Los jóvenes le apuestan a una nueva forma de hacer política en Colombia

Martes, 09 Marzo 2021 17:07
Escrito por

Con las elecciones presidenciales del 2022 cada vez más cerca, la intención de voto de este grupo poblacional se vuelve clave. Mediante el ocupamiento de cargos públicos, el manejo del lenguaje político, el interés en las problemáticas del país y las protestas pacíficas para exigirle cambios al Gobierno, los jóvenes se han vuelto ese grupo poblacional que mueve masas, cambia perspectivas y lucha activamente por un mejor país.

 

Marchas de Bogotá en el Paro Nacional del 21N de 2019||| Marchas de Bogotá en el Paro Nacional del 21N de 2019||| Fátima Martínez Gutiérrez|||
174

En Colombia hay 8 millones de jóvenes, es decir que aproximadamente el 16 por ciento de la población colombiana oscila entre los 18 y 26 años de edad, así lo estimó el Departamento Nacional de Estadística (Dane) en su más reciente censo. Sin embargo, en las elecciones pasadas, tan solo 3 millones de jóvenes ejercieron su derecho al voto. ¿Qué pasaría si todos los jóvenes del país votaran? Fácilmente podrían decidir el rumbo del país. “El proceso de transformación de la política tradicional no sucede de un momento a otro, pero todo empieza por la participación”, afirma Gustavo Páez, estudiante de derecho de la Universidad de Los Andes y fundador de la red juvenil Jóvenes por Bogotá.

Los jóvenes tienen una mentalidad nueva y moderna que cambia la idea de política tradicional que se viene manejando desde hace siglos en el país. “Hay que pensar más allá de los partidos políticos, tenemos que apoyar las buenas ideas independientemente de quién sea el personaje que las aporte y dejar ese sentimentalismo y romanticismo de que los partidos siempre tienen que estar en contra”, afirma José Miguel Santamaría, joven edil de Chapinero en declaraciones para Plaza Capital. Desde la séptima papeleta liderada por estudiantes hasta las campañas presidenciales que han surgido de jóvenes como la de Juan Manuel Santos en el 2010 y la de Humberto de la Calle en el 2018, la influencia de este grupo poblacional en la política colombiana es inmensa y está comúnmente presente.

Además, actualmente existen miles de iniciativas jóvenes para aportar al cambio y tener una política más justa, equitativa y eficaz. Una de estas es Jóvenes por Bogotá, quienes buscan consolidar una unidad entre las nuevas generaciones por medio de acciones que demuestran la influencia de la juventud en la política actual colombiana. “Es imposible no reconocer que el papel de la juventud ya no solo es un sueño, sino una realidad”, agregó Páez, al considerar los distintos cambios que se han presentado en el Estado, en temas de participación juvenil. Esto se evidencia en que los jóvenes tienen más participación que nunca desde los consejos de juventud en todos los municipios, departamentos y localidades del país, hasta la posibilidad de acceder a cargos de elección popular como Julián Uscátigui, edil de Usaquén y Julián Rodríguez Sastoque concejal de Bogotá. 

Asimismo, al haber nacido en el auge tecnológico, esta nueva generación tiene el papel fundamental de impulsar las ideas de la nueva política a través de las redes sociales, construir opinión pública por medio de Twitter, Instagram y Facebook e incentivar la participación de los jóvenes en la política del país.  “Estas redes son un elemento central al facilitar el acceso inmediato a la agenda pública, permitir el conocimiento de múltiples fuentes para formar una opinión plural y amplificar mensajes sin contar con grandes plataformas” explicó Daniel Botello, director encargado del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD).

“Estamos en una generación que entiende la importancia del cambio, de mantener lo bueno y  que sabe impulsar, mejorar o reconstruir las cosas malas del país”, agregó Santamaría. Por lo que, los jóvenes con vista en las próximas elecciones presidenciales, tienen la tarea de promover una opinión informada a través de redes, dejar atrás los discursos de odio entre partidos y salir a las calles para decidir conscientemente cuál es el mejor rumbo que debe asumir el país.