Lo que debe tener en cuenta si deja su perro en manos de un paseador canino

Miércoles, 20 Octubre 2021 14:55
Escrito por

Alrededor de tres millones de personas en Bogotá tienen al menos un perro como mascota, por lo que la demanda hacia los paseadores y entrenadores caninos ha aumentado. Le contamos la regulación sobre su labor.

Luis Quintero tiene experiencia de más de quince años en el cuidado y adiestramiento canino.|Luis Quintero es paseador y entrenador canino certificado según normativa técnica y protocolo del servicio- NIVEL AVANZADO por el SENA.||| Luis Quintero tiene experiencia de más de quince años en el cuidado y adiestramiento canino.|Luis Quintero es paseador y entrenador canino certificado según normativa técnica y protocolo del servicio- NIVEL AVANZADO por el SENA.||| Ana María Peña|Ana María Peña|||
326

De lunes a viernes, Luis Quintero, de 54 años, se despierta desde las seis de la mañana, alista su bicicleta con todos los implementos que necesita para iniciar su jornada laboral en el barrio Santa Rita, ubicado en la localidad de Puente Aranda. Es paseador y entrenador canino con experiencia de más de 15 años en el cuidado y adiestramiento de perros.

Con traíllas, correas, una botella de agua y bolsas de basura, está listo para recoger a sus clientes del día. En esta ocasión se reúne con una juguetona criolla con cruce de Pastor Belga de tan solo un año de edad, a la que día de por medio se encarga de pasear, jugar y entrenar. 

La familia que decidió adoptar a Kira no se cuestionó si Luis Quintero estaba capacitado para ser el paseador de su mascota, y desconocía la existencia de una serie de regulaciones para las personas que ejercen esta profesión.

La normatividad nació gracias a la creciente demanda de los animales de compañía en la capital, que también ha incrementado la prestación del servicio de paseadores y entrenadores caninos. Esta actividad es de gran ayuda para los propietarios de las mascotas, que en ocasiones, debido a la falta de tiempo, no pueden brindarles la actividad física diaria que necesitan, y es por eso que este servicio es solicitado para el beneficio de los animales, promoviendo ejercicio físico, habilidades sociales y de esparcimiento.

Aunque en Colombia no es una actividad reconocida por la ley, sí hay una normativa nacional, y en especial en Bogotá, pues se han legislado cerca de 1905 acuerdos distritales para el tránsito y paseo de caninos en espacios públicos. 

El Instituto de Protección y Bienestar Animal (IDPYBA) es la institución encargada de regular y hacer cumplir las diferentes normativas y resoluciones sobre las acciones que deben aplicar los paseadores de perros al momento de realizar esta labor.

La encuesta de cultura ambiental del 2021, liderada por la Secretaría de Cultura y el IDPYBA, calculó que hay cerca de tres millones de personas en la capital que tienen al menos un perro como mascota de compañía.

Por eso es clave conocer las regulaciones que tienen los paseadores caninos, para evitar que estos animales sean víctimas de maltrato. Una de las medidas que se ha tomado en la búsqueda de la protección y el cuidado de los perros es la resolución 061 de 2019, donde se adopta el “protocolo de Paseadores Caninos”.

En este protocolo se presentan los lineamientos para la prestación de servicios como paseador canino, y algunas de sus exigencias son ser mayor de edad, contar con identificación distintiva del servicio prestado, ser respetuoso con todos los miembros de la comunidad, certificación y calificación para poder tratar de manera adecuada a los canes, así como el uso y conocimiento de protocolos de recibimiento y de entrega de la mascota al hogar.

La resolución 061 especifica que los paseadores deben cualificarse, actualizarse y certificarse permanentemente sobre las competencias laborales para ofrecer un servicio que cumpla con parámetros de Protección y Bienestar Animal. También deben asistir a jornadas de educación y sensibilización relacionadas con las Buenas Prácticas en Bienestar Animal dadas por el IDPYBA.

No obstante, aunque estas normas están estipuladas en esta resolución y en otras leyes, la realidad es que muy pocas personas están al tanto de estas regulaciones y no todos los paseadores caninos están calificados ni certificados para pasear y entrenar a los perros.

“No hay un número real ni un censo para saber cuántos paseadores certificados somos en la ciudad, porque las instituciones no se han preocupado realmente por conocer esta cifra, ni en la calificación de los paseadores y adiestradores caninos”, afirma Germán Gómez quien además de ser paseador y adiestrador canino con más de 30 años de experiencia, es uno de los miembros fundadores de la Asociación de Paseadores, Recreadores e Instructores Caninos del Sur (Apricans), junto con Luis Quintero.

Esta organización busca incentivar a aquellos paseadores que ignoran las normativas, para que se certifiquen y adquieran conocimientos para el buen manejo de los canes al momento de adiestrarlos o pasearlos.

Las campañas y propagandas de capacitaciones son fundamentales y es una de las exigencias en las que el IDPYBA hace énfasis, ya que en estos espacios se busca que las personas adquieran conciencia y estudios frente a protocolos de los animales, de etología canina, veterinaria, primeros auxilios y métodos de control y adiestramiento.

“Un mal manejo de los perros trae graves problemas y es por eso que se debe investigar y saber de ellos, no cualquiera debería poder sacarlos a pasearlos. Se necesita estudio para poder analizarlos antes, durante y después del paseo o entrenamiento”, comenta Ismael Alonso Roldán, quien fue parte del primer grupo certificado por el SENA como Paseador de perros según normativa técnica y protocolo del servicio en nivel avanzado en Bogotá.

Creen que es importante que los paseadores y entrenadores caninos tengan conocimientos de las razas de perros y sus comportamientos, para concientizar a los propietarios de los dueños frente a la tenencia responsable de estas mascotas. “Las personas deben conocer a sus perros y es importante brindar información, aconsejarlos y tener compromiso con los dueños y sus mascotas para instruirlos de manera adecuada en la crianza y cuidado de los caninos”, comenta Alejandra López quien también es paseadora y entrenadora certificada.

Paseadores como Germán Gómez, Luis Quintero, Alejandra López e Ismael Roldán resaltan su inconformidad sobre la inexperiencia y falta de conocimientos al momento de hacerse cargo de un perro. “Lamentablemente las normas están pero muy pocas veces se hacen cumplir”, comentó Quintero, y agregó que falta apoyo de entidades como el IDPYBA o la Policía para que realmente estén controlando y monitoreando la ciudad con el fin de regular y aplicar las resoluciones y el protocolo de paseadores para beneficio de los animales, sus propietarios y quienes brindan este servicio.

Es un trabajo conjunto el que se debe realizar para dar a conocer estas regulaciones. “Informarnos de las normas nos ayuda a realizar de mejor manera nuestra labor y a terminar con el estigma de que los paseadores y entrenadores caninos somos maltratadores y no hacemos un buen trabajo”, enfatizó Germán Gómez sobre la importancia de conocer las normas que el Distrito ha brindado para la protección de los canes.

Adicionalmente, Ismael Roldán y Alejandra López sostuvieron que es necesario un trabajo en conjunto con los propietarios, las instituciones y los paseadores para que se incentive el conocer sobre la regulación vigente hacía esta labor y exigirle a los paseadores cumplirlas.

Comprender los lineamientos técnicos sobre este tipo de servicios para los caninos es crucial y beneficia a toda la comunidad. Sobre todo a estos ciudadanos de cuatro patas.