De Guachené para el mundo: el gol de Yerry Mina que clasificó a Colombia

Jueves, 28 Junio 2018 13:28

El defensor central marcó de cabeza el gol del triunfo ante Senegal en Samara, Rusia. 

Colombia derrotó a Senegal y se clasificó primera de su grupo. Foto: Mauricio Duque||| Colombia derrotó a Senegal y se clasificó primera de su grupo. Foto: Mauricio Duque||| Foto: Mauricio Duque|||
302

Las cosas en el Grupo H nunca fue predecible. El primero de diciembre de 2017, Colombia fue la tercera balota que apareció en el último grupo de la Copa del Mundo. El combinado nacional, se le sumó Polonia, como cabeza de grupo, Senegal y Japón. Los rivales escogidos por el destino eran muy similares a los enfrentaron los dirigidos por José Néstor Pekermán en Brasil 2014. 

Con la mente puesta en los rivales, el estratega argentino planteó sus estrategias. Analizó minuciosamente a los rivales, planeó sus amistosos, hizo un borrador de la nómina base. Estudió una y otra vez a sus rivales, nunca los quiso demeritar, tampoco los quiso llevar al Olimpo de los inalcanzables.

Fue así, como Pekermán seleccionó a sus hombres, los que enfrentarían la Copa del Mundo. Existieron sorpresas en la lista. El director técnico siempre alejado de las cámaras de la televisón y de la polémica estaba seguro que estaba en lo correcto, pese a que muchos no entendieron haber dejado por fuera de la convocatoria al volante ofensivo Edwin Cardona.

Llegaron a Rusia el 12 de junio con una maleta cargada de sueños. A sus espaldas tenían la buena actuación hecha en el Mundial de Brasil. La presencia de Falcao significó una justa recompensa a su sacrificio y fortaleza. 'El Tigre', goleador histórico de la Selección, disputaría su primer mundial.

El debut

El 19 de junio, la esperanza para Colombia era inmensa. Muchos estaban seguros en que el combinado patrio se llevaría los tres puntos y empezaría así su nueva gesta mundialista. Colombia conocía las cualidades de los nipones, los había enfrentado hace cuatro años, y sabía de rapidez y la inteligencia con la que juegan.

Empezó el partido y al minuto 2, Colombia ya perdía a su pilar más importante en la medular, Carlos 'La Roca' Sánchez quien hizo una mano en el área para evitar una opción de gol. A los cinco minutos 'La Sele' ya perdía 1-0. Juan Fernando Quintero igualó en las postrimerías de los primeros 45 minutos con un espectacular gol de tiro libre. 

Sin embargo, al entrar en el complemento, la fatiga muscular pasó factura y Yuya Osako, marcó el segundo definitivo para la selección del sol naciente cuando quedaban 15 minutos para el pitazo final. Sorpresa en las graderías vestidas de amarillo. En el otro encuentro, Senegal vencía a Polonia y asumió el liderato con Japón, gracias a sus victorias con el mismo resultado, un 2-1.

En la segunda salida frente a Polonia, el estratega argentino dio la prioridad a la creatividad de dos hombres en la ofensiva de Colombia. James Rodríguez y Juan Fernando Quintero jugaron juntos desde el inicio, el volante del Bayern Munich parecía estar en buena forma, ya que fue la figura, según las estadísticas internacionales del compromiso.

El defensor Yerry Mina se reivindicó con un golpe de cabeza certero para poner el primero de la noche en Kazán. Seguidamente, Falcao García celebró su primer gol en un Mundial y Juan Guillermo Cuadrado calló bocas con el tercer y definitivo gol. Colombia estaba completamente vivo con la goleada. Por su parte, Senegal igualó frente a Japón por dos goles, resultado que ponía a los 'cafeteros' a depender de ellos mismos para obtener la clasificación.

El hombre de Guachené (Cauca)

José Néstor Pékerman apostó por el mismo onceno que le ganó a Polonia con la inclusión de Carlos Sánchez quien volvió de la fecha de suspensión. El volante de marca reemplazaría al lesionado Abel Aguilar y Matheus Uribe entraría como titular por Wilmar Barrios. Senegal incluyó a Keita Baldé y le dio descanso a Alfred N’diaye y Moussa Wagué, autor del segundo gol ante Japón. Mbaye Niang y Sadio Mané fueron alineados como sus mayores estrellas en el ataque. James Rodríguez, que no estaba en óptimas condiciones para jugar, salió por problemas musculares y en su lugar entró Luis Fernando Muriel.

Con más fe y garra que fútbol, Colombia se medía en el Cosmos Arena, también llamado Samara Arena ante Senegal, tal vez la mejor selección del grupo H. El nerviosismo empezó a consumir a los 11 jugadores del cuadro sudamericano. 35,000 colombianos veían continuas malas entregas de Juan Guillermo Cuadrado por la apretada marca que Aliou Cissé, estratega senegalés propuso. Además de sostener al jugador de la Juventus, los gritos de los espectadores que decían “Tigre Falcao" incesantemente veían como el ariete estaba pasando problemas por tantos defensas que le caían. Pues, los africanos quisieron mantener el cero porque el resultado los clasificaba, mientras que Colombia tenía la obligación de ganar o con el empate, esperar que Polonia le ganara a Japón. 

Estáticos y resguardados, temiendo más el empuje de los senegaleses que buscando la necesaria victoria, el VAR salvó a los 'cafeteros' de un penalti en la primera de cambio, cuando el árbitro rectificaba su propia decisión después que el defensor Dávinson Sánchez cortara una gran conducción de Sadio Mané dentro del área rival.  

En la primera parte no pasó mucho más que esa acción del penal que fue asistido por el VAR. A pesar del intento de Juan Fernando Quintero en un tiro libre, Colombia no disfrutó de muchas opciones por  la seriedad en defensa y voluntariosos en ataque, la única selección africana con opciones en este Mundial solo halló freno a base de faltas por parte de los colombianos.

Entrando en el complemento, Colombia había mejorado en posesión y en oportunidades. Sin embargo, el fútbol todavía era escaso y lo que necesitaban no se estaba dando. No fue sino hasta el minuto 59 que todo el público cafetero sonreía. Polonia había marcado gol y esto le daba el boleto a octavos a los de Pékerman. Japón estaba eliminada y Senegal pasaba. Poco tiempo necesitaron los colombianos para encontrar el tesoro tan ansiado del encuentro. En la salida de un córner, Yerry Mina volvió a vestirse de gol y transformó su tanto en un baile electrizante. La sorpresa se vestía de amarillo y Senegal volcado al ataque, no pudo alcanzar el empate. De esta manera, la clasificació colombiana fue una realidad, y acabar con el maleficio que cuando se pierde al inicio no se clasifica también.

Colombia clasificó primero por la victoria con 6 puntos y aunque Japón venció a los sudamericanos, los asiáticos se vieron beneficiados, ya que, al empatar en puntos, goles a favor, goles en contra y goles de diferencia con los africanos, la regla del ‘fair play’ clasificó a los del sol naciente. Pues los nipones han visto dos amarillas menos que Senegal.

Ahora el seleccionado patrio, que tampoco es previsible, deberá prepararse para enfrentar el próximo martes 3 de julio a Inglaterra. Con los ingleses ya se vieron la cara en Francia 98, llevándose dos goles en un intenso partido en el que la gran figura fue el arquero Faryd Mondragón.