Tinta indeleble: un homenaje a la memoria de Guillermo Cano

Jueves, 10 Mayo 2012 11:40
Escrito por

El libro es un recorrido por la vida profesional de uno de los periodistas más queridos y recordados por los colombianos, quien nunca dejó de buscar la verdad. El ex director de El Espectador fue recordado luego de su asesinato.en nunca dejó de buscar la verdad.

Guillermo Cano Isaza, ex director de El Espectador y víctima de Pablo Escobar.||| Guillermo Cano Isaza, ex director de El Espectador y víctima de Pablo Escobar.||| Foto: Cortesía El Espectador|||
3158

El pasado martes 8 de mayo se lanzó el libro Tinta indeleble, Guillermo Cano. Vida y obra en la Universidad Javeriana. El libro, que surgió como un homenaje a la memoria del ex director del diario El Espectador, recuerda su legado periodístico y los 25 años de impunidad desde su asesinato por parte del narcotráfico en diciembre de 1986.

En el libro se destaca la participación de los periodistas Jorge Cardona, Carlos Mario Correa y Maryluz Vallejo, y además los aportes del caricaturista Héctor Osuna y el apoyo de la historiadora María José París. La sobrina de Guillermo Cano y ex directora del Magazín Dominical, Marisol Cano Busquets destaca dentro del libro el perfil biográfico, las crónicas y las columnas de opinión que el acérrimo hincha de Independiente Santa Fe escribió durante sus años como periodista para el diario que históricamente se ha asociado a su familia.

Guillermo Cano fue uno de los periodistas más queridos de Colombia, su constante crítica hacia los gobiernos de su época y al narcotráfico hicieron que sicarios pagos por el capo del cartel de Medellín Pablo Escobar acabaran con su vida tras 44 de sus 61 años dedicados al periodismo. Marisol Cano recuerda a su tío como una persona transparente, independiente y con coraje. También afirma que una de las mayores complicaciones a la hora de hacer el libro fue conseguir la financiación para el mismo.

El legado de Guillermo Cano se ve reflejado en las páginas de este libro que contiene sus mejores trabajos en las 15.790 ediciones de El Espectador en las que participó con un amor especial por las columnas, los reportajes y las crónicas. La publicación de la editorial Aguilar había tenido un previo contacto con el público en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá dónde se hizo su presentación.