Invivible: El clamor de la ciudadanía de Maicao por recuperar los espacios públicos en el mercado del municipio

Jueves, 25 Noviembre 2021 20:50
Escrito por

El desorden público y las formas que se ingenian los maicaeros para comercializar sus productos y producir dinero para su sustento diario se ha convertido en un problema dentro del mercado público.

Mercado de Maicao||| Mercado de Maicao||| Recuperada del portal del periodico de los pueblos indígenas, Wayuunaiki (2018)|||
286

Temas como la invasión al espacio público en el mercado local de Maicao, y la necesidad de reorganizar uno nuevo, son asuntos que aquejan a los habitantes del municipio de Maicao, La Guajira. En especial, a las personas que se dedican al trabajo informal.

Maicao es un municipio que limita la frontera colombo-venezolana, siendo esta geográficamente un punto estratégico para que se dé un intercambio cultural y comercial entre maicaeros y venezolanos.

Desde antes del cierre de la frontera, se importaban productos del  vecino país hacía Maicao, los cuales eran distribuidos y comercializados en los andenes, zonas restringidas y peatonales de las calles 12, 13 y 14, ubicados en todo el corazón del mercado público. Allí los comerciantes, tanto venezolanos como maicaeros, se ingeniaron y organizaron un espacio para exhibir y vender sus productos, sin importar que estuvieran invadiendo el espacio público, y a su vez, generando un  gran flujo de trancones vehiculares, y por ende, a la ciudadanía sin espacio por donde transitar.

“Nosotros necesitamos trabajar, el que vende yuca, plátano, pescado, queso, verduras, hasta el que vende medias y cigarrillos en una carretilla en medio de la calle, no es porque quiera, es porque es su única salida para poder tener de qué comer”, indicó Gabriell Castillo,  comerciante de verduras de origen venezolano.

El panorama después del cierre de frontera hasta hoy continúa siendo el mismo porque se sigue dando el intercambio comercial, sólo que ahora se exportan los productos de Maicao hacía Venezuela, lo cual representa un factor positivo para los comerciantes y demás vendedores ambulantes del municipio, porque aumenta el número de ventas para los comerciantes que pagan impuestos, como para los que comercializan sus productos en las calles.

“Se están llevando toda clase de productos para Venezuela, la gente no pierde la oportunidad, se instala en cualquier andén, en cualquier lado de la  calle, ya sea en la mitad, en una terraza, o cualquier espacio que vea vacío y vende, porque a diario llega mucha gente de afuera. Por ejemplo, yo tengo mi puesto de maíz, frijoles, suero y arroz, ahí afuera de un depósito, los dueños me hacen mala cara, pero yo me quedo ahí para poder vender alguito  ”, comentó Helena Peréz, vendedora ambulante del sector del mercado público.

Según el secretario de Gobierno de Maicao Enrique Solano, la invasión al espacio público dentro del mercado está dada por dos razones:  en primer lugar, por los vendedores ambulantes y, por otro lado, las ventas estáticas que se organizaron en “colmenas” las cuales ocupan gran espacio dentro de las calles. Además de eso las carretillas con diferentes productos que comercializan los vendedores ambulantes, que sin duda, al igual que la llegada de cientos de venezolanos a comercializar sus productos, invaden y generan gran flujo de trancones e impiden el paso de las personas que vienen a comprar. 

Jhon Arguelles, administrador del mercado público, dice que el problema no es nuevo, y que en esta administración de la mano del secretario de Gobierno Enrique Solano y el alcalde Mohamed Dasukii, han venido desarrollando estrategias como la creación de un equipo de trabajo llamado “ operación de espacio público”  que tiene por objetivo organizar, demarcar los espacios que deben ser respetados, y socializar con los comerciantes, en especial, con los vendedores ambulantes la importancia de respetar los espacios públicos y pasos peatonales para que haya un orden, y por ende, buena convivencia entre los transeúntes, los comerciantes que pagan impuestos y  los vendedores ambulantes.

“En Maicao no es tan fácil demarcar las calles porque no se encuentran de pronto invadidas por los vehículos, pero se ha hecho un trabajo articulado con la oficina de tránsito  y transporte municipal para empezar a demarcar con señalización, con marcaje de lugares viales, por ejemplo, lugares de cargue y descargue, y así, nosotros como secretaría de Gobierno empezar a demarcar todo lo que es espacio público del mercado y organizar a los carretilleros en un lado y los de colmenas en otro lado”,  indicó Enrique Solano, secretario de Gobierno de Maicao.

A las afueras de la ciudad, vía al corregimiento de Carraipia, se encuentra una edificación terminada desde hace más de aproximadamente 15 años, que es un proyecto hecho por la exalcaldesa Daisy Hernádez en su periodo de gobierno en el año 2005, en el que se tenía pensado trasladar y reorganizar el mercado público en una zona independiente para que con los años con el crecimiento de la ciudad y el comercio, no se estuviera presentando los desórdenes que se evidencia actualmente en el mercado público.

La necesidad de reorganizar un mercado en la que haya espacio para todos los vendedores ambulantes, y demás comerciantes, es una de las principales peticiones de la ciudadanía, en especial, de los comerciantes que trabajan dentro del mercadoaquí hay un grave problema de fondo, y es competencia de la administración municipal organizar e implementar estrategias de verdad, cosa que no han hecho para la invasión y el desorden que hay,  no es culpa de la gente porque ellos necesitan trabajar, este mercado ya no da para más”, indicó Héctor Tobón, comerciante del mercado público.

Por su parte, la administración municipal respecto a las peticiones de los maicaeros en reorganizar el mercado en otro lugar diferente, dice que existe una edificaciòn terminada que se costruyò hace varios años a las afueras del municipio “se construyó bajo una delimitaciones de espacio, en la que cada local de la  edificación tenía un metraje disponible, y cuando fue construido no se socializó directamente con las personas del mercado la posibilidad de un traslado de mercado 'costumbrista- viejo' al mercado nuevo. Por eso, al momento de entregar la obra, hubo un desacierto, y molestia por parte de las personas que tienen sus negocios constituidos en el mercado público”, comentó Enrique Solano, secretario de Gobierno de Maicao.

La no socialización y la falta de gestión de las demás administraciones, han demostrado su abandono a este proyecto liderado por la ex mandataria Daisy Hernádez , y por ende, la obra se ha ido deteriorando y con los años se ha convertido en un elefante blanco más de la ciudad. En otras palabras, es simplemente un lugar que está en ruina. Aunque actualmente, la administración de Maicao lo ha utilizado para el funcionamiento de una empresa que se dedica a la producción de harina de ahuyama. “Se hizo así por el tema de espacio público, salubridad y seguridad, para quitarle ese espacio que estaba abandonado a las personas que lo utilizaban como un refugio para cometer actos delictivos'', indicó el secretario de Gobierno de Maicao. 

Para que se pueda consolidar un posible traslado y una reorganizaciòn del mercado público en otro espacio diferente, para la administraciòn municipal representa una tarea grande, puesto que hay unas personas que llevan décadas con una colmena en el mismo lugar, y hoy tienen un derecho adquirido en ese espacio, y si la administración llegase a tomar cartas en el asunto y los desplaza de ese espacio, se convertiría en un delito por parte de la administración. Por lo tanto, se le deberá garantizar a todas los comerciantes del mercado un lugar fijo y estable, en el cual se puedan reubicar antes de pensar en un posible traslado.

“Yo tengo un refrigerador en donde vendo agua, hielo y gaseosa, y a veces siento miedo de que me vayan a pedir el espacio y me lleven para otra parte donde no vaya a vender nada”, indicó Rosiris Pallares, vendedora ambulante de la calle 12. 

Por el momento, la ciudadanía, en especial, los vendedores ambulantes se muestran en ocasiones preocupados por la situación, y esperan que la administración municipal continúe trabajando e implementando acciones que contribuyan a la mejora de esta problemática  y no se quede simplemente en palabras, sino que se vean reflejadas en acciones.