, para Simhon el problema va más allá y no sólo radica en los distribuidores y salas de exhibición, pues considera que el más grave de todos es que en Colombia no existe una formación de públicos interesados en cine independiente: “En Bogotá la gente está acostumbrada a comer de lo que se les ofrece, por ello debe existir una oferta en donde se pueda ofrecer otro tipo de narrativas diferentes. Hay gente que necesita consumir otro tipo de cine y lo está pidiendo y los festivales son los lugares perfectos para formar públicos”.

Para Mauricio Reina, columnista y crítico de cine, la escasa difusión del cine independiente en Colombia es el resultado de actitudes de distribuidores, exhibidores y público. “Entre los tres se configura una especie de círculo vicioso, porque el público no aprende a ver un cine distinto del de Hollywood si no lo conoce, no lo puede conocer si no se lo muestran, y los distribuidores y exhibidores no lo muestran porque la gente no quiere verlo. Ese círculo vicioso se ha roto un poco en los últimos años, con el surgimiento y/o consolidación de distribuidores y exhibidores de cine independiente”, afirmó Reina.

Así mismo considera que hace 10 años el panorama era mucho más desolador, ya que las películas independientes se estrenaban cada mes y ahora se estrenan cada viernes. Sin embargo, esos escasos estrenos abarcan no muchas pantallas o duran poco, porque exhibidores y distribuidores estiman que el público no responde suficientemente. Lo grave es que muchas veces los distribuidores y exhibidores no sólo subestiman al público, sino también a las películas. Teniendo en cuenta todo lo anterior, se puede concluir que mientras el público de cine comercial siga siendo mayor que el público de cine alternativo  o independiente las grandes distribuidoras y las salas de exhibición no se van a preocupar por mostrar otro tipo de narrativas en el país.

Lea  también en Plaza Capital

El cine en Colombia está despegando

Bogotá se encuentra con el cine francés

Audio: www.urosario.edu.co/Plaza-Capital/swf/otros_audios/