Estudiantes de universidades privadas protestan por los altos costos de las matrículas

Jueves, 07 Mayo 2020 18:46

Los estudiantes de universidades privadas colombianas han denunciado mediante el uso de las redes sociales que las directivas no están escuchando sus peticiones para otorgarles mejores garantías o facilidades de pago para el próximo semestre. 

Graffiti dedicado a Dilan Cruz, joven colombiano atacado por el Esmad en Bogotá el día 23 de noviembre de 2019||| Graffiti dedicado a Dilan Cruz, joven colombiano atacado por el Esmad en Bogotá el día 23 de noviembre de 2019||| Fátima Martínez|||
617

Estudiantes de varias universidades privadas de Colombia se han unido y han empezado a mover por redes sociales hashtags con los que buscaban llamar la atención de la opinión pública para visibilizar la situación económica que están viviendo. El principal objeto de estas peticiones es que las universidades comprendan esta situación y brinden ayudas económicas para evitar una deserción masiva. 

El reclamo colectivo parte de la misma reflexión, tanto los estratos bajos se han visto gravemente afectados con la situación actual. El aislamiento preventivo decretado por el Gobierno para evitar el contagio del coronavirus afectó a muchas personas que no tienen un empleo formal, pues ya no están recibiendo los mismos ingresos; y quienes sí tienen empleo formal fueron notificados de la reducción de los salarios o el congelamiento de contratos puesto que sus empleadores no tienen liquidez o solvencia. De manera que la economía familiar se ve afectada y muchos jóvenes no pueden pagar las matrículas.

Ver: El difícil reto de mantener los puestos de trabajo en época del coronavirus

El pasado 30 de abril, el numeral #URosarioEscuche fue tendencia en Twitter.  De acuerdo a una estudiante de esta Universidad, “la idea era denunciar públicamente a la institución por no reducir los costos de la matrícula”. Otro estudiante agrega que se trata de mostrar los problemas actuales de muchas familias que perdieron el trabajo o que reciben un salario mucho menor pero no pertenecen a estratos 1 o 2 sino que son 3 o 4 y en muchas ocasiones se asume que por ser de estos estratos no necesitan ayuda económica o facilidades de pago.

Un día después se emitió un comunicado por parte del estudiantado de la Universidad del Rosario en el que se anuncia que entrarían en Paro Económico: “al sentir que no se han prestado soluciones reales frente a los requerimientos planteados, decidimos entrar en Paro Económico Indefinido”. Esto quiere decir que se decidió colectivamente no pagar la matrícula de la Universidad hasta que se establezca un diálogo efectivo con las directivas, encabezadas por el rector Alejandro Cheyne. Una de las redactoras de este comunicado afirma que en las Asambleas Estudiantiles se llegó a esta decisión de forma colectiva: “Vamos a mostrar que esta Universidad no es por, de y para los estudiantes como afirman las directivas”, afirmó.

Estudiantes de Universidades privadas reclaman ayudas económicas para poder continuar con sus estudios  

A esta situación también se suma la Universidad de los Andes, que por medio del numeral #UniandesImpagable, movilizó las redes sociales. Un vocero del ‘Colectivo La Errática’ afirma que se trata de una crisis que viene desde muchos años atrás: “con coronavirus o sin él, pagar 18 millones de pesos por una matrícula es algo indignante”. Enfatiza en que se trata de un descontento general que los estudiantes tienen puesto que la educación es un derecho y no un negocio. En la Universidad Externado también se creó una campaña virtual. Con el numeral de #ExternadoCensura también se buscaba denunciar a través de las redes la incapacidad de la institución para responder a las demandas de los estudiantes.

Ver: Relatos resilientes, la comunidad virtual que desea amplificar voces desde la pandemia

Una persona perteneciente al Consejo Estudiantil afirma que la Universidad dice no tener problemas cuando el estudiantado manifiesta que el precio de las matrículas es muy alto: “a pesar de que están brindando ciertas soluciones al problema financiero la Universidad siempre ha sido más reactiva que proactiva, además de que todavía hay muchos problemas sin resolver”.

En la Sergio Arboleada el estudiantado ha cambiado el lema por #DondeTúNoImportas. De acuerdo con uno de los promotores de esta campaña esto lo hicieron “porque ni estudiantes ni padres de familia son tenidos en cuenta, aun cuando en este momento coyuntural lo necesitan más que nunca”. Además, agrega, “lo más indignante es que no respondan a nuestras demandas pero sí sacan el calendario de fechas para pagar el siguiente semestre, es la prueba de que no les importamos”. Aunque algunas de estas universidades ya están intentando conciliar con los estudiantes ofreciendo incentivos económicos como becas, descuentos de entre el 5 y 30 por ciento, o créditos con tasas menores el problema no termina. Un vocero del estudiantado de la Universidad del Rosario afirma que “hay familias que no están recibiendo los ingresos ni para pagar media matrícula, además endeudarnos no es la solución, eso es alargar el problema”.

Respuesta del Ministerio de Educación

El Ministerio de Educación está revisando la posibilidad de un plan de líneas de crédito especial para estudiantes del sector privado, tanto de colegios como de universidades. El pasado miércoles la Ministra de Educación, María Victoria Angulo, aseguró que “hemos recibido comunicaciones del sector universitario, de los colegios privados y jardines, para buscar mecanismos de cofinanciación o de ayuda”. Se espera que dentro de poco tiempo se presente un plan de gobierno para facilitar los pagos para el próximo semestre. 

Ver: 'El coloso' de la 57

Sin embargo, hasta la fecha las universidades y los estudiantes siguen afrontando la incertidumbre pues el Gobierno no ha dicho si el siguiente semestre se hará de forma virtual o presencial. Esta información es esencial pues uno de los argumentos del sector estudiantil para no pagar la matrícula completa es que las clases virtuales no son de la misma calidad que las presenciales; en todas las instituciones de educación superior la modalidad virtual siempre cuesta mucho menos que la presencial.