Develando el misterio: el recorrido de una obra hasta la escena final

Lunes, 25 Noviembre 2019 08:17

El proceso previo para ver expresiones artísticas suele ser desconocido, pero detrás de este hay un sinfín de actos que apoyan lo que toda la gente ve, la creación finamente colocada sobre una pared.

||| ||| Bernardo Salas|||
84

Se cree que visitar una exposición, un museo o una feria de arte, es solo ir a ver obras colgadas sobre una pared o puestas encima de un stand. Pero ver los productos artísticos, es el resultado de un proceso creativo y técnico que los artistas realizan para que estas sean expuestas e interactúen con el público. Todos ven la exposición con las pinturas o esculturas ya montadas y listas en el evento, pero detrás de las exhibiciones hay diferentes procesos que intervienen para que la presentación sea todo un éxtio.

Para llegar al proceso final de la exposición hay que pasar por diferentes etapas: el transporte de las creaciones artísticas, la curaduría, el montaje y todo este proceso culmina en los que todos ven: la exposición. Es un largo e intenso proceso donde se juega con los nervios de muchos, todo esto, con tal de ver cada cosa en su lugar.


La ciencia de mover la obra


¿Usted se ha preguntado toda la labor que se realiza para que ese cuadro/escultura esté en esa exposición?

El transporte de arte, a diferencia de lo que se podría pensar, no es como cualquier trasteo, no es tan fácil como mover un sofá o una cama, es un proceso mucho más complejo. Diana Naranjo, gerente de la empresa de movilidad ‘In Bonds Import and Export CO’ cuenta que, “consiste en integrar diferentes actores que participan en la gestión como el empaque de alta calidad y a la medida, seguro, bodega, agentes de aduanas, vistos buenos, agente de carga, contraparte. Es responsable de coordinar todos los procesos logísticos especializados en cada país que reciba o despache”.

Es tan importante este proceso, que en Colombia es una actividad regulada por la Ley 1185 de 2008 y por la dirección de patrimonio del Ministerio de Cultura que ofrece la Guía para la manipulación, embalaje, transporte y almacenamiento de objetos que tienen un valor cultural.

Como añade Naranjo, “es importante destacar que es necesario que el responsable de gerenciar la operación logística, sea un profesional en conocimiento de Bienes Culturales Muebles, que tenga una orientación a la conservación一es decir, que sepa cómo manipular y que tenga conocimiento de estos objetos artísticos一y que sea un facilitador a la hora de planificar las mejores rutas y lo más conveniente en la optimización de recursos”.

'In Bonds Import and Export CO' es una de las empresas que se encarga de este delicado proceso de transporte, por ejemplo, de las piezas de uno de los eventos más importantes para los objetos artísticos en Colombia, la Feria Internacional de arte de Bogotá ARTBO. La feria internacional de Medellín ArtMDE y el Salón Nacional del Artista, también son sus clientes. Se han encargado también, de asesorar y dirigir los empaques y transportes internacionales de las galerías más importantes del país, como Casas Riegner, NC-Arte e Instituto de Visión, por nombrar algunas instituciones.


El tratamiento


El curador debe manejar las sensaciones, que la gente quede inmersa, que sienta cosas y que tenga la posibilidad de pensar cosas”, afirma Margarita Guzmán, curadora del museo de la Universidad del Rosario.

La curaduría es uno de los procesos más importantes dentro del detrás de escena de las exposiciones. El curador está encargado de prácticamente de todo el proceso y del seguimiento que se le hace a las obras. Gestionan y vigilan el proceso de transporte, son quienes dialogan con los artistas con el propósito de diseñar la exposición y quienes organizan y adecuan el espacio donde va a ser presentado dicho evento.

Margarita Guzmán es la encargada de la curaduría del museo de la Universidad del Rosario. Ella, es la que gestiona todos los eventos históricos, las obras de arte y los diferentes documentos y archivos con los que cuenta el Colegio Mayor, “A mi me da un miedo terrible que en el proceso de curaduría vaya a dañar una obra o documento, pero a eso nos arriesgamos tratando obras tan caras”.

“El arte son signos que generan más signos, no debe ser algo que pretenda entenderse como otra cosa, no tiene significante o significado, son solo signos y así se deben entender”, expuso Víctor Quiché, curador del museo de la Fiscalía General de la Nación. Se ve en ambos curadores el amor que les causa su trabajo y dedicar sus vidas a las obras de arte. El curador debe pensar más allá de lo bonito o lo agradable que se vería la exposición, más que eso es crear un vínculo entre obra, visitantes y el ambiente.


Más que puntilla en la pared


El montaje culmina todo antes de la exposición, reúne todos los aspectos antes mencionados. En este proceso convergen todos los largos procedimientos anteriores, ahí se le da sentido a todo lo que tenía pensado el artista, los curadores y museólogos.

Para el museo Zenú de Arte Contemporánea, este proceso de ensamblaje es algo especial, ya que es un museo que no cuenta con espacio determinado, sino que abarcan lo largo y ancho del río Sinú utilizando sus rincones como sitios de exposición.
“No tenemos una bodega, eso hace bastante complicado el proceso del empalme, pero le metemos duro para poder tener todo bien ensamblado”, comentó Cristo Hoyos, director del museo Zenú, que cuenta con diferentes obras de arte ligadas al nuevo modelo contemporáneo.

“El museo de Arte Contemporánea de Montería es particular a todas las instituciones museales de Colombia e incluso Latinoamérica, “de verdad parece que fuéramos más como una empresa de transporte que un museo, pero hemos logrado cosas muy lindas con ese método, para la gente de arte en Montería es muy importante nuestro trabajo”, señaló.

Este museo manda la parada al hablar del proceso del montaje, porque si bien ese proceso de colocar y darle sentido a las obras es complejo, al no contar con sede fija y lugares llamados comunes como salas y lugares cerrados, el Muzac ha logrado con 23 exposiciones, la gran mayoría en la Ronda del Sinú, darle un gran sentido a las obras y concluir tales exposiciones en lugares no convencionales.


La entrega final


En cuanto al proceso final, la exposición, Colombia es un país que no cuenta con tantos lugares para realizar exposiciones, a pesar de estos, son variadas las iniciativas que provienen del Ministerio de Cultura, galerías de arte y ferias independientes para la promoción de estos espacios. Ferias como ArtBo, Barcú y Odeón, mandan la parada en el arte del país. Además, el Ministerio de cultura promueve el Salón Nacional de Artistas y el Salón Regional de Artistas. Este impulso dado por Gobierno genera que los artistas colombianos tengan respaldo y puedan ser conocidos a nivel nacional e internacional.

Ya cuando llega ese proceso que todos conocen, el proceso final, por el que viven todos aquellos que van a ferias de arte, galerías y museos. La exposición en toda su inmensidad, las diferentes expresiones artísticas finamente colocadas, los colores combinados entre sí, el hilo conductor entre artista, curador, expositor y visitante. Todo converge para que la exposición llegue a escena, en este punto del recorrido sólo queda, escuchar al guía, moderador u orador y disfrutar las obras de arte en todo su esplendor.