Eco-TransMi: remunerar, reciclar y pagar

Miércoles, 22 Mayo 2019 22:37

Cambiar envases plásticos o latas por dinero canjeable en pasajes de transporte público es una modalidad de sostenibilidad ecológica. Pero, ¿qué sucede cuando se emplea esta alternativa en Bogotá?

Eco-Transmi en el Portal Tunal.|Eco-TransMi en el Portal de las Américas.||| Eco-Transmi en el Portal Tunal.|Eco-TransMi en el Portal de las Américas.||| Camila Moreno|Camila Moreno|||
208

Johanna Báez, de 50 años, y Juliana Rojas, de 45, viven en el barrio Bosa Recreo y durante una semana recolectaron diariamente una botella plástica para pagar parte del pasaje de Transmilenio. Ellas llegaron a las 3:00 de la tarde al Portal de las Américas, con ocho botellas plásticas las cuales son recibidas por una funcionaria de Eco-Box, empresa que proporciona las máquinas de Eco-TransMi. Por cada dos botellas plásticas o latas se agregan 50 pesos a la tarjeta TuLlave. Con ocho botellas se lograron ahorran 200 pesos del total del pasaje y solamente tendrían que pagar 2.200.

La máquina de reciclaje, proporcionada por Eco-Box, es un cubículo de color rojo que únicamente recoge y acumula los envases. En la carcasa de esta se lee: Re-Cicla/Carga y a continuación sus instrucciones: 1. presiona empezar, 2. introduce los envases, 3. recibe tu recarga.

“Vimos esta máquina como la semana pasada y queríamos usarla porque nos parece chévere hacer algo para reciclar, aunque sea poco lo que den”, dice Johanna Báez, mientras hace la fila para cargar los 2.200 que le hacen falta para el pasaje. Desde el mes de febrero el sistema de transporte Transmilenio implementó los cubículos de reciclaje, en el Portal del Sur, Tunal, Usme, Américas y en la estación Paraíso (Transmicable), como un plan piloto.

La alternativa ecológica de Transmilenio Eco-TransMi tiene como objetivo ayudar al medio ambiente por medio del reciclaje de materiales como el plástico transparente y aluminio de las latas. Al tiempo le permite a los usuarios canjear los envases por recargas de dinero en la tarjeta TuLlave.

Plaza Capital realizo un análisis de este proyecto y a continuación presenta los pros y contras que tiene esta iniciativa.

 

En el Portal de las Américas

Valentina González, una funcionaria de la empresa de reciclaje Eco-Box, afirma que desde que se implementó la cápsula, el 22 de febrero en el Portal Américas, van hasta 20 personas a usarla diariamente.

“Ya hay clientes frecuentes que traen hasta 50 botellas, ayudan a reciclar y completan lo de su pasaje”, dice la funcionaria. Por ello, declara que el incentivo en el pasaje es muchas veces lo que atrae a las personas a depositar los envases.

Según datos de la ONG Greenpeace, cada colombiano consumió 24 kilos de plástico de uso único, como botellas y pitillos en el año 2018. La alternativa Eco-TransMi ofrece reciclar en espacios como las estaciones de un sistema de transporte para ayudar al medio ambiente.

En el Portal Américas por día se recolectan desde 300 envases hasta 800, los cuales son usados para hacer hilo PET, que se emplea para hacer ropa. La reutilización de estos elementos es el tercer pro del plan Eco-TransMi.

La alternativa ecológica espera extender estos beneficios a otras estaciones, pues según Valentina González, se instalarán próximamente estas máquinas en el Portal Suba y Norte. “Se espera que al finalizar el año hayan de estas cápsulas en todas las estaciones y portales”, declaró la funcionaria.

 

Tenga en cuenta que

En el mes de febrero, Transmilenio realizó una modificación en el precio del pasaje, pasando de 2.300 a 2.400. Según la alternativa Eco-TransMi, cada dos botellas son canjeables a 50 pesos en la tarjeta TuLlave. Por lo tanto, los usuarios que deseen pagar todo un pasaje con esta modalidad tendrán que ingresar a la máquina 96 botellas o latas. Según las reglas escritas en la máquina, es posible agregar de 2 a 100 botellas por persona, es por ello que no es posible recargar más de un pasaje en el cubículo.

Un punto a tener en cuenta al reciclar con esta máquina es que solo se pueden ingresar botellas plásticas transparentes, porque esta es la característica necesaria para realizar el hilo PET. Al no cumplir con esta instrucción, los envases serán devueltos. Cómo le sucedió a Carlos Cubides en el Portal Tunal, donde al momento de depositar dos envases vacíos de la gaseosa 7Up, que son de color verde, no fueron aceptados por el funcionario. “No me recibieron las dos botellas porque no las pueden reutilizar, yo pensé que la idea era reciclar”.

A pesar de que en el cubículo se especifican las instrucciones para hacer uso de este, no es posible usar la alternativa si no está presente un funcionario de Eco-Box. Ellos son los encargados de depositar las botellas o latas y hacer efectivo el beneficio económico por medio de un dispositivo. Puesto que la máquina no tiene la posibilidad de recargar la tarjeta por sí misma, Andrea Gutiérrez, de 20 años, en el Portal Tunal no recibió su remuneración al seguir las instrucciones. “Seguí los pasos y pensé que salía un ticket o algo para recibir esos 50 pesos”, dijo.

 

Reciclaje y movilidad en Colombia

En el país, Eco-TransMi no es la única alternativa de sostenibilidad ecológica, también se encuentra Recarga Verde. El 28 de agosto del 2017 el metro de Medellín implementó por primera vez una alternativa similar a la bogotana. La máquina inteligente de color verde acepta botellas plásticas transparentes, latas y envases de vidrio. Cada una de ellas se remunera con 50 pesos y no es necesario que un funcionario esté presente, pues el cubículo cuenta con una ranura donde la tarjeta entra y es recargada automáticamente.

Según el Metro de Medellín Ltda, “estas botellas una vez recogidas, se compactan y se recolectan en un centro de acopio para luego ser llevadas a las empresas que hacen la disposición final del plástico”. Además, el último informe de la empresa de transporte revela que se han beneficiado 14.170 usuarios, se han recolectado 2.625.169 envases y se ha generado un beneficio económico por $131.259.450 equivalentes a 61.851 pasajes.

Plaza Capital contactó reiteradamente a la empresa Transmilenio, sin embargo, no fue posible obtener la versión oficial sobre esta iniciativa.