El vaivén de las criptomonedas en Colombia

Martes, 18 Septiembre 2018 21:59

Pese a que el mercado de monedas digitales le promete a los colombianos ganancias, se desconocen los riesgos en la inversión por la inestabilidad y la inseguridad tecnológica.  

Cajero automático de criptomonedas “Athena” junto a cajeros tradicionales en Bogotá. Foto: Grupo Elite Premier||| Cajero automático de criptomonedas “Athena” junto a cajeros tradicionales en Bogotá. Foto: Grupo Elite Premier||| |||
468

Colombia es el país en Latinoamérica que más crece, desde el 2017, en el mercado de las criptomonedas. Según Local Bitcoins (compañía internacional de cambio de criptomonedas), durante el año pasado, las transacciones hechas con pesos colombianos crecieron 1.200 por ciento.

Incluso el país ya cuenta con cajeros de Bitcoin (principal criptomoneda en el mercado) y otras criptomonedas en centros comerciales en Pereira y Bogotá. Sin embargo, es aún grande la incertidumbre sobre la supervisión y confianza en el comercio de estas nuevas monedas, debido a sus altos riesgos y la dudosa forma de operar, lo cual ha alertado a las autoridades colombianas.        

La gran aceptación que han tenido las criptomonedas en Colombia es el resultado de su fácil acceso y baja inversión. "El mercado de divisas está ahora al alcance de todos. Desde dispositivos móviles se pueden obtener ganancias y no se necesita ser un gran inversionista. Este mercado funciona las 24 horas del día en beneficio de sus inversionistas. Lo que los usuarios deben hacer es: realizar una preparación en el estudio del movimiento de cada divisa y luego invertir en la moneda virtual que ellos consideren que tiene una mayor probabilidad de crecimiento", explica Gabriel Toro un 'trader' o analista de los movimientos de las divisas en el mercado de monedas digitales. 

Sin embargo, Toro también reconoce que el mercado de divisas digitales no está exento de tener desventajas: "La inversión está basada en las especulaciones que lo 'traders' hacemos, por lo que no hay una estabilidad fija en la ganancia que se obtiene. Pero es seguro que se gana, aunque esto conlleve riesgos al principio. Los jóvenes se han vuelto excelentes usuarios de las monedas digitales, ellos aceptan los peligros necesarios con tal de obtener beneficios económicos a su corta edad”. 

Si bien, el mercado de criptomonedas tiene sus propias desventajas, para desarrollar funcionamiento saludable en favor de los inversores, es necesario el respaldo legal del país en donde opera y ese no es el caso de Colombia. 

Es por esto que el Banco de la República y la Superintendencia financiera se han encargado de prevenir pedagógicamente a quienes desean invertir en este mercado. Estas son algunas de las advertencias:

Las monedas virtuales no están amparadas por el sector privado ni por el Estado. Al no tener el respaldo de un banco central, como sí lo tiene la moneda nacional, no hay garantía en el valor que posee. Como no hay una institución o persona jurídica que respalde a las criptodivisas el Estado no las considera como un medio de pago y el sector privado no puede utilizarlas con libertad por la ausencia de un valor fijo, advierte el Banco de la República. 

Es así como el intercambio de criptomonedas no está amparado por la ley colombiana y el sector privado tampoco las ha legitimado en sus transacciones, asegura la Superintendencia Financiera. La ausencia de vigilancia por parte del sector público, privado o de una institución responsable genera incertidumbre en la seguridad al invertir, puesto que en caso de fraude o estafa no hay respaldo oficial ni nadie que se haga responsable. 

La tecnología también tiene sus riesgos. El intercambio virtual de dinero ha sido catalogado internacionalmente y a nivel nacional por el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones como un procedimiento de alto riesgo de robo o pérdida virtual por la inseguridad en las billeteras virtuales y la falta de trazabilidad en estas monedas digitales.

Al no poder hacer un seguimiento a este mercado, por la ausencia de autoridades involucradas, se presta para lavado de activos y financiación de grupos ilegales. Las autoridades colombianas han sido notificadas, por la ciudadanía, de diferentes robos y estafas que se han presentado por la falta de información sobre las criptomonedas.  

Los grandes riesgos

Mariana y Steven son dos jóvenes universitarios que decidieron invertir un millón de pesos en una aplicación para celular, la cual tenía un sistema de pagos con monedas virtuales. “Nos convencieron con la promesa de que al usar la aplicación se incrementarían nuestros ingresos”, dice Steven.

Al comprar el paquete de la aplicación se dieron cuenta que los métodos de pago estaban en constante cambio y las condiciones para el uso habían cambiado. "Al descargar la aplicación y comenzar a usarla nos pagaron con los Bitcoins, pero ya no nos contaban las horas de uso de la aplicación y el precio de esta criptomoneda era muy bajo, eso nos hizo perder nuestra inversión y nadie respondió ante nuestra pérdida", detalla Mariana. 

Valentina es una joven de 25 años que también invirtió en este mercado: “Unos amigos me dijeron que estaban ganando dólares con las tales 'criptomonedas' y comencé invirtiendo poco, pero después el movimiento de la moneda demandó de una mayor inversión”.

En este proceso siguió los consejos de un 'trader online', pero, tras algunos días de está invirtiendo, su usuario se borró de la plataforma en la que tenía su dinero invertido: "Simplemente desapareció, intenté contactar al trader online que me aconsejaba y no respondió. Mis amigos me dijeron que esas eran fallas comunes en el sistema donde opera este mercado".          

Aunque las innovaciones tecnológicas de las criptomonedas pueden aportar al bolsillo de algunos colombianos, sobre todo jóvenes, y generar ganancias rápidamente, los riesgos de la inversión las hacen poco rentables y la falta de supervisión legal y financiera genera desconfianza.

Pese a que grandes inversionistas, conocedores del mercado, han obtenido ganancias y han producido el crecimiento de este mercado en Colombia, hay muchos que han perdido al invertir en el mismo por no contar con la información y advertencias pertinentes de su funcionamiento.