Siria, el olvido de un conflicto que cumple una década y la nueva 'Ley César' implantada

Sábado, 20 Junio 2020 10:39

Siria acaba de entrar ya en su décimo año de guerra sumida en el más absoluto olvido. Invitamos en Plaza Capital a que nos escriba sobre Siria a Suzanne Zaura, nacida en Madrid pero de origen sirio, periodista, activista defensora de los Derechos Humanos de refugiados, que ha querido sumarse a nuestra llamada en el día mundial de los refugiados. Suzanne siempre ha defendido los derechos de las comunidades sirias desde España, sumándose a campañas humanitarias, manifestaciones sirias y envíos de ayuda que partían de Madrid hacia Siria. Agradecemos su colaboración por el 20 de junio con nosotros.

 

Refugiado en la frontera de Idomeni con el pelo rapado para evitar los piojos (Grecia, 2016)||| Refugiado en la frontera de Idomeni con el pelo rapado para evitar los piojos (Grecia, 2016)||| Fátima Martínez|||
970

Muchas son las peticiones, por parte de organizaciones no gubernamentales, exigiendo un cese el fuego de inmediato y el derrocamiento de un régimen dictatorial y, claramente, genocida. No es algo nuevo. El pueblo sirio anhela desde hace más de cuarenta años el fin de este gobierno y, por ende, el fin de las detenciones arbitrarias y asesinatos a los que han sido expuestos por tan solo intentar gozar de libertad.

Cabe recordar, sobre todo para esos movimientos de izquierda tan defensores de esta dictadura que, el mismo se impuso a través de un golpe de Estado perpetrado por el padre del actual presidente en 1971, dando lugar así a una de las primeras presidencias hereditarias del mundo árabe. Hasta la fecha, altos mandatarios de la comunidad internacional han decidido hacer caso omiso a estas peticiones proponiendo soluciones poco factibles como unas elecciones “democráticas” en las que estuviera presente el mismo Bashar al Assad o sanciones al gobierno que realmente nunca llegaron a producirse.

Un país subyugado a una perpetua dictadura cuya vía de supervivencia termina reduciéndose en la de convertirse en refugiado, ese tan detestado por el de fuera de sus fronteras.

Pero, ahora hablemos de una nueva e inesperada medida, la tan polémica “Ley César” recién instaurada en Siria. Una ley que lleva tiempo gestándose y que, de la mano de Donald Trump, acaba de dar a luz este 17 de junio de 2020 como medida necesaria que impone una serie de sanciones en condena a los crímenes de lesa humanidad que ha perpetrado el régimen y aliados sirios en todos estos años.

Una serie de medidas que ha generado recelo en una parte de la sociedad siria por el hecho de  creer que, al final, los realmente damnificados acabarán siendo, como siempre, ellos, pero que, por otra parte, es lo más mínimo que un régimen sanguinario podría recibir. Según el presidente de la Coalición Nacional (oposición siria) Anas  al Abde: "La Ley César para la Protección en Siria de 2019” está destinada a contrarrestar el régimen gobernante (de Bashar al Assad) en el país, las unidades de seguridad asociadas a este y los intereses de las personas e instituciones que apoyan sus crímenes”.

Aunque, como no, el mismo gobierno ha considerado estas medidas como una nueva forma de terrorismo aplicada por la administración de Trump declarando que “ Washington debe ser el "último" que hable de derechos humanos y predique valores, ya que son los que practican los mayores actos de odio de discriminación racial". Esta ley ha adoptado el nombre de “Ley César” por el seudónimo de un policía militar sirio que desertó y mostró a través de 55.000 fotografías, hechas por él, las imágenes de 11.000 personas asesinadas cuyos cuerpos mostraban signos claros de macabras torturas.

¿Será realmente ésta la medida decisiva para cambiar el rumbo de Siria, terminar con la guerra y ese olvido y comenzar con el auténtico y seguro retorno de los refugiados?

En el punto en el que se encuentra el país, más de 500.000 asesinados y cerca de 14 millones de personas refugiadas y desplazadas, no se podría saber si este tipo de injerencia estadounidense llevaría a la larga a otro tipo de caos, véase Afganistán o Iraq o, si finalmente daría la paz tan merecida en Siria.

Sólo les queda, probar.

Suzanne Zaura