En Bogotá los venezolanos se reencuentran con su país

Miércoles, 26 Abril 2017 11:31

De acuerdo a cifras de Migración Colombia, del año 2012 al 2016 se estima que 55.000 inmigrantes provenientes de Venezuela se quedaron en el país.

|||| |||| Foto: tomada de la página de Instagram @venezolanos_en_bogota||||
1560

Venezolanos que viven en Bogotá utilizan las redes sociales para crear relaciones con sus compatriotas y para ayudarse entre ellos.

Esto se da en medio de las migraciones de miles de personas al país en los últimos años. La crisis en el país vecino se refleja en la escasez de alimentos, de medicinas y en el alto índice de deuda externa. Aunque los datos de la situación económica son una incógnita, varias organizaciones se han tomado la tarea de establecer un acercamiento. De acuerdo a la empresa de mercados financieros, Kapital Consultores, la deuda externa es de 9. 691 millones de dólares.

En medio de esta crisis, Colombia se ha convertido en el resguardo de miles de venezolanos que vienen en busca de mejores oportunidades. Según las cifras de Migración Colombia, del año 2012 al 2016 se estima que 55.000 inmigrantes provenientes de Venezuela se quedaron en el país.

Bogotá es una de las ciudades escogidas por los venezolanos para vivir. Una de las personas que la eligió es Yuliana Torres, quien vivió en Maracaibo, Venezuela hasta el año pasado. La joven de 28 de años y de ascendencia colombo venezolana, decidió emigrar para empezar un nuevo futuro en la ciudad capitalina. “Sufro de endometriosis, uno de mis ovarios se creció y tuvieron que extraerlo. Luego me dijeron que buscara bebé de una vez, yo lo hice y a los 3 meses lo perdí, pero esos meses en los que estuve embarazada empecé a buscar lo que era la leche y los pañales, a prepararme para la llegada del bebé. Ahí me di cuenta de lo duro y difícil de la situación”, así comenta Torres del momento en que consideró necesario emigrar a otro país.

Yuliana Torres es la creadora de una página de Instagram llamada Venezolanos en Bogotá, dedicada a brindar recomendaciones para los venezolanos que quieren establecer una vida en Colombia. La página que cuenta con más de 10 mil seguidores, tiene información de trabajos, pasaportes y locales de venezolanos en la ciudad.

“A través de esta cuenta he conocido muchísimos venezolanos, acá ya tengo muchos conocidos y sé que cuento con el apoyo de la gente”, comentó la también publicista. Es a través de este medio que venezolanos viviendo en Bogotá se reúnen una vez cada mes para la celebración de cumpleaños, “de allí surgió lo que son los cumpleaños. Yo hago una fiesta de cumpleaños todos los meses para los cumpleañeros del mes. Ubico restaurantes de venezolanos y los convenzo de que nos presten el espacio, a cambio, les hago publicidad en mi página. Así nos apoyamos unos a otros y tenemos un momento de esparcimiento y de compartir”, dijo Torres.

La joven agrega que estas reuniones le han dejado calor venezolano y experiencias inmemorables. En uno de los cumpleaños que organizó tuvo la oportunidad de acoger a un venezolano que estaba recién llegado a la ciudad “el chico me escribió por Instagram, me comentó que su cumpleaños era justamente el día que íbamos a hacer la reunión. Yo le dije que se acercara al lugar, llegó y todos lo empezaron a felicitarlo como si lo conocieran de toda la vida. El muchacho lo único que hacía era llorar porque decía que se sentía solo y pensaba que iba a pasar en soledad su cumpleaños”.

Luis Rojas es otro venezolano que decidió radicarse en la capital. Desde el mes de febrero renunció a su trabajo como contador en Anzoiátegui, Venezuela, para emprender nuevos proyectos con su tía. Para él, redes sociales como Instagram o WhatsApp se han convertido en un apoyo, ahí se puede informar desde los empleos disponibles, hasta los lugares en arriendo.

De hecho, comenta que en una oportunidad él ofreció su ayuda, “yo hace unos días tuve en mi apartamento a un compañero que no tenía donde quedarse por una semana y le tendí la mano”, señaló el contador. A parte de las tradiciones y costumbres que hay en común, en estos grupos hay oportunidad para conocer las historias de miles de venezolanos que han pasado por situaciones difíciles en búsqueda de un sustento diario.

Una de esas historias es la de Luis Mirabal, un joven de 24 años, oriundo del Estado Cojedes y víctima de explotación laboral. El año pasado decidió que la mejor forma de ayudar a su familia era trabajando en otro país, por lo que se estableció en Bogotá. A principios de este año trabajó en un restaurante en el sur de la ciudad.

“En Suba estaba trabajando en un restaurante y tenía aproximadamente un mes. La dueña me pagó la primera semana y la segunda, pero luego me empezaba a decir que después me pagaba. Hubo un punto en que se empezó a esconder. Ya me debía 560 mil pesos, yo le decía que no podía seguir trabajando así porque necesitaba enviar plata a Venezuela”, comentó Mirabal con relación a su experiencia.

Luis Mirabal agrega que la propietaria del restaurante lo chantajeaba diciendo que no le pagaba porque no tenía los papeles en regla. Al final, Luis decidió no volver al lugar, pero actualmente le preocupa que sus compatriotas sean víctimas de este tipo de casos.

Las redes sociales y medios internacionales han sido los voceros de lo que ha estado pasando en Venezuela desde las últimas 3 semanas. Todo empezó cuando el pasado 30 de marzo la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) anunció que asumiría todas las competencias de la Asamblea Nacional (AN).

La TSJ consideró que en la Asamblea había “desacato” de sentencias anteriores del tribunal. Desde ese instante varios líderes opositores catalogaron esto como un “golpe de Estado”, y de inmediato motivaron a la gente para salir a manifestarse en las calles principales del país.

Justamente el 19 de abril en Bogotá, un grupo de venezolanos se juntaron al frente del consulado venezolano para protestar de manera pacífica en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Estos últimos días han sido varios los encuentros en los que han decidido alzar su voz ante la situación de su país. La convocatoria a estas protestas se logra con éxito gracias a estas páginas. En paralelo a lo que sucede en su país, crean sus propios encuentros y emiten mensajes de apoyo a quienes están protestando por un cambio.