El arte como medio para superar la crisis económica tras el azote de la pandemia

Martes, 23 Marzo 2021 10:08
Escrito por

Convertir la fascinación por la botánica en un producto que se pudiera comercializar, inclusive llevar la chocolatería a territorios nunca vistos, estos son algunos proyectos de emprendimiento de jóvenes colombianos que se atrevieron a explorar sus facetas más artísticas para escapar de la difícil situación económica y social que se vive en el país, especialmente, después del azote dado por la pandemia al sector económico.

Chococraneos, un producto de Xocolat|Chocobudas un producto artesanal|Michael Gonzales trabajando en un pedido|Cuadro con flores naturales prensadas|Cuadro con flores naturales prensadas|Elaboración artesanal a cargo de su propietaria||| Chococraneos, un producto de Xocolat|Chocobudas un producto artesanal|Michael Gonzales trabajando en un pedido|Cuadro con flores naturales prensadas|Cuadro con flores naturales prensadas|Elaboración artesanal a cargo de su propietaria||| Instagram @xocolatl_colombia|Instagram @xocolatl_colombia|Instagram @xocolatl_colombia|Instagram: @biotanica_|Instagram: @biotanica_|Instagram: @biotanica_|||
394

Información adicional

  • Coautor 1: Catalina Mesa Urquijo

Cuando hablamos de cómo el COVID-19 ha influido en las empresas, es muy común que pensemos en la imagen de numerosos establecimientos que han tenido que cerrar debido a las largas medidas restrictivas. También podríamos pensar en las afectaciones que ha tenido el sector artístico y cultural, pues muchos de estos colectivos tuvieron que emigrar de su escenario cotidiano para llevar el espectáculo a las calles y así lograr subsistir. Dedicarse a hacer arte en medio de la crisis era una decisión arriesgada. Sin embargo, en medio de todas estas afectaciones, la crisis ha impulsado a numerosos jóvenes a tomar acción y a decidirse definitivamente a innovar artísticamente en medio de su emprendimiento.

Como lo muestran los datos de la Cámara de Comercio, ente encargado administrar los registros mercantiles de las empresas a lo largo del país. Durante el tercer trimestre del 2020, la creación de empresas aumentó un 2,9% con respecto al año anterior. Lo que quiere decir, que surgieron 84.724 nuevos emprendedores entre julio y septiembre de 2020. Esta cifra es alentadora, ya que, a principio de ese mismo año, la creación de empresas en el país decreció 11% y en el segundo trimestre (abril – junio) la caída fue del 47%. Lo que significó la pérdida de empleo de muchos colombianos. Sin embargo, la determinación de emprender no había sido la mejor opción para generar sostenibilidad en muchos ciudadanos. Esa idea que tal vez hubiera tomado más tiempo en condiciones normales, ahora se pudo lograr tras la necesidad de combatir la crisis económica surgida por la pandemia. Además, muchos de estos emprendimientos no se habían podido desarrollar, puesto que, las personas estaban laborando dentro del terreno de sus profesiones y no habían tenido ni el tiempo, ni la oportunidad para innovar. Como el caso de Natalia Aristizábal, una psicóloga de profesión que encontró en su gusto por las flores una forma de crear Biotánica, su proyecto.

Inicialmente, su idea estuvo dirigida en inmortalizar la belleza de las flores que coleccionaba junto con su pareja para poder comercializarlas en cuadros. Para ello, empezó a indagar la mejor forma de conservarlas, hasta que encontró la manera de secar y prensar las flores. Desde octubre del año pasado, Natalia ha estado en la tarea de investigar, practicar y comprender cuál es la mejor estrategia para avanzar en su negocio y lograr un crecimiento gradual con el marketing de las redes sociales. Así como el emprendimiento de Natalia, en el último año se ha puesto de manifiesto el liderazgo de las mujeres en el panorama empresarial. Según datos del Registro Único Empresarial y Social (RUES) el 51% de las empresas a nivel nacional, creadas durante el 2020 por personas naturales, son lideradas por mujeres. A raíz de este hecho, diferentes cámaras de comercio a nivel nacional han impulsado programas como MujeresTECH o Mujeres Ecco para impulsar la participación femenina y garantizar la sostenibilidad económica de cada uno de sus proyectos. En vista de que, en Colombia se siguen presentando brechas laborales entre hombres y mujeres. Es importante apoyar y fomentar las iniciativas que tienen las mujeres emprendedoras.            

Igualmente, Michael Gonzales es un profesional en gastronomía del Sena de Calarcá, Quindío, el cual, se enfocó durante 8 años a trabajar en restaurantes, para luego crear su propia tienda de chocolates Xocolatl, en donde actualmente labora. Durante la pandemia, Michael trabajaba en un restaurante, que por fortuna no cerró, sino que empezó a crecer mucho más gracias a los domicilios. A pesar de esto, el deseo de poder compartir con su hija de 11 años y dar a conocer por toda Colombia sus chocolates, lo motivó para continuar con su emprendimiento, a pesar de las dificultades económicas a las que se enfrentaba el país. Desde su perspectiva, el secreto del éxito radica en permitirse ser creativo en un entorno donde abundan ideas similares. Es por ello que su producto emblema han sido los ‘chococraneos’ y los ‘chocobudas’.

“El 51% de las empresas a nivel nacional, creadas durante el 2020 por personas naturales, son lideradas por mujeres”.

Apoyar estos emprendimientos se convierte en una herramienta para mitigar las brechas laborales existentes. 

El surgimiento de un nuevo modelo de microempresas

Xocolatl y Biotánica son dos negocios que se han beneficiado con la dinámica de compraventa por internet, un modelo que se ha popularizado durante la cuarentena. No cuentan con un establecimiento físico, ni tienen la responsabilidad de garantizar el sueldo de sus empleados, debido a que son proyectos familiares financiados por los ahorros y los esfuerzos de sus dueños. Sin embargo, esto no significa que tengan poca clientela, al contrario, se han movido ágilmente en las redes sociales para lograr dar a conocer su producto en todo territorio nacional. Xocolatl, por ejemplo, ha tenido más pedidos fuera de Quindío, que envíos a nivel local, un logro del cual se siente orgullo Michael Gonzales.

Ambos proyectos pueden ser catalogados como microempresas, el tipo de empresa más común a nivel nacional. De hecho, según la asociación gremial de empresas Colombia Fintech, el 90% de las empresas del país son pymes, es decir, micro y pequeñas empresas. De este porcentaje, el 62% no tiene acceso a financiamiento, lo cual, dificulta la supervivencia de estas empresas después de su tercer año. Sobre este tema, la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) ha concluido en una de sus encuestas que pese a que un “alto porcentaje de empresarios conoce la existencia de las líneas de financiamiento ofrecidas por el gobierno nacional para mitigar el impacto COVID-19, el 49% enfrenta problemas de aprobación y rechazo de las solicitudes”. 

El financiamiento y la economía del país como obstáculos del emprendimiento artístico

Este no es el único problema al que se enfrentan los nuevos empresarios. En Colombia, sostener un emprendimiento artístico puede ser todo un desafío si tenemos en cuenta que en nuestro país — al igual que la mayoría de los países latinoamericanos—  nos movemos en “la economía de lo esencial, de comprar únicamente lo que necesitamos” porque rara vez el salario alcanza para comprar productos que no sean de primera necesidad. A diferencia de lo que sí ocurre en muchos otros países, donde los productos artísticos gozan de mejor acogida y el público está dispuesto a invertirles mayor cantidad  de dinero. Así lo explica a continuación Alejandro Mahecha, tomando en cuenta sus años de experiencia liderando programas de innovación y desde su propio emprendimiento.

Mahecha es un diseñador industrial que cuenta con una empresa de impresión 3D desde el 2016. Principalmente, Alejandro está enfocado en diseño de productos, servicios, investigación, desarrollo e innovación. Actualmente, está trabajando con una oficina de migración en Estados Unidos y hace parte de un proyecto en el área de economía y finanzas, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. El objetivo que tiene esta facultad es impulsar nuevos emprendimientos de innovación y análisis de mercado relacionado a la situación económica actual del país. Gracias a esto, ayuda a nuevos emprendedores a continuar su proyecto, basándose en su propia experiencia. 

Precisamente, Alejandro menciona algunos de sus obstáculos para emprender. En su caso, el tener un producto que no es tan reconocido, ni tan fácil de acceder, le han proporcionado que las personas no inviertan. La economía de Latinoamérica se basa principalmente en el ahorro y en conseguir productos a menor precio, sin conocer los procesos de producción. Por esa razón, el trabajo artístico muchas veces no es bien remunerado. Aunque los trabajos que ellos realicen sean importantes, magníficos e innovadores, no son artículos de primera necesidad.  

Por consiguiente, la labor de emprender de manera artística muchas veces se ve involucrada con obstáculos, tanto económicos, como sociales. Todas las obras que realizan Natalia, Michael y Alejandro son resultado de buscar un sustento económico y así poder subsistir. El dejar de lado sus profesiones y/o trabajos implica el sacrificio que muchos colombianos han tenido que enfrentarse durante este tiempo. Sin embargo, han encontrado refugio en el arte, un mundo bastante complicado por las desvalorizaciones que se le dan en el país. Eso, aunque ha sido y será un obstáculo para desarrollar sus emprendimientos, les permite tomar riesgos y dar fe de que con el arte se puede salir adelante.