La vida no está en pausa...

Lunes, 27 Abril 2020 13:49

Hoy, infinidad de historias se ocultan tras las ventanas durante el aislamiento y las fotografías expuestas a continuación son un reflejo, no solo de dichos relatos, sino de aquellas personas que con su trabajo hacen posible la vida en confinamiento.

Tras un mes del desarrollo de la cuarentena nacional decretada en Colombia un hombre joven ora en su apartamento.|Ropa tendida en la ventana durante la emergencia sanitaria generada por el virus Covid-19.|Luz encendida al interior de un apartamento familiar durante la pandemia mundial del año 2020.|Un rosal crece al interior de un conjunto residencial y, tras la reja, un bus del SITP hace su recorrido pese a estar completamente vacío.|Tras la emisión del decreto 106 del 8 de abril de 2020 que prohíbe la salida de hombres los días pares y de mujeres los impares, una mujer sale a la calle el primer día de aplicación de la medida (13 de abril de 2020).|Un trabajador mantiene sus funciones habituales de aseo y mantenimiento al interior del conjunto residencial Portal de San Ángel.|Implementos de limpieza utilizados por una mujer encargada del aseo de un conjunto residencial al occidente de Bogotá.||| Tras un mes del desarrollo de la cuarentena nacional decretada en Colombia un hombre joven ora en su apartamento.|Ropa tendida en la ventana durante la emergencia sanitaria generada por el virus Covid-19.|Luz encendida al interior de un apartamento familiar durante la pandemia mundial del año 2020.|Un rosal crece al interior de un conjunto residencial y, tras la reja, un bus del SITP hace su recorrido pese a estar completamente vacío.|Tras la emisión del decreto 106 del 8 de abril de 2020 que prohíbe la salida de hombres los días pares y de mujeres los impares, una mujer sale a la calle el primer día de aplicación de la medida (13 de abril de 2020).|Un trabajador mantiene sus funciones habituales de aseo y mantenimiento al interior del conjunto residencial Portal de San Ángel.|Implementos de limpieza utilizados por una mujer encargada del aseo de un conjunto residencial al occidente de Bogotá.||| Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|Daniela Clavijo Fonseca|||
387

Al ser la ciudad más grande de Colombia, el contexto en el que se mueve Bogotá presenta algunas particularidades. Tras la entrada en vigencia del decreto Simulacro Vital emitido por la Alcaldía de Bogotá, la capital entró en un simulacro preventivo obligatorio que regiría a partir del viernes 20 de marzo del 2020 y, en un principio, finalizaría el lunes 23 de marzo. Sin embargo, la inminente amenaza del virus Covid-19 presionó al Gobierno Nacional para decretar una cuarentena a nivel nacional, la cual se sumó al simulacro previamente establecido. En este sentido, Bogotá es la ciudad de Colombia que más tiempo ha asumido la dinámica de la cuarentena y, principalmente gracias al elevado número de sus habitantes, es también la que, casi un mes después, presenta el más alto registro de casos confirmados de Covid-19.

Sin embargo, las restricciones de movilidad afectan dinámicas cotidianas de forma homogénea en múltiples territorios. A pesar de ello, si bien es cierto que la amenaza invisible que recorre las calles ha llevado al encierro a cerca de mil millones de personas a nivel mundial, también es verdad que al interior de los hogares las luces se encienden y se apagan a diario y que las calles no están desiertas. A las 7 de la mañana se escucha el eco silencioso de aquellos que con sus manos limpian, sanan, protegen o reparan, aquellos que sobre sus hombros sostienen el peso de un país.