El show 2020 por la Presidencia de los Estados Unidos

Miércoles, 25 Noviembre 2020 15:09

El 3 de Noviembre de 2020 es un día clave para la historía de los Estados Unidos, es el día que se escogerá quién será su próximo presidente en los futuros cuatro años. Un cargo que es deseado por muchos pero tan solo uno será el escogido para tomar el mando de esta potencia mundial. Este año, la batalla estuvo concentrada entre dos candidatos, el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y uno de los líderes del partido demócrata, Joe Biden.

||| ||| Pixabay|||
148

Este duelo político no ha sido el típico enfrentamiento formal entre los candidatos por ocupar esta plaza, sino que se ha suscitado en un contexto de pandemia mundial, que  ha dejado claramente damnificado a los Estados Unidos pero sobretodo a su presidente, Donald Trump, que tuvo un pésimo manejo de la crisis sanitaria, debido a su discurso de inexistencia y negación frente a la enfermedad. Esta mala praxis del mandatario estadounidense dejo más de 220 mil muertes hasta el momento, según la Organización Mundial de la Salud. 

A raíz de lo sucedido, el máximo dirigente estadounidense enfrentó una ráfaga de críticas y cuestionamientos frente a su manejo de la pandemia, lo quel repercutió claramente en su aprobación. Según CNN pasó de tener una aprobación del 54% de los ciudadanos en 2018 a un 42,6% en 2020. En vista a su posible reelección en la presidencia, Trump, tuvo que tomar acciones para no perder la posibilidad de ser presidente por segunda ocasión. Siendo el show de Donald Trump, la estrategia escogida para obtener la reelección presidencial en los Estados Unidos. 

El objetivo del presidente era su reelección y para conseguir este objetivo se puso como meta causar aún más repercusión por sus acciones que por su propuestas políticas, generando así recordación en el electorado estadounidense y produciendo publicidad gratuita a través de sus radicales posiciones como es el caso de un posible traspaso no pacifico del poder ejecutivo en caso de perder las elecciones presidenciales. 

“Tendremos que ver qué pasa en ese momento”, ha sido el discurso manejado por Trump al ser cuestionado por una posible derrota en los escrutinios electorales contra Joe Biden. Esta respuesta se da en el marco de las votaciones presidenciales, donde en varias ocasiones el dirigente estadounidense ha cuestionado la actuación del voto anticipado debido a que presume que en aquella instancia se pueda realizar fraude cambiando el resultado de los comicios electorales. 

A partir de estas declaraciones y sus insinuaciones acerca del posible caso de fraude con el voto anticipado, la directora de la comisión electoral Ellen Weintraub respondió: "En caso de que alguien no tenga claro el concepto: en EEUU no nos deshacemos de las papeletas, las contamos. Contar las papeletas, todas las papeletas, es la forma en que determinamos quién dirige nuestro país tras nuestras elecciones. La única manera.” A lo largo de la historia de los Estados Unidos, siempre se ha dado un traspaso pacífico del poder entre mandatos, Donald Trump, declarando que no se dé este traspaso pacífico, presiona a los votantes a apoyarlo a él, causando revuelo en la sociedad, siendo una postura completamente autoritaria y en contra de los lineamientos democráticos clásicos del país norteamericano. 

Primer debate presidencial 

El primer debate por la carrera presidencial fue catalogado como el peor debate de la historia. Donald Trump utilizó este espacio para atacar, intimidar, atropellar y oscurecer a su rival y no se concentró en sus propuestas políticas para su posible nuevo mandato presidencial, ignorando preguntas y olvidando por completo los argumentos políticos los cuales son el objetivo de este tipo de reuniones donde se contrastan posiciones políticas. 

Afirmaciones como “fue por su problema de drogadicción que los echaron del ejército” o "fue expulsado del ejército, fue expulsado sin honor” haciendo referencia al hijo de Joe Biden, son afirmaciones que no aportan en lo absoluto al debate político y es información que no es de interés general o que beneficie a la sociedad americana, sino que se ahonda en la intimidad familiar de su oponente, la cual no es pertinente para su discusión dentro de un debate. 

Se entrevistó al politólogo de la Universidad del Rosario, Julian Felipe Roa, quien hace un análisis del primer debate presidencial, que afirma que el debate fue un espacio el cual se hizo esperar demás lo que hizo que se generara demasiada expectativa en la sociedad estadounidense y que favoreció la estrategia de Trump para llevar este espacio a un lugar totalmente apolítico. Sobretodo, en aquellos puntos del “debate” donde podría ser atacado el actual presidente como las reformas laborales, el medio ambiente y el manejo de la pandemia, este salía del tema atacando a su contrincante con acusaciones personales y comentarios fuera de lugar. Siendo clave para Trump, según Roa, la apelación hacia las emociones y el sentimentalismo de la sociedad, para que ellos encontraran en su oponente Biden un enemigo mas que un contrincante político. 

Trump, su contagio y manejo de coronavirus 

A raíz del contagio de coronavirus por parte del actual presidente de los Estados Unidos, este lo ha utilizado para bajar el riesgo que se evidencia al contraer esta patología. Además, justiciando su gestión sobre la misma, basándose en hacer polémico otros temas de relevancia nacional como la economía, defensa del patrimonio y la imposición de la ley y el orden, ratificando que esta tan solo es una gripa y pasa a estar en un segundo plano durante su gobierno. 

Declaraciones que llaman la atención son “tienen un presidente inmune”, después de haber contraído la enfermedad o “tener coronavirus ha sido una bendición”, son posturas que causan revuelo, sobretodo en los ciudadanos que han sido víctimas de este virus o que han sido claramente afectados por el mismo. Por otro lado, hay que tener en cuenta, que gran parte de la población estadounidense consideran que este virus es inexistente o no les importa, lo cuál con esta posición hace sigan y consideren que esta es una enfermedad inexistente o fácil de vencer. 

Además, se consultó a través de una entrevista a la internacionalista Manuela Parra Rojas acerca del manejo de la pandemia, quien aseveró: “ha sido manejada como todas las políticas de Trump, yendo en contra de lo impuesto por la sociedad mundial”, lo cual dejaba ver la manera en la que piensa este dirigente, quien cree que a través de sus modos y planteándose a sí mismo como la solución a los problemas de una nación, sin importar inconveniente alguno. 

La presidencia de los Estados Unidos de América, al ser uno de los cargos más importantes de mundo, merece que sus candidatos sean los mejores y los más preparados para ocupar este importante cargo. A través de sus intervenciones, políticas y acciones marcaran el rumbo de esta potencia mundial a lo largo de cuatro largos años, donde será de vital importancia el manejo que se dé a temas críticos como el plan de salud estatal o el manejo de las fuerza por parte de las fuerzas armadas hacia la población civil. 

El actual presidente de los Estados Unidos ha basado su estrategia para un segundo periodo en la Casa Blanca, en su figuración, haciendo su propio show como lo hacia anteriormente en “el aprendiz” programa de televisión de la cadena televisiva NBC. Una estrategia que puede resultarle o no, pero denota la clase de líder, un dirigente dispuesto a conseguir sus objetivos sin importar repercusión. 

Triunfo de Biden sobre Trump

Ahora que se conocen los resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y tras las victoria en la urnas de Joe Biden, se pudo evidenciar lo dicho anteriormente acerca de una sesión pacífica del poder. El actual presidente de la unión americana se rehusa a dejar el poder, acusando a las diferentes comisiones electorales de los diferentes estados de fraude y siendo patético al no aceptar la derrota y reconocer a su contrincante como ganador de las Elecciones de Estados Unidos 2020.