El moviento del amor y la paz revive en Bogotá

Sábado, 24 Marzo 2012 07:31
Escrito por

El pasado sábado 11 de marzo se llevó a cabo en Bogotá El festival Hippie, con el cual se logro que algunos revivieran la época del sexo, la droga y el rock and roll, puesto que hubo conciertos, magia, colores y miles de sentimiento se respiraban con el fresco aire.

Tres asistetes al evento recordando su años de juventud.||| Tres asistetes al evento recordando su años de juventud.||| |||
1942

Colores, sabores, olores, juegos y música, le daban un toque único a este lugar en donde hace más de 30 años se reunían aquellos apasionado por la libertad, la paz y el amor. El Parque de los Hippies se encuentra ubicado sobe la carrera 7 con calle 60, en la localidad de Chapinero, de la ciudad de Bogotá. “En este sitio vendían afiches y mucha marihuana, este lugar era conocido como el pasaje de los hippies”. Afirma María Claudia Bogotá, asistente al evento.

El 11 de marzo del 2012, será recordado por muchos, como esa fecha en la que lograron revivir esos tiempo de “sexo, drogas y rock and roll”, tiempo en que los hombre lucían ensortijadas cabelleras, usaban pantalones de bota campana, camisas llenas de colores, mangas larga y chaleco. Las mujeres lucían faldas que le llegaban un poco más arriba del tobillo, adoraban sus frondosas cabelleras con tiaras, cintas y pañoletas de llamativos colores. Además llevaban en sus vestuarios, flore que representaban el amor por la naturaleza.

Aquella época en que quienes pertenecían al Movimiento Hippie se dejaban perder entre los sabores y olores que expedía, lo que se encontraba de moda, esa hierba que se usaba para relajarse. Utilizada para olvidarse de los problemas, para perderse por un momento de la realidad y realizar un viaje lleno de fantasías.

En el parque se apreciaban los rostros de aquellos que hicieron parte del grupo del movimiento hippie, trasformados por el paso del tiempo. Las caras de aquellos que pertenecieron a la generación de los despreocupados por la vida, ingeniosos y soñadores. Los que disfrutaba escuchando la música con la que se identificaban, la se bandas como The Beatles, The Rolling Stones , las melodías de Calos Santana ,y las canciones de Cher.

En este fragmento de la localidad de Chapinero, hubo exhibición de comidas orgánicas, venta de plantas, un pabellón en donde acudían los más pequeños para pintarse en su rostro o en sus brazos algún símbolo característico de la cultura hippie. Quien maquillaba los rostros de los pequeños, lo hacía de una forma suave, pasando de forma delicada el pincel, impregnado de colores, sobre los rostros de los infantes, nietos de los que fueron y añorar seguir siendo individuos despreocupados por la vida, amantes del amor y la paz.

Los pequeños nietos de los soñadores, pedían que les dibujara un arco iris, de la libertad y la felicidad, símbolos representativos de la época de aquellos alguna vez se hicieron llamar hippies quienes entre los años 1960 y 1970 estaban jóvenes, apunto de cumplir la mayoría de edad, que para ese tiempo eran los 21 años. Esos mismos que hoy en día se encuentra canosos, acabados, viejos, gordos y golpeados por el paso de los años.

Los asistentes al evento lograron descubrir una tarima llena de dibujos como flores multicolor, palomas, arco iris y el símbolo del amor y paz, la “v” de la victoria, la cual se forma con el dedo índice y el dedo corazón, símbolo que realizaban los asistentes al evento. Sobre la tarima fueron apareciendo grupos musicales que imitaban que aquellos que se encontraban de moda en los 60’ y 70’ como lo eran la banda The Doors, la música de Janis Joplin y las melodías de The Beatles.

Parqueados los esperaban sus clásicas camionetas llena de colores, flores y formas, transportándolos 30 años atrás cuando en el radio de su carro sonaba la música de la época. “Recuerdo que siempre viajábamos en vehiculos como estos con un gran grupo de compañeros, recorrimos las calles, cantado la música de The Beatles, una de mis bandas favoritas”. Afirma Luis Parra asistente al evento.

Fueron 7 horas llenas de magia, colores, diversión, melodías que hacían mover cada parte del cuerpo de los que hora se encuentran ente los 50 y 60 años, aquellos que lograron revivir su época de juventud y también los el de aquellos jóvenes que pudieron conocer cómo era la forma de vida de su padres y abuelos.

A la 5 de la tarde, el sol se empezó a ocultar y los asientes al evento comenzaron a caminar en distintas direcciones, diciéndole adiós a ese clásico lugar, conocido desde hace más de 30 años como el Parque de los Hippies, sitio ubicado sobre la avenida más importantes la ciudad de Bogotá, la Carrera Séptima.