La historia de Laura Pérez, la joven cantante que toma fuerza en la industria musical colombiana

Lunes, 23 Octubre 2023 14:00
Escrito por

La artista bogotana fue nominada a los premios Nuestra Tierra y tiene más de 130.000 oyentes en Spotify. ¿Cómo llegó a la música y qué proyectos tiene en marcha?

Fotografía usada durante el rodaje de su canción El Arte||| Fotografía usada durante el rodaje de su canción El Arte||| Instagram Laura Pérez|||
2042

Si ella fuera un color, sería naranja. Si fuera una nota musical, sería Sol. Si fuera un instrumento, sería una guitarra. Y, aunque no lo dijo, si fuera un sentimiento, sería la esperanza. 

Laura Pérez es una cantante bogotana, tiene 23 años y estudia música en la Universidad del Bosque. Se refiere a los demás como “mi chino” o “mi china” y saluda de “qiubos”. La joven fue nominada a los premios Nuestra Tierra en la categoría de mejor artista indie/alternativo. Sin embargo, ella asegura que no tiene un género musical específico. “No diría que encajo en algún género”, afirma.  

Laura, la compositora que, según su mamá, come el huevo casi crudo y es desordenada, pero solo con su cuarto. La mujer alegre a la que le molesta la impuntualidad y teme a los cucarrones y a decepcionar a su familia. La que ama volar cometa y estar con su parche. La estudiante que sólo usa ropa oversized y hace aretes en porcelanicrón. La que se describe a sí misma como una persona sensible, pero de mal genio. La joven que tiene el pie plano y es fan de Juan Luis Guerra. La que no anota las canciones que compone porque se las aprende completas. La artista que habla en un tono alegre y canta en uno melancólico. 

(Lea también: "Rimas de escape: batallas de freestyle")

Cuando abrió la puerta de su casa, la cantante sonrió. Cruzamos la sala y me señaló un sofá de cuero rojo. “Allí escribí mi primera canción”, afirmó con entusiasmo. Casi toda la casa de Laura es testigo de sus momentos de creatividad. En su cuarto ha compuesto la mayoría de canciones. Es un lugar iluminado y sencillo: una cama, un escritorio de madera y una silla. Al entrar, ella empezó a relatar cómo compuso Buenos días, su canción insignia. “El cuarto estaba diferente, recuerdo que la cama estaba contra la pared”, dijo mientras señalaba el espacio. Era una noche de insomnio y aburrimiento en la que deseaba tener a su lado a una persona muy especial que, al despertar, la saludara así. Este anhelo terminó en la canción principal de su álbum Canciones chiquitas (2021).

Laura compone casi siempre en las noches y, hasta ahora, la mayoría de sus canciones hablan de sentimientos propios. Sin embargo, la cantante también explora con las vivencias de los demás

En un momento, Laura levantó la mirada como quien busca que el techo le sople las respuestas a la pregunta sobre su inspiración. 

“Lo que más me inspira es ver al ser humano ser. Ser enamorado, ser triste, ser feliz”

La forma en la que los sentimientos transforman a las personas en su complejidad, física, emocional y mentalmente, son los temas que a Laura le gusta tratar en su música.  Esa misma fascinación por los aspectos humanos se ve reflejada en su gusto por los conciertos. “Cantar en vivo es lo que más me gusta hacer en la vida, allí es evidente la humanidad que requiere cantar”, dice con firmeza. 

(Le puede interesar: "Pódcast | Versos que laten: la magia de los micrófonos abiertos")

Salimos de su cuarto y subimos las escaleras. Cuando llegamos al piso siguiente, Laura vio la guitarra de su padre, Joaquín Pérez, y se emocionó. Contó que toda su vida lo había visto tocar y cantar con una guitarra marrón por la cual ella, aún sin saber tocarla, sentía fascinación. La cantante tomó de otro estante una caja de cartón roja y sacó una foto en la que se le ve a ella pequeña con un vestido azul y la guitarra de su padre detrás. Esa foto terminó siendo la portada de Canciones chiquitas. “Yo salgo ahí con la guitarra de mi papá, que fue la guitarra con la que grabé el EP”, dijo mientras sonreía.  

Portada del EP Canciones chiquitas por Laura Pérez. @Foto tomada de Instagram Laura Pérez.

 

Después de eso, Laura abrió un armario y sacó una carpeta. “Estos son los cancioneros, una carpeta llena de acordes que mi papá imprimió”, explicó. Las hojas blancas y desgastadas contenían desde vallenatos hasta rock en español. A través de ellos, se relacionó por primera vez con la música: le gustaba una canción del cancionero y se proponía tocarla en la guitarra.  

Hablar de Laura, es hablar también de su mamá, Luz García. Laura asegura que su amor por ella se basa en la admiración que siente por su corazón y a su esencia, así como en la confianza que han construido juntas.  “Somos cómplices y amigas, pero no olvidamos nuestros roles de madre e hija”, afirma Luz.

Después, Laura desfundó la guitarra negra que le regalaron cuando tenía 11 años y empezó a tocar unos acordes que no reconocí. Ella cuenta que este regalo cambió para siempre su vida porque le dio seguridad y propósito.

“Cuando la recibí, entendí que yo siempre estuve necesitándola. La guitarra fue y siempre ha sido un refugio”

(No se pierda: "El sótano de los sonidos alternativos")

Al preguntarle qué significa la música para ella, suspiró profundo. “Es una forma de ver la vida muy bonita. Es refugio, esperanza y frustración. Pero más que todo es un proceso de crecer”, recalcó. Esta joven cantante asegura que su sueño más grande en la vida es ser feliz, sin embargo, considera que es una persona a la que no le gusta mucho soñar:  prefiere que la vida la sorprenda.

Aunque a Laura no le gusta soñar, definitivamente, anima a los demás a hacerlo.