Las medidas biosanitarias se fueron de paseo el fin de semana en Floridablanca

Lunes, 21 Septiembre 2020 15:24

Del 18 al 20 de septiembre se levantó el toque de queda en la ciudad, pero el lunes todo volvió a la “normalidad”. El alcalde de Floridablanca, Santander, Miguel Moreno, tras seis meses de restricciones decidió a través de la campaña '48 horas de amor' levantar temporalmente las medidas de pico y cédula y toque de queda durante el anterior fin de semana.

Fin de semana en Parque Santander||| Fin de semana en Parque Santander||| María Fernanda Pico|||
276

Con esta acción se buscaba favorecer a los empresarios que se han visto afectados por la pandemia. Se pensaría que el 2020 cambio la vida de los colombianos en su comportamiento y forma de pensar. Sin embargo, los escenarios en los que se vieron a los florideños en tres días sin restricciones son cuestionables. Lo anterior nos lleva a reflexionar si las personas han aprendido enserio a cuidarse y continuar con la pandemia, siguiendo los protocolos de bioseguridad, o si, por el contrario, necesitan seguir viviendo con condicionamientos para salir de sus casas sin afectar a los demás.

El día 20 de septiembre en el Parque Santander se evidenciaron varias violaciones a los protocolos de bioseguridad como: el incumplimiento en el distanciamiento social, ineficaz uso de tapabocas, aglomeración de personas, gente consumiendo alimentos en mitad del andén… Además, no había presencia de entes reguladores que ayudaran a cumplir las medidas de cuidado.  Esto pese a que el alcalde había dicho    que " Vamos a permitir que las familias se reúnan y que las empresas se reactiven de una manera más fuerte, pero garantizando todos los protocolos de bioseguridad".

Es un anhelo para todos los colombianos o la gran mayoría volver a la normalidad pues los meses de aislamiento obligatorio fueron abrumadores. Por lo tanto, debería haber mayor conciencia por parte de la ciudadanía al momento de salir a las calles, pues es necesario cumplir con el autocuidado. De eso depende que la curva de contagios no siga en aumento y los gobernantes no se vean obligados a tomar, de nuevo, medidas fuertes de aislamiento para mediar con la propagación del virus.

El Estado no puede determinar un policía para vigilar que cada persona cumpla con los protocolos sanitarios; cada quien debe tener ética cívica y saber cómo debe actuar. En una crisis donde, de una forma u otra, todos se han visto afectados; es indispensable dejar de lado el egoísmo y tener presente que actuar de forma inconsciente puede afectar a la familia, vecinos, amigos y a la ciudanía en general. Es momento de actuar con conciencia ciudadana.