La lucha invisible

Domingo, 02 Septiembre 2018 19:50

Después de que la Consulta Anticorrupción no llegara al umbral, se está luchando para llevarla a cabo.

Claudia Lopéz durante su discurso el 26 de agosto, tras saber los resultados de la Consulta Anticorrupción. Crédito de la foto: David Goméz Acosta||| Claudia Lopéz durante su discurso el 26 de agosto, tras saber los resultados de la Consulta Anticorrupción. Crédito de la foto: David Goméz Acosta||| |||
703

No se puede negar que en Colombia la política está creando un panorama histórico, los eventos que han ocurrido a lo largo del 2018 lo demuestran. No es casualidad que sea la primera vez que la oposición logra obtener una mayoría minoritaria en el Congreso, tampoco que las pasadas elecciones presidenciales fueran las más votadas, ni mucho menos que una consulta popular alcanzara más de 11 millones de votos. Tal es el cambio, que se consiguió un diálogo entre la oposición y el gobierno para llegar a puntos en común.

El pasado miércoles, los promotores de la Consulta Anticorrupción y el líder del partido Farc Rodrigo Londoño, alias 'Timochenko', tuvieron una cita en el Palacio de Nariño con el presidente Iván Duque. En la reunión se habló sobre llevar al Congreso un paquete legislativo en contra de la corrupción en las que están incluidos los siete puntos de la Consulta. Sin embargo, el mismo Presidente afirmó que no estaba de acuerdo con bajar el salario de los congresistas, dado que estos montos son base para los sueldos de la rama judicial y de los funcionarios públicos.

Después de la reunión empezaron las críticas al Presidente por llevarla a cabo. Sin embargo, durante toda su campaña presidencial Duque promovió la creación de un Estado con “austeridad”. Además, la reunión se da después de que 11,6 millones de colombianos se movilizaran a las urnas para ejercer su derecho al voto, cifra que supera el número de personas que eligieron a Duque para la Presidencia.

La idea de llevar todas las propuestas al Congreso es un poco complicada, aunque tenga el apoyo del mismo Presidente. La mayoría de propuestas de la Consulta Anticorrupción fueron debatidas varias veces en el ente legislativo y ninguna fue aprobada. Siempre han existido problemas para darle vía libre a estos proyectos, ya sea por un carácter de inconstitucionalidad o por conveniencia política. Por ejemplo, la primera y séptima pregunta serían inconstitucionales al tener que cambiar la Constitución, además que son la reglamentación para la disminución del sueldo de los congresistas (y altos funcionarios del Estado) y para la limitación a tres del número de mandatos de los miembros del Congreso.

Solo falta esperar que las fuerzas en común de la oposición y el gobierno logren aclarar el camino en el Congreso para estas leyes. Es la primera vez que un hecho así lleva al gobierno y a la oposición a dialogar sobre los puntos en común que tengan sobre la corrupción. No basta que se hable de “luchar en contra de la corrupción”, hay que ir más allá. Fueron más de 11 millones de ciudadanos que lo exigen, de no haber sido así, no estaríamos hablando de esta lucha invisible.

(Vea también: Análisis electoral: 11 millones de colombianos se unen, pero no alcanzan el umbral)