Vacunación en América Latina, cada país a un ritmo diferente

Martes, 23 Febrero 2021 19:38
Escrito por

Colombia es uno de las últimas naciones en Latinoamérica que ha empezado a vacunar contra la Covid-19. Mientras tanto, países como Chile, Argentina, México y Brasil han logrado sobresalir en sus procesos de vacunación por su ritmo y total de vacunados hasta el momento. Sin embargo, algunos otros como Bolivia y Perú también van lento. Precisamente, por esa desigualdad en los procesos de inmunización, el subsecretario general adjunto de la ONU, Luis Felipe López Calva, afirmó que “superado el obstáculo de lograr una vacuna, la carrera contra el virus está lejos de terminar.”

En comparación con la cantidad de habitantes, los vacunados en la mayoría de países con información son muy pocos.||| En comparación con la cantidad de habitantes, los vacunados en la mayoría de países con información son muy pocos.||| @OurWorldInData|||
1969

Los expertos ya han señalado a Chile como el éxito total de la región. Desde las negociaciones, las fechas de inicio y los resultados, he aquí un recuento de los aciertos y demás detalles que distinguen a los países líderes en la vacunación de nuestro país.

Chile y México

Incluso cuando ambos iniciaron la vacunación el mismo 24 de diciembre de 2020, el país líder, Chile, ya cuenta con más de 2,89 millones de vacunados con al menos la primera dosis. México, por su parte, solo ha vacunado a 1,69 millones de personas. En el primer país la cantidad constituye aproximadamente el 14% de los 19 millones de habitantes que tiene. Y se estima que más de la mitad de las personas mayores de 65 años ya están vacunadas. Allí se inició la inoculación masiva el 3 de febrero y objetivo que el gobierno persigue es el de inocular a la población de riesgo antes de que finalice marzo y al 80 % del total antes de junio. El mismo que lograría gracias a la red de atención amplia que se le atribuye.

Dentro de las claves del éxito de estos Estados, distintos expertos hablan de la contratación variada y temprana de vacunas. Por ejemplo, Chile logró concretar ensayos clínicos con Sinovac que le bajó los costos y le aseguró gran cantidad de vacunas. Con Pfizer, en cambio, negociaron desde julio de 2020. Además, los dos países empezaron con la vacunación del personal sanitario y ahora han seguido con los adultos mayores. A pesar de todo lo logrado, el ritmo es el que no ha favorecido tanto a México. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador atribuye esa capacidad de inmunización a la baja velocidad de llegada de las vacunas al país y al acaparamiento de las dosis por parte de las naciones desarrolladas.

Mientras tanto, en promedio, el líder de la región vacuna a más de 200 mil personas por día. Su tasa de dosis administradas cada 100 personas supera la tasa mundial y es de 8,39, según el portal Our World in Data de la Universidad de Oxford.

Argentina y Brasil

También estos países iniciaron la vacunación con solo días de diferencia. Argentina lo hizo desde el 29 de diciembre y Brasil desde principios de enero. Sin embargo, la diferencia en su proceso es abismal. Mientras que Argentina solo ha vacunado a alrededor de 720 mil personas, Brasil ya lleva 6,95 millones de vacunados.

De todas formas, cabe resaltar que ya más de 200 mil personas en Argentina han recibido las dosis y se trata únicamente de personal de salud de primera línea. Además, si se compara la población, Brasil no ha vacunado sino a poco más del 2% de su población de 212 millones de habitantes. Aunque, ambos países no tuvieron un portafolio tan amplio como el de México y Chile son de los que más han vacunado a sus habitantes en Latinoamérica, quizá porque contrataron a tres laboratorios diferentes cada uno. Aún así, expertos atribuyen la poca velocidad de Brasil a fraudes y a que se han quedado sin dosis en algunos momentos.

Colombia

Colombia, en cambio, es uno de los últimos en recibir las vacunas e iniciar el proceso de inoculación, y en sus primeros 5 días ha vacunado a poco más de 39 mil personas de los 50 millones de habitantes, todas estas pertenecientes al personal de salud. A pesar de ello, no es el país con el peor ritmo de vacunación, ya que supera a países como Ecuador y Bolivia que, incluso empezando antes, tan solo han superado mínimamente los 8000 y 10 000 vacunados respectivamente. 

Finalmente, es claro que, en medio de similitudes, los ritmos de vacunación en Latinoamérica han respondido a diversos factores como la capacidad del sistema de distribución y aplicación internos, las contrataciones y al envío de las vacunas por parte de los laboratorios. Aún faltan demasiadas dosis por llegar y por administrar en toda la región. Al fin y al cabo, lo que más se debe tener en cuenta es la relación de los vacunados con la cantidad de habitantes en cada territorio. Los casos alentadores, en realidad, son menos que los preocupantes e incluso hay naciones de las que todavía no se tiene información certera.